Público
Público

De la Rocha y Dávila llevan los avales para enfrentarse a Pepu Hernández por la Alcaldía de Madrid

El dirigente de Izquierda Socialista presenta 455 firmas y el concejal de Madrid 370, pero falta todavía que sean validadas

El concejal Chema Dávila.

Pepu Hernández, el candidato de Pedro Sánchez a la Alcaldía de Madrid, tendrá dos rivales en las primarias para optar a ser cabeza de lista, ya que tanto el dirigente de Izquierda Socialista, Manuel de la Rocha; como el concejal del Ayuntamiento de Madrid, Chema Dávila, presentaron este martes en la sede del Partido Socialista de Madrid, los avales suficientes para convertirse en candidatos.

En concreto, De la Rocha presentó un total de 455 firmas, cuando se requieren 266 para participar en el proceso. Por su parte, Dávila llevó a la sede madrileña un total de 370 avales. Todo ellos, tendrán que ser ahora validados por la dirección del partido, que puede anular los repetidos o en los que detecten algún tipo de irregularidad, aunque ambas candidaturas están convencidas de que tienen un colchón de sobra para superar el 5% que marcan los Estatutos.

Pepu Hernández presentó ya el lunes los avales necesarios y, en un gesto de fuerzas, aportó el máximo permitido por los estatutos, un total del 531 firmas, es decir, el 10% del censo madrileño.

Cuando sean proclamados candidatos oficialmente, se iniciará la campaña que culminará con la votación el próximo 9 de marzo y, en el caso que ninguno de ellos consiga superar el 50% de los votos, habrá una segunda votación entre los dos primeros el próximo 16 de marzo.

Juan Antonio Barrio de Penagos, el jefe de campaña de Manuel de la Rocha, manifestó a Público que están "enormemente satisfechos" del esfuerzo de la militancia, y puso en valor el número de firmas conseguidas "teniendo en cuenta determinadas dificultades", dijo.

En la misma línea se expresó Chema Dávila, quien también mostró su satisfacción por el respaldo logrado, y dijo sentirse "optimista" de cara a la jornada electoral del próximo 9 de marzo. "Creo que hay posibilidades de pasar a una segunda vuelta".

En principio, el hecho de que haya dos candidatos beneficia a la candidatura oficialista, ya que podrían dividir el voto de las bases del socialismo madrileño que no está de acuerdo con la imposición de Ferraz. No obstante, esto podría convertirse en un arma de doble filo, porque si finalmente hay segunda vuelta, los votos de estos dos candidatos se podrían sumar al que pase de los dos.

En este sentido, no falta preocupación en Ferraz porque pueda darse la sorpresa y que no sea candidato la persona elegida por la dirección federal, lo que no sería la primera vez que ocurriera en la federación madrileña.

Más noticias de Política y Sociedad