Público
Público
Únete a nosotros

Rubalcaba rompe con el PP por la connivencia de Rajoy con Bárcenas

Exige la inmediata dimisión del presidente del Gobierno y anuncia conversaciones con el resto de grupos parlamentarios para estudiar medidas conjuntas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha sido la gota que ha colmado el vaso. Los sms entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el extesorero del PP Luis Bárcenas, hoy en prisión, desvelados por 'El Mundo', han hecho reaccionar al principal partido de la oposición de la manera más contundente: exigiendo la 'dimisión inmediata' del jefe del Ejecutivo y anunciando la ruptura total de las relaciones con el partido en el Gobierno.

Las últimas revelaciones del 'caso Bárcenas' habían motivado una reunión urgente de la dirección del partido en la sede federal de la calle de Ferraz de Madrid, que ha concluído con una comparecencia solemne del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la que ha vuelto a reiterar la petición de dimisión que ya formuló en febrero, cuando se desvelaron los supuestos papeles del extesorero del PP, aunque con más dureza.

Los socialistas ven ya que además de las 'mentiras' de Rajoy, los sms publicados este domingo demuestran la 'connivencia' del presidente del Gobierno con el exencargado de las cuentas del PP que está encarcelado. 'De existir alguna connivencia [con el extesorero] esa ha sido la de Rajoy', ha sentenciado. Por todo ello, ha considerado que el jefe del Ejecutivo 'está incapacitado para seguir un minuto más al frente del Gobierno'.

'En el mes de febrero le dije al presidente del Gobierno que había ligado su destino al señor Bárcenas y que carecía de autonomía política para dirigir el país en un momento delicado y por eso le pedí que dejara su cargo', ha recordado Rubalcaba en rueda de prensa tras reunir a su núcleo duro en el PSOE. Y ha querido remarcar que, desde entonces, el comportamiento de Rajoy se ha resumido en 'ninguna explicación, mentiras y grave connivencia'.

Según él, ha sido esta semana cuando las informaciones han dado 'un nuevo cariz' al caso que 'comenzó siendo el 'caso Gürtel' y que acabó siendo el 'caso del PP''. Porque según lo publicado, el presidente del Gobierno habría cobrado sueldos ilegales del partido cuando formaba parte del Ejecutivo de José María Aznar, algo que había negado hace ya meses. A pesar de eso, ha lamentado Rubalcaba, el partido en el Gobierno rechazó que Rajoy fuera al Congreso a explicarse e incluso acusó a los grupos de la oposición de 'connivencia con un delicuente'.

'Si alguien ha mostrado no sólo comprensión sino connivencia con el señor Bárcenas ha sido el propio presidente del Gobierno', ha repetido el líder del PSOE con semblante serio ante los periodistas. Así, Rubalcaba ha asegurado que la permanencia de Rajoy al frente del Ejecutivo supone 'un daño incalculable' para un país que se encuentra en un momento de crisis, y sitúa a España en 'un punto de no retorno'.

Los socialistas, ha remachado, no están dispuestos a que sea 'toda España la que está pendiente de esos ataques de sinceridad del señor Bárcenas', y por eso insisten en pedir la dimisión de Rajoy. Rubalcaba ha anunciado además que desde hoy mismo su partido va a iniciar una ronda de contactos con el resto de los grupos parlamentarios para que en caso de no producirse esa dimisión se planteen otras alternativas como la moción de censura, que no ha vuelto a descartar hoy el líder del principal partido de la oposición.

Además, el secretario general del PSOE ha cerrado la puerta a que en el caso de que Rajoy no dimita se puedan producir nuevos pactos con el PP como el que hace apenas un mes permitió llevar una voz conjunta al Consejo Europeo, la que fue acordada por los grandes partidos. 'Esta petición de dimisión inmediata rompe todas las relaciones con el PP', ha zanjado.

En principio, la petición solemnizada hoy por Rubalcaba pretende que Rajoy ceda el testigo a otro miembro de su equipo o del PP, y que se produzca una nueva sesión de investidura en el Congreso de los Diputados. Pero hoy, por primera vez, el líder del PSOE no ha cerrado la puerta a la posibilidad de exigir también la convocatoria de unas elecciones generales, algo que, ha remarcado, deberá ser acordado con el resto de fuerzas políticas en la oposición.

Más noticias en Política y Sociedad