Público
Público

Revilla busca una mayoría que le permita seguir al frente de Cantabria

El PRC, favorito en las encuestas, podría mantenerse en el Gobierno regional mediante una reedición del acuerdo con el PSOE. El bloque de la derecha, con un PP sacudido por las batallas internas, busca desbancarle. Mañana te ofrecemos el balance de la última legislatura y las perspectivas para las elecciones en Navarra y Aragón.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

GRAFICO 26M CANTABRIA

No hay presidente autonómico que se parezca a Miguel Ángel Revilla. No al menos en su faceta televisiva: el máximo jefe institucional de Cantabria ha sido colaborador de varios programas, llegó a presentar por un breve periodo el suyo propio (“Este país merece la pena”, en Telecinco) e hizo de tertuliano en otros tantos. Ahora está centrado en las urnas: si las encuestas (y los votantes) no fallan, el domingo 26 firmará por otros cuatro años al frente del gobierno cántabro.

Hay otra cosa que hace casi único a Revilla: no cualquier postulante autonómico puede presumir de acumular tantas elecciones en sus espaldas. Por algo lleva en esto de la política desde 1978, cuando tuvo la idea de fundar el Partido Regionalista de Cantabria (PRC). Bajo esas siglas supo pactar tanto con el PP (fue vicepresidente regional con la derecha) como con el PSOE, lo cual recuerda una de las características más notables del PRC: resulta difícil encontrarle un encaje ideológico a la usanza. “¿Usted se considera de izquierdas o de derechas?”, le preguntó un lector durante un encuentro digital con el diario El País en marzo de 2014. “Progresista. Me gusta más”, respondió el regionalista.

Revilla, que acaba de conseguir por primera vez un diputado en el Congreso, gobierna actualmente en esta comunidad con el PSOE cántabro. En las elecciones autonómicas de 2015, el PRC obtuvo 12 escaños, lo que le dejó segundo por detrás del PP, que consiguió 13. Sin embargo, la alianza alcanzada entre revillistas y socialistas cántabros –terceros, con cinco escaños- permitió que el líder regionalista volviese a convertirse en presidente, un cargo que el PP le había arrebatado en 2011.

Juan Carlos Zubieta, responsable del Taller de Sociología de la Universidad de Cantabria, ve factible una reedición del gobierno entre PRC y el PSOE que en esta comunidad lidera Pablo Zuloaga, actual Delegado del Gobierno. “A nivel autonómico, las encuestas del CIS dicen que puede ganar el PRC con 12 o 13 escaños. Por tanto, podría seguir gobernando con el PSOE, formación a la que el sondeo de abril del 2019 le da entre 5 y 7 representantes”, afirma a Público.

Fisuras en el PP

El gran rival de este acuerdo es el PP, un partido que en Cantabria vive de salto en salto: en enero de este año, la dirección de la formación en Madrid anunciaba que la atleta Ruth Beitia -campeona olímpica de altura en los Juegos de Río y diputada por la formación conservadora en el parlamento regional- sería su candidata autonómica. Sin embargo, el plan de Pablo Casado no contaba con el apoyo de los populares cántabros, que apostaban por la parlamentaria y presidenta del PP local, María José Sáenz de Buruaga.

De esta manera, la carrera de Beitia hacia el Palacio de Gobierno duró muy poco. 16 días después de que el equipo de Casado anunciara su fichaje estrella, la atleta comunicó que renunciaba a postularse para tal cargo y se alejaba por completo de la política. El pulso lo ganó entonces Sáenz de Buruaga, que hoy está al frente de una lista del PP en la que se excluyó al sector crítico. En la casa popular las aguas llevan tiempo bajando revueltas: su último congreso regional, en el que se designó a Sáenz de Buruaga como responsable del partido, acabó resolviéndose en los tribunales.

La última macroencuesta del CIS ubica a los populares en segundo lugar, con entre 8 y 10 escaños, mientras que Ciudadanos –cuya lista está liderada por el cómico Félix Álvarez, “Felisuco”- obtendría entre 2 y 3 representantes. El mismo estudio otorga 1 o 2 parlamentarios a Vox. Según estos cálculos, el bloque de la derecha no lograría el número suficiente de escaños para desbancar a Revilla.

Sin acuerdo en la izquierda

Mientras tanto, a la izquierda del PSOE hay un panorama fragmentado. En Cantabria, Podemos –un partido que ha atravesado serios problemas internos en los últimos meses- e Izquierda Unida no consiguieron cerrar un acuerdo, por lo que acuden por separado.

La encuesta del CIS otorga 2 o 3 representantes para la formación morada –que lleva como candidata a la analista de laboratorio Mónica Rodero y que en esta última legislatura tuvo tres representantes en el Parlamento-, mientras que la coalición entre Izquierda Unida y Equo, que se presenta bajo el lema “Marea Cántabra” y está encabezada por el ingeniero químico Israel Ruiz Salmón, quedaría fuera del hemiciclo.

Campaña intensa

Por su parte, una encuesta publicada el pasado domingo 12 por El Diario Montañés (Grupo Vocento), apuntaba que el partido de Revilla ganaría las elecciones con un 33,4% de los votos y entre 12 y 13 parlamentarios, mientras que el PP quedaría segundo con entre 8 y 9 escaños. La tercera plaza sería para el PSOE, con siete asientos en el parlamento autonómico, y en cuarto lugar se ubicaría Ciudadanos con tres. Podemos se quedaría con dos, exactamente los mismos que este sondeo atribuye a Vox.

“La campaña es más intensa que en otras ocasiones. Hay más partidos que compiten por el voto y hay más incertidumbre en los resultados. Por eso los candidatos están bajando más a la calle”, afirma el sociólogo Juan Carlos Zubieta. La tierra de Revilla sigue de campaña.

Más noticias en Política y Sociedad