Público
Público

Repetición de las elecciones El resultado del PSC el 10-N: "talón de Aquiles" o tabla de salvación para Pedro Sánchez 

Preocupación en Ferraz y en el PSC porque el margen de crecimiento que esperaban en Catalunya puede truncarse por la sentencia del “procés”. Los socialistas catalanes admiten que podrían estar en una situación complicada tras el fallo

El líder socialista, Pedro Sánchez, con la cabeza de lista por Barcelona, Meritxell Batet, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en un mitin en Barcelona en la campaña de las elecciones generales del 28-A. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrirá la precampaña electoral este domingo en Cataluña en la tradicional fiesta de la Rosa. Aunque ha sido pura coincidencia, lo cierto es que los socialistas quieren volcarse en Catalunya porque gran parte de las aspiraciones de conseguir una “amplia mayoría” en el Congreso pasan por un buen resultado de PSC.

En las elecciones el 28-A los socialistas catalanes ya lograron un resultado que se consideró digno (12 diputados) y, aunque no lograron ser la primera fuerza política en Catalunya en unas elecciones generales como habían sido siempre en la etapa democrática, rompieron con una década de pérdida de votos y de representación, que les llevó a tener sólo siete escaños en 2016.

En el PSOE se recuerda que en el 2008, con Carme Chacón como cabeza de lista, el PSC consiguió 25 diputados por Catalunya (fue un resultado histórico, porque los socialistas catalanes siempre han conseguido en torno a veinte representantes), por lo que sobre el papel hay margen de crecimiento potencial en estas elecciones, y así se estaba contabilizando. De hecho, se  especulaba entre tres y cinco parlamentario más, como todavía apuntan las últimas encuestas publicadas.

Sin embargo, tanto en Ferraz como en el PSC ya no hay tanto optimismo y algunos importantes dirigentes del socialismos catalán hablan ya de un resultado similar o hasta peor del obtenido hace cinco meses, donde los restos les fueron favorables a los socialistas.

El posicionamiento tras la sentencia

Uno de los motivos principales está en la sentencia del “procés”, que será el eje central de la campaña en Catalunya, y el posicionamiento de los socialistas catalanes. Si hay una sentencia condenatoria, como parece que se espera, el PSC podría quedar en una situación muy difícil en la que, según algún dirigente, no podría pasar del acatamiento del fallo, aunque tuviera discrepancias con el mismo.

Ir un paso más allá como pedir indultos o alinearse con las previsibles movilizaciones de los independentistas también sería complicado para el PSC. Pero, además, estos posicionamientos pondrían en una situación más que difícil a Pedro Sánchez en el resto de España. “Que las elecciones sean poco después de la sentencia nos condiciona toda la campaña”, admite un dirigente del PSC.

Además. fuentes consultadas del PSC creen que la sentencia lo ocupará todo, y que otras bazas de su discurso político en materias sociales, quedarán absolutamente solapadas. De hecho, algunos sondeos internos apuntan a la pérdida de voto en el llamado “cinturón rojo” de Barcelona, tradicionalmente socialista, donde ERC está irrumpiendo con mucha fuerza.

Como único puntos a favor que manejan desde Ferraz es que con Miquel Iceta al frente en el PSC están las aguas bastante tranquilas con respecto a otras épocas no muy lejanas y su buena sintonía con Pedro Sánchez. Además, se seguirá confiando en Meritxell Batet como cabeza de lista, quien ha ganado más conocimiento y protagonismo en esta etapa como presidenta del Senado.

Todas estas circunstancias han llevado al pesimismo en el seno del PSC, aunque entre los ideólogos y estadistas del PSOE y Moncloa se sigue contando como uno de los lugares potenciales de crecimiento en número de escaños, y basan su confianza en el derrumbe que prevén en Ciudadanos y en la situación de disgregación por la que pasa Unidas Podemos en España.

Estas estimaciones, sin embargo, no son compartidas por algunos socialistas catalanes muy destacados, que no ocultan que Catalunya podría convertirse en el “talón de Aquiles” de Sánchez. De hecho, no son pocos los que recuerdan que es un dicho en Ferraz que el PSOE sólo gobierna en España cuando lograr un buen resultado en Catalunya.

Más noticias de Política y Sociedad