Público
Público

La reunión de PP y Ciudadanos para tratar la reforma electoral no pinta mal, pinta peor

El espectáculo de enfrentamiento entre los dos partidos de centro-derecha de este país continúa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los diputados de Ciudadanos gesticulan durante una de las intervenciones del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, en la sesión de control al Ejecutivo, en el Congreso de los Diputados. EFE/Emilio Naranjo

La reunión de esta tarde entre Ciudadanos y el PP sobre la presunta reforma electoral no tiene buena pinta o sí, si el objetivo es que no vaya a ninguna parte.

El espectáculo de enfrentamiento entre los dos partidos de centro-derecha de este país continúa. Esta misma mañana, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, José Manuel Villegas, el número dos del partido naranja, y Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Función Pública, se han enfrentado a costa de los no Presupuestos Generales del Estado para este año.

Montoro le ha leído toda la lista de cosas, que ambas formaciones firmaron en el pacto de investidura, que no se van a poder llevar a cabo por falta de Presupuestos y le ha recordado que, desde año nuevo, Ciudadanos ha cambiado sus condiciones para apoyarlos.

Villegas le ha contestado que el Gobierno parece dispuesto a gobernar 2, 3 y hasta 150 años sin Presupuestos, que después del “cuponazo” vasco esperan que consigan los apoyos parlamentarios que necesitan, le ha hablado de las 300.000 familias de cuerpos de seguridad del Estado que siguen esperando la equiparación salarial y le ha exigido que dejen de proteger a los imputados.

El otro encontronazo público, entre ambas formaciones, lo han protagonizado el ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo y Juan Carlos Girauta, el portavoz más cañero de los naranjas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, responde a una pregunta formulada del diputado de Ciudadanos José Manuel Villegas, durante la sesión de control al Ejecutivo. EFE/Emilio Naranjo

El episodio comenzaba cuando Girauta le preguntaba cómo piensa el gobierno garantizar que el castellano sea lengua vehicular junto al catalán a partir de 2018/19 en las escuelas públicas y concertadas de Catalunya. El ministro le contestaba muy breve que "aplicando la ley". Entonces, el portavoz más ladrador naranja le ha afeado “la gracieta” y le ha acusado de no hacer nada en este tema “ en los últimos 35 años”. Ha terminado su intervención amenazando con no apoyar el pacto educativo si no solucionan este tema.

En los pasillos Albert Rivera ha confirmado que el apoyo naranja a ese pacto queda pendiente de “la solución” a este asunto y José Manuel Villegas también ha dejado claro que los naranjas se plantean llevar más lejos la ruptura con los populares.

El Partido Popular hoy no ha querido entrar mucho a este trapo en los pasillos públicamente. En corrillos privados, fuentes populares muy cercanas al Gobierno han tratado de quitarle importancia a la batalla abierta. Según una fuente catalana, “en el gobierno saben muy bien que Ciudadanos entrará al trapo de los Presupuestos en cuanto el PNV lo haga”.

A todo esto hay que sumar que los invitados a la reunión de esta tarde ya han puesto de manifiesto sus diferencias sobre el tema a tratar. Ciudadanos quiere una reforma que afecte a las elecciones generales; el PP, prefiere algo para las locales de 2019.