Público
Público

Resultados elecciones La madre de Altsasu se queda a las puertas del Congreso

Bel Pozueta, madre de uno de los jóvenes condenados por la pelea de bar, ha estado a punto de conquistar un escaño por EH Bildu. No ha sido posible por muy pocos votos.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi (i), el alcalde de Errenteria, Julen Mendoza (c), y la candidata al Congreso por Navarra, Bel Pozueta, en Errenteria (Gipuzkoa) en el acto de cierre de campaña de la coalición abertzale. EFE/Javier Etxezarreta

La vida de Bel Pozueta se divide ya en capítulos. El primero terminó antes del amanecer del 15 de octubre de 2016. Aquella madrugada, una pelea de bar en Altsasu derivó en un caso de alta magnitud política y judicial: su hijo, Adur Martínez de Alda, fue acusado (y posteriormente condenado) por su presunta participación en una pelea en la que se vieron involucrados dos guardias civiles sin uniforme. El segundo capítulo, muy a su pesar, estaba por comenzar.

Pozueta, socióloga y sexóloga de profesión, empezó a colocarse detrás de una pancarta. Pedía, junto a otras madres y padres, el fin de lo que en Altsasu se definió como un “montaje policial”. Con el correr de los meses aparecería un video que confirmaba que aquella noche su hijo llevaba una ropa distinta a la que los denunciantes aseguraban que llevaba aquella noche de ocdtubre. No valió de mucho: hoy está preso, con una condena de 12 años sobre sus espaldas. Lleva 895 días en prisión, los mismos que también acumulan Jokin Unamuno y Oihan Arnanz.

El tercer capítulo se escribió durante las últimas semanas y tuvo su momento de máxima expectación en la noche de este domingo: Bel Pozueta, la madre de Adur, ha estado a punto de convertirse en diputada por EH Bildu en el Congreso. En una noche de infarto para la coalición abertzale, el baile de escaños ha mantenido en vilo a la madre de Adur hasta el último instante.

“Segundo a segundo. Locura”, decía la propia madre de Altsasu a Público en un mensaje por WhatsApp cuando iba el 98% escrutado y aún no se sabía si el escaño caería sería para ella o si se lo llevaría el PSN. Finalmente, los socialistas tendrán dos escaños. La coalición derechista Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos), primera en votos, también enviará dos representantes a Madrid, y la candidatura formada por Podemos, IU, Equo y Batzarre se queda con el restante.

EH Bildu se queda así a las puertas de recuperar el escaño navarro que perdió en las generales de diciembre de 2015 y no pudo recuperar en las votaciones que se celebraron en junio de 2016. Su último representante en el Congreso había sido Sabino Cuadra, quien había resultado elegido en las elecciones de noviembre de 2011.

Cuatro por Euskadi

De esta manera, la formación abertzale (integrada por Sortu, Eusko Alkartasuna y Alternatiba) vivía en Pamplona una sensación agridulce: si bien en la Comunidad Foral Navarra no han logrado recuperar el escaño perdido en 2015, a nivel de la Comunidad Autónoma Vasca han conseguido cuatro escaños, dos más que en la anterior legislatura.

Esta nueva etapa de la coalición abertzale en Madrid también está por escribirse. Antes de las elecciones, la formación soberanista suscribió un acuerdo con ERC para conformar un grupo parlamentario conjunto en el Congreso. Según los resultados de las urnas, entre ambas fuerzas sumarán 19 representantes.

Más noticias en Política y Sociedad