Público
Público

Juicio independencia Rull denuncia la falta de "legitimidad moral" del Constitucional, "instrumentalizado" por el Gobierno de Rajoy

El exconseller de Territori asegura que agotaron "todas las vías" para celebrar un referéndum pactado con el Gobierno de Mariano Rajoy. En la quinta jornada del juicio el Alto Tribunal reconoce lo apurado de los plazos y habilita tres lunes y un viernes en marzo para celebrar nuevas sesiones de trabajo. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

14/02/2019.- Imagen tomada de la señal institucional del Tribunal Supremo de los jueces (de izda. a dcha) Andrés Palomo, Luciano Varela, Andrés Martínez Arrieta, el presidente del tribunal Manuel Marchena, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, y Ana Ferrer, durante la tercera jornada del juicio del "procés" en la Sala de Plenos del Tribunal Supremo, en el que están acusados doce líderes independentistas por el proceso soberanista catalán que derivó en la celebración del 1-O y la declaración unilateral de independencia de Cataluña (DUI). EFE/Tribunal Supremo

Ante la "falta de legitimidad moral" del Tribunal Constitucional, el Govern de la Generalitat optó por buscar el "equilibrio" entre el "imperio de la ley" y el "principio democrático" en el camino marcado en la hoja de ruta soberanista.

Rull: "Ante ese dilema del imperio de la ley y el principio democrático, nosotros ponderábamos siempre esos dos elementos"

Josep Rull, exconseller de Territori del Govern de la Generalitat, procesado en el marco de la causa que debe juzgar la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, ha criticado este miércoles el "importante déficit de autoridad moral" del Constitucional, que, "instrumentalizado" por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, suspendió varias normativas catalanas, relacionadas o no con el referéndum del 1- de Octubre de 2017. La Fiscalía pide para él una pena de 16 años de cárcel por un supuesto delito de rebelión y otro de malversación [Aquí, todas las penas].

Rull seguía así la línea adoptada por el también procesado Jordi Turull, y defendía que agotaron "todas las vías" para intentar pactar una consulta soberanista con el Govierno central. "Ante ese dilema del imperio de la ley y el principio democrático, nosotros ponderábamos siempre esos dos elementos", argumentaba. Según su relato, y coincidiendo con el resto de los acusados, la declaración unilateral de independencia (DUI) fue sólo "una declaración política", "formal y solemne". 

En esencia, y dado que comparte equipo de defensa con Turull -el que dirige el penalista Jordi Pina-, Rull ha recuperado el grueso de los argumentos ya expuestos por el primero, si bien ha justificado el rechazo de la Generalitat a que atracase el buque en el que viajaron los policías enviados para impedir el 1-O en el puerto de Palamós. Según su relato, no sabía que en él viajaban policías antes de denegar el permiso, éste no se solicitó por las vías reglamentarias, y ni siquiera había espacio para esta embarcación: "Era incompatible por razones de eslora la cohabitación del Moby Dada [la embarcación usada por los policías]" con barcos de las dimensiones de un crucero, apuntaba.

No responderá a las preguntas del partido ultraderechista Vox "por respeto a las personas que sufren homofobia, xenofobia o violencia de género"

Ante las preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, el exconseller ha reconocido que se sintió muy orgulloso de poder firmar el decreto de convocatoria del referéndum, cumpliendo así "con el mandato democrático de la ciudadanía". "Fue uno de los momentos más trascendentes y emotivos", sentenciaba. 

Por otro lado, Rull no ha querido explicitar que la ley y la convocatoria del referéndum se aprobaron durante la misma noche para evitar la suspensión del Constitucional, si bien ha sonreído ante la insistencia de la fiscal. Madrigal ha incidido en la "celeridad" en la actuación del Govern, y esto ha llevado al exconseller a criticar su pregunta. Por segunda ocasión, el presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, le reprochaba que se pronunciase sobre la pertinencia de las preguntas del Ministerio Público, a las que podría no contestar, si así lo desease.

Al arranque de su intervención, Rull explicó que no responderá a las preguntas del partido ultraderechista Vox "por respeto a las personas que sufren homofobia, xenofobia o violencia de género". Sí aceptó contestar a la Fiscalía, a la Abogacía del Estado y a las preguntas de su propia defensa. 

Rull: "Ojalá el catalán se viese como una riqueza, y no como una amenaza". Marchena: "No la vemos como una amenaza, nada más lejos"

Que haya un partido de ultraderecha ejerciendo como acusación popular, mientras pide la ilegalización de partidos independentistas y la supresión de la autonomía catalana, es uno de los elefantes en la habitación en el juicio al procés. 

Ninguno de los cuatro acusados que ya han sido interrogados ha querido responder a las preguntas de la formación de extrema derecha, si bien Rull ha elegido poner énfasis en esta cuestión en sus primeras palabras. Sólo unos segundos antes, el exconseller confirmaba que declararía en castellano, y deseaba que la lengua catalana "se viese como una riqueza, y no como una amenaza".  El presidente de la Sala le respondía que "el Tribunal no ve la lengua catalana como una amenaza", "nada más lejos". 

"Dejaron la Generalitat como una mera gestoría"

En otro orden de cosas, y como también han hecho los cuatro procesados que han comparecido hasta la fecha, Rull ha negado la comisión del presunto delito de malversación que le atribuyen todas las acusaciones. Según su relato, el control financiero del Ejecutivo de Rajoy al Govern -"Las finanzas de la Generalitat estaban absolutamente controladas"- fue tan duro que le privó de su capacidad de actuación: "Dejaron la Generalitat como una mera gestoría".

"No se gastó ni un euro para celebrar el referéndum", incidía, recordando que los mecanismos de control de la propia Generalitat le impedían incluso firmar una autorización de gasto, de no haber sido autorizado éste. "Si lo hago se encienden todas las luces de alarma"; "Los funcionarios de la Generalitat en ningún caso habrían permitido usar mecanismos de estas características", zanjaba. 

Critica los escraches de los independentistas

Por otro lado, Rull ha querido censurar los casos de escraches de simpatizantes independentistas a agentes de la Policía y la Guardia Civil referidos por la fiscal: "Es inaceptable utilizar la fuerza y la presión", decía, criticando también que los agentes de estos cuerpos de seguridad afrontaran estas protestas saliendo a las calles armados con sus porras. 

"Siempre que se produzca un escrache lo voy a denunciar, ya sean de aquellos que están en contra de la independencia o de aquellos que están a favor", incidía.​ No obstante, precisaba que no tuvo constancia de escraches a la Guardia Civil . "Yo denuncio cualquier tipo de violencia siempre, porque mi compromiso con la política es pacifista insobornablemente", añadía, incidiendo también en el carácter pacífico de las protestas en el marco del procés

Marchena habilita tres lunes y un viernes para sesiones

En esta quinta sesión, el presidente de la Sala ha adelantado que se habilitarán tres lunes del mes de marzo (4, 11 y 25 de marzo) y posiblemente un viernes (29 de marzo) para celebrar sesiones de trabajo. Y, tras conocerse el martes el calendario de comparecencias de testigos, Marchena también ha afirmado que podrán retrasarse las declaraciones de los testigos que hayan sido propuestos únicamente por las defensas.

Esto supondría que finalmente compareciesen 17 personas en las tres jornadas de la semana que viene, 3 menos de lo esperado. "Ha habido una agrupación por materias, por bloques temáticos", reconocía el presidente de la Sala de lo Penal, en referencia al orden de citación de testigos. 


(Habrá ampliación)

Más noticias en Política y Sociedad