Público
Público

Rubalcaba da su brazo a torcer y acepta la principal exigencia del PSC para el modelo federal del PSOE

El líder de los socialistas recuerda ahora que el principio de ordinalidad, que refuerza la posición de las comunidades que más aportan a las arcas del Estado, ya lo avaló el TC y fue asumido por el partido 

IÑIGO ADURIZ

En el pulso que mantienen el PSOE y el PSC para hacer valer sus posiciones en la propuesta sobre el modelo de Estado que aprobarán los socialistas en su Consejo Territorial de este sábado, los últimos parecen haber ganado ya su batalla más importante. El secretario general del principal partido de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asumido hoy públicamente una de las principales exigencias de sus socios catalanes en esa negociación: que la reforma constitucional en clave federal que planteará el PSOE contemple el principio de ordinalidad de las comunidades autónomas. 

Esto supondría que la nueva Constitución reconocería que las comunidades autónomas que más aportan a las arcas del Estado no reciban una financiación menor que otros territorios por parte de la administración central. Según explicaban a Público esta semana diputados del PSC en el Congreso, este reconocimiento resultaba clave para poder consensuar con el PSOE ese texto de reforma constitucional, a pesar de que otra de las exigencias de los socialistas catalanes, el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado, sigue contando con la negativa de Ferraz. 

Hoy, Rubalcaba ha hecho suyo ese principio de ordinalidad, remitiendo a la jurisprudencia de los tribunales españoles: "La ordinalidad es un concepto alemán que hemos importado de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional alemán, y está sancionada ya por el Tribunal Constitucional [español]", ha dicho el líder del PSOE en una rueda de prensa, tras reunirse con el presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata alemán Marin Schulz.

Así, ha recordado que hay una sentencia en relación con el Estatut de Catalunya que dice que la ordinalidad "es un mecanismo, una cautela y una condición" del reparto interterritorial de las comunidades autónomas. El precepto dice textualmente que se debe garantizar que "la contribución interterritorial no coloque en peor condición a quienes contribuyen que a quienes se beneficien". Este contenido, dice, ya ha sido asumido por todos, por estar dentro de esa jurisprudencia. "Sé que ha sido un gran debate, pero esto estaba resuelto", se ha felicitado el líder de los socialistas.

Rubalcaba ha vuelto a confiar en que habrá un acuerdo prácticamente unánime entre todos los barones socialistas en la propuesta de reforma constitucional que se debatirá mañana en el Consejo Territorial del PSOE que se reúne en Granada. Los últimos detalles se perfilarán esta misma noche, durante la cena que mantendrá el líder del PSOE con todos los dirigentes territoriales en la ciudad andaluza. Sobre sus perspectivas, ha insistido, él es "optimista" respecto al resultado del consejo.

El planteamiento final recogerá los tres grandes objetivos que persiguen los socialistas: "modernizar el Estado autonómico y hacerlo en una dirección federal", "cerrar un acuerdo con el PSC para tener una posición común" que busque que "Catalunya y España sigan viviendo juntos", y finalmente "la parte social", de manera que se garantice "la igualdad de los españoles" en "temás básicos" como la educación, la sanidad y los derechos sociales. "Eso es lo fundamental", ha inisistido, y por ello tiene que estar dentro de la Constitución.

En ese sentido, Rubalcaba ha recordado la reforma constitucional que se hizo al final de la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno, para garantizar una "estabilidad presupuestaria". Pues bien, él cree que esa reforma de la Carta Magna se hizo "a medias". "Nos falta introducir la estabilidad social", ha remachado. Porque a su juicio, "los españoles tienen que saber que pase lo que pase van a tener unos derechos garantizados".

Más noticias de Política y Sociedad