Público
Público

Sánchez hace un acto de fortaleza en Mérida para pedir autonomías y municipios socialistas

Pidió a los socialistas extremeños llenar la plaza de toros para exhibir el ambiente de ánimo que vive el partido. El líder socialista y el candidato extremeño, Guillermo Fernández Vara, apelaron al voto de las mujeres "para pararle los pies" a Voz

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el candidato a la reelección como presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara,iz., durante el acto de campaña en la plaza de toros de Mérida. EFE/ Jero Morales

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quiso hacer un acto de fortaleza de partido y eligió Mérida para celebrar el acto más multitudinario de los dos procesos electorales que se ha celebrado estos meses.

La decisión fue de Ferraz. El PSOE extremeño ofrecía celebrar el mitin en el polideportivo de la Granadilla, en Badajoz, donde se suelen organizar y se congregan unas 5.500 personas- Pero desde la dirección federal se quería un acto más potente y en un sitio más simbólico, como era la plaza de toros de Mérida, con un aforo de 9.500 personas.

Según recuerdan los más veteranos, desde 1985 y con Felipe González como líder del PSOE no se atrevía el partido a hacer un acto en dicho lugar, y llenarlo era un reto para los socialistas extremeños, sobre todo, cuando no lo había conseguido cuatro años antes el lleno completo en la plaza de toros de Cáceres con un aforo menor. Pero en esta ocasión, sí llenaron hasta la bandera e, incluso, se quedaron personas sin poder entrar.

La plaza de toros de Mérida, hasta la bandera. EFE

Uno de los organizadores de estos eventos en Extremadura, que lleva más de treinta años en la organización, aseguró que en esta ocasión había costado menos llenar la plaza que en Cáceres, y la explicación que da es muy clara: en el PSOE se vive un ambiente de euforia y de movilización como no se conocía desde hace décadas.

Y Sánchez se dio su baño de multitud. Incluso, decidió acceder al albero por la puerta contraria a escenario, para hacer un paseíllo entre la gente, repartiendo besos, abrazos y selfies.

Todo ello para lanzar el mismo discurso al que lleva anclado toda la campaña, la apelación a la coherencia para que se vote el 26 de mayo lo mismo que el 28 de abril, “porque el avance no será tan rotundo si no tenemos gobiernos comprometidos con el cambio”, dijo.

Así, Sánchez hizo contantes apelaciones a la necesidad de que la acción del Gobierno central se vea reforzada por la colaboración de los gobiernos autonómicos, las diputaciones y los ayuntamientos para desarrollar su proyecto, “porque será más difícil hacerlos con comunidades que quieran privatizar la Sanidad pública o con municipios que se nieguen a ceder suelo público para hacer viviendas sociales”; explicó.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, junto al candidato a la reelección como presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna y Leonor Martínez-Pereda. EFE/ Jero Morales

El máximo dirigente socialista volvió a apelar al voto de las mujeres, a las que pidió que “saquen tarjeta roja” a los que propugnan la desigualdad, un discurso al que también se sumó el candidato del PSOE, a la Presidencia del Gobierno, Guillermo Fernández Vara, quien afirmó: “Mujeres extremeñas y mujeres de España, paradles los pies a Vox”.

También recordó Sánchez, una vez más, la acción de su Gobierno y lo que se quedó sin hacer al decaer los Presupuestos Generales del Estado,  prometiendo sacar adelante la eliminación del copago farmacéutico o la ley de eutanasia en cuanto se forme el nuevo Gobierno.

Pasadas las dos de la tarde, en medio de un calor soporífero, el mitin bajó el telón, pero el objetivo que quería Ferraz se había conseguido, y algunos recordaban que Vox, en un acto celebrado el día anterior en Cáceres, apenas había congregado a 700 personas.

Más noticias en Política y Sociedad