Público
Público

PSOE y Podemos Fracasa la reunión entre Sánchez e Iglesias: o pacto en julio o habrá elecciones

Lastra dice que no habrá "segunda oportunidad" en septiembre y acusa al líder de Podemos de "estar preocupado sólo por los nombres del Consejo de Ministros". La formación morada rechaza formar una comisión para llegar a un pacto sobre el programa porque pide una negociación integral. El PSOE dice que sería la segunda vez que se impide gobernar a la izquierda

El presidente del gobierno Pedro Sánchez y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante la nueva ronda de consultas para la investidura.- EFE/Juan Carlos Hidalgo

beatriz asuar gallego / MANUEL SÁNCHEZ

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se han reunido por quinta vez desde las elecciones general del 28-A. El encuentro, que ha durado una hora y cuarenta y cinco minutos, ha terminado como las últimas reuniones: no se ha avanzado ningún paso entre los dos dirigentes. Sus posiciones aún se encuentran muy alejadas y a día de hoy parece imposible que lleguen a un acuerdo antes de la investidura. 

Fuentes de la dirección de Podemos confirman a Público que en esta reunión no ha habido ningún avance y que el presidente sigue enrocado en formar un gobierno monocolor: "Sánchez nos ha trasladado que llevará al país a elecciones si no cuenta con apoyos en la investidura en julio. Constatamos que no quiere negociar y que intenta imponer un gobierno de partido único", indican desde el partido. 

Sánchez mantuvo ante Iglesias que si no consigue el apoyo a la investidura este mes de julio, no volverá a intentarlo en septiembre, según confirmaron fuentes del partido morado. "No es serio ir a una investidura sin haber logrado apoyos y amenazar con una repetición electoral. Tampoco es sensato que el PSOE actúe como si tuviera mayoría absoluta cuando no la tiene", consideran las mismas fuentes de Podemos. 

Pese a los desencuentros, desde el partido morado explican que Iglesias ha pedido a Sánchez que "flexibilice su posición y negocie ya un acuerdo integral de coalición de izquierdas sin líneas rojas". Para los de Podemos esto consistiría en negociar un programa, los equipos de gobierno y un acuerdo de estabilidad. 

Estas fuentes también critican que el PSOE esté buscando ahora mismo tanto el apoyo de Unidas Podemos como el de Ciudadanos o el PP para pasar la investidura: "No es coherente buscar por igual apoyo en la izquierda y en la derecha. La gente merece certezas y garantías". 

Por su parte, el PSOE salió bastante molesto de la reunión, acusando a Unidas Podemos de falta de "lealtad, sinceridad y confianza", según afirmó la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra.

La portavoz socialista calificó de "falsedades" las declaraciones de Irene Montero asegurando que Sánchez había dicho que su prioridad era lograr la investidura con el PP; o las de Pablo Iglesias, insinuando que le había ofrecido varios ministerios en el Gobierno. En contra de estas versiones, Lastra aseguró que el candidato siempre ha puesto sobre la mesa su oferta de Gobierno de cooperación con un pacto institucional, un pacto parlamentario y un pacto programático.

El acuerdo programático, esencial

Según Lastra, estas actitudes y estas formas no son el camino para llegar a un acuerdo, "porque la confianza se construye día a día, y si se descalifica constantemente es la prueba evidente de que no se quiere negociar", afirmó.

La dirigente socialista reveló que Iglesias no quiere ni crear una comisión para llegar a un acuerdo programático, y sigue aferrado a pedir cargos, lo que hace imposible avanzar en la negociación. "A Iglesias sólo le preocupan los nombres del Consejo de Ministros", afirmó.

Lastra indicó que para el PSOE el acuerdo programático es esencial para llegar un acuerdo, y apuntó que es la primera vez que ve en una negociación para formar Gobierno que no se quiere abordar el proyecto político que se pretende llevar a cabo.

Lastra confirmó que el PSOE no va a tirar la toalla y seguir buscando el acuerdo, pero siempre de cara la investidura en julio, y no en septiembre. "No habrá una segunda oportunidad"; dijo la portavoz socialista, porque aseguró que la oferta del PSOE es firme y definitiva, y que no va a cambiar dos meses después. Avanzó, además, que si Unidas Podemos no lo hace ahora, tampoco hay previsiones que lo haga dentro de sesenta días.

Más dura que nunca con sus socios preferentes indicó que, pese al fracaso de la reunión, no quiere pensar que "por segunda ocasión Iglesias va a impedir un Gobierno de izquierdas", recordando lo que ya ocurrió en 2016 en la anterior investidura de Sánchez. Como ocurrió entonces, la última decisión sobre la investidura la tendrá la militancia de Podemos.

Más noticias de Política y Sociedad