Público
Público

Sánchez se aproxima a una segunda sesión de investidura marcada por los vetos cruzados

El líder socialista se aleja, de momento, de la mayoría absoluta necesaria en una primera sesión de investidura. Una segunda sesión, que precisa de mayoría simple, tampoco sería fácil, dados los vetos cruzados entre los partidos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

Sánchez posa ante los fotógrafos tras ganar la moción de censura / REUTERS

La investidura del presidente del Gobierno para la XIII Legislatura ya está en marcha. Este miércoles han pasado por el Palacio de la Zarzuela los primeros ocho representantes políticos para reunirse con Felipe VI, paso previo a que el rey designe a un candidato para someterse a la confianza del Congreso de los Diputados. El jueves pasarán los siete portavoces restantes (la ronda termina con el actual presidente en funciones y previsible candidato a la investidura, Pedro Sánchez), y después se fijará una fecha para celebrar la sesión plenaria.

Los partidos han empezado a ponerse en movimiento de cara a este evento; casi todos han apuntado ya al previsible rumbo de sus votos y, lo que es más importante, a sus exigencias en unas negociaciones con el PSOE. Formaciones como Unión del Pueblo Navarro (UPN), Partido Regionalista de Cantabria (PRC) o Coalición Canaria (CC), a pesar de contar con uno o dos diputados, pueden ser cruciales para articular una mayoría de investidura.

A la vez que se producían las primeras reuniones del monarca con los representantes políticos, la Mesa del Congreso decidía, de acuerdo con el criterio de un informe elaborado por los servicios jurídicos de la Cámara, que la suspensión de los diputados catalanes en situación de prisión preventiva no afectaría al cómputo de las mayorías parlamentarias. En las últimas semanas se había especulado con la posibilidad de que dicha suspensión podría provocar una "pérdida de diputados" en del Congreso, por lo que se daría la situación de que Sánchez saliera investido presidente del Gobierno por mayoría absoluta (rebajada) sin precisar los votos de los partidos independentistas.

Descartada definitivamente esta opción, los partidos catalanes vuelven a ganar enteros en la negociación política de la que debería salir un acuerdo de investidura y, lo que es más relevante, se aleja sobremanera la posibilidad de que el líder socialista se convierta en jefe del Ejecutivo por mayoría absoluta en su primer intento.

Si fracasa, tendrá una segunda oportunidad, donde solo precisaría de una mayoría simple (más votos a favor que en contra). Sin embargo, a pesar de que a través de esta vía Sánchez tiene más opciones (ya solo por el hecho de que necesita menos apoyos), esto no significa que el camino del secretario general del PSOE vaya a ser fácil.

Las reivindicaciones de los partidos serán el primer escollo para los socialistas, que tendrán que hacer frente al conflicto de intereses entre partidos propio de cualquier negociación que incluya a formaciones de diferente signo. En este sentido, partidos como el PRC ya han apuntado a la necesidad de que se invierta en sus territorios en materias como las infraestructuras. Sin embargo, este no parece ser el principal problema al que se puede enfrentar Sánchez.

Si finalmente se llega a una segunda sesión de investidura, la aritmética parlamentaria apunta a que el PSOE se puede encontrar con un frente de unos 170 diputados en contra, que pueden ser más si no son capaces de llegar a acuerdos antes de que se celebre el Pleno.

Una aritmética condicionada por los vetos

Los votos de PP, Ciudadanos y Vox suman 147 escaños, que se pueden convertir en 173 si se suman los de ERC, JxCat, EH Bildu, Coalición Canaria y Navarra Suma, si Sánchez no logra ningún acuerdo con algunas de estas formaciones. El PSOE sumaría 172 escaños con el apoyo de Unidas Podemos, PNV y Compromís, pero a estas alturas ni siquiera tiene garantizado el voto a favor de estos diputados.

Esta segunda sesión de investidura estaría marcada, además, por vetos cruzados entre los partidos que complicarían mucho la suma de una mayoría. El líder de UPN, Javier Esparza, se ha abierto este miércoles a llegar a un acuerdo con Pedro Sánchez para que la abstención de sus dos diputados en la Cámara facilitara su investidura y pudiera así prescindir de los votos de los diputados catalanes. En este escenario, el bloque contrario a un gobierno socialista se quedaría con 171 escaños, frente a los 172 que conservaría el hipotético bloque favorable a la investidura.

Se ha llegado a plantear que la abstención de UPN pueda llegar a cambio de que el PSN facilite un gobierno de Navarra Suma en Navarra. Sin embargo, aunque esta ecuación pueda parecer fácil de resolver, contiene un tercer elemento: el PNV, que en la comunidad foral se presenta bajo las siglas de Geroa Bai, y que en ningún caso estaría satisfecho con un gobierno de la coalición Navarra Suma (UPN, PP, Cs). El primer veto podría hacer ganar a Sánchez la abstención de dos diputados con el riesgo de perder a los seis parlamentarios del PNV.

Los partidos creen que Sánchez quiere jugar con la amenaza electoral para no tener que ceder en pactos: "Nos enseña el precipicio"

Pero no es el único veto cruzado en el Congreso. La diputada de Coalición Canaria Ana Oramas (otra formación que podría darle una investidura al PSOE sin los partidos catalanes) rechazó apoyar (o abstenerse) a los socialistas si Sánchez llegaba a cualquier tipo de acuerdo con Unidas Podemos, tanto si los incluye en el Gobierno como si finalmente no lo hace. 

Pero ese no es el único problema de los socialistas. Los partidos no han recibido todavía ninguna llamada de Sánchez, a pesar de que la ronda de contactos con el rey ya se ha iniciado, una situación que las formaciones consideran poco usual. En este sentido, apuntan a que se puede tratar de una estrategia de los socialistas para elevar la presión acercando la posibilidad de unas elecciones si fracasa la investidura para no tener que pactar los apoyos y que los partidos lo apoyen a cambio de nada y con el pretexto de evitar unos nuevos comicios. "Parece que Sánchez nos quiere enseñar el precipicio", afirman estas fuentes.

Más noticias en Política y Sociedad