Público
Público

Resultados elecciones Rivera centraliza las negociaciones de municipios y autonomías, y la dirección tendrá la última palabra sobre pactos

El partido crea un Comité Nacional de Negociación de Gobiernos y anuncia que las propuestas de pactos en los territorios tendrán que ser aprobadas por la dirección. El candidato de Cs en Castilla y León se plantea si apoyar un gobierno del PSOE.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera / EFE

Las elecciones municipales y autonómicas han repartido las fuerzas con las que cada partido acude a las negociaciones para formar gobierno en las diferentes comunidades y ciudades del Estado. En estos comicios, Ciudadanos ha logrado mejores posiciones en una de las asignaturas que en los últimos años se le resistía: la implantación territorial. Aunque el partido no ha logrado alcanzar sus expectativas (sobre todo la de superar al PP), ha pasado de tener 1.500 concejales en 2015 a tener 3.000 en 2019.

Sin embargo, aunque la formación ha logrado incrementar su influencia y puede ser llave de gobierno en varias autonomías y municipios, no serán los líderes de cada territorio los que repartan ese poder, ya que no tendrán la última palabra sobre los pactos de gobierno que se puedan dar.

El partido acordó este lunes crear un Comité Nacional de Negociación de Gobiernos, un órgano que servirá para coordinar y centralizar los diferentes procesos de coalición para formar ejecutivos autonómicos y municipales, al menos los más importantes. Este comité ayudará a establecer una estrategia de gobernabilidad a nivel estatal, pero mermará el poder de decisión de los líderes y de las federaciones territoriales de Ciudadanos.

Además, según avanzó la portavoz de la ejecutiva, Inés Arrimadas, cualquier "propuesta" de gobierno que emane de municipios y comunidades autónomas, tiene que pasar por el Comité Ejecutivo, que debe ratificarla para que se pueda llevar a cabo. Es decir, será la dirección nacional, liderada por Albert Rivera, la que tenga la última palabra sobre los pactos en los territorios.

El Comité Nacional de Negociación de Gobiernos estará coordinado por José María Espejo, secretario de Acción Institucional del partido, y en el órgano estarán pesos pesados de la formación, como el secretario general, José Manuel Villegas. Con esta decisión, Rivera se asegura el control de los territorios donde Ciudadanos es clave en un momento en el que busca liderar la oposición a Pedro Sánchez a nivel estatal.

Aunque en la mayoría de federaciones territoriales del partido no existen voces críticas significativas con la dirección, que el presidente de Ciudadanos tenga la última palabra sobre los pactos sí que puede llegar a plantear cierta resistencia en una comunidad muy concreta: Castilla y León. Allí Ciudadanos ha pasado de tener 5 escaños en 2015 a obtener 13 el domingo y convertirse en la llave del gobierno en la región.

El PSOE ha ganado las elecciones autonómicas, lo que constituye un hito histórico, con 35 diputados autonómicos, mientras que el PP ha sido segundo con 29. Ambas formaciones podrían sumar mayoría absoluta (41 escaños) con Ciudadanos, por lo que será Ciudadanos quien elija el color del gobierno de un territorio donde los conservadores gobiernan desde hace más de 30 años.

El candidato de Cs a la Junta de Castilla y León es Francisco Igea, exdiputado en el Congreso que ganó las primarias de su partido en la región después de denunciar un pucherazo electoral, que posteriormente se confirmó, y que dio en un principio la victoria a su oponente, Silvia Clemente, candidata apoyada por la dirección estatal del partido. Estas primarias causaron un enorme revuelo en el partido, y sus resultados (pucherazo incluido) construyeron una imagen de Igea como la del candidato que ganó contra el aparato.

"Regeneración y lucha contra la corrupción"

En Castilla y León la dinámica de los bloques ideológicos (izquierda-derecha) no ha sido lo más recurrente en la campaña de Ciudadanos, ni tampoco la extensión del cordón sanitario al PSOE y la oposición frontal a Pedro Sánchez del nivel estatal que sí se ha dado en otros territorios. La hegemonía del PP durante décadas y los casos de corrupción que penden de los conservadores han dado como resultado una campaña que se ha desarrollado en clave de regeneración democrática y de cambio.

La victoria de los socialistas de Luis Tudanca y la posibilidad de formar gobierno al margen del PP representan una oportunidad histórica, y no está tan claro que Igea vaya a ignorarla. El candidato de Ciudadanos afirmó tras conocer los resultados que aseguraría "reforma real, regeneración y lucha contra la corrupción" y se comprometió a que las cosas "no seguirán igual" en la comunidad. Esto no significa que vaya a formar gobierno con el PSOE, pero lo cierto es que esa posibilidad existe.

Las negociaciones en Castilla y León podrían afectar a posibles pactos en otros territorios, donde Ciudadanos gobernaría con el PP y Vox, como es el caso del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid. Está por ver si Rivera deja las manos libres a Igea para decantar la gobernabilidad en Castilla y León o si, por el contrario, la dirección de Ciudadanos se posiciona en contra de los deseos de su federación territorial.

Más noticias en Política y Sociedad