Público
Público

Sánchez exige a Rajoy un adelanto electoral si no aprueba los Presupuestos antes del verano

El líder socialista, que asiste a los actos del 28-F para celebrar el Día de Andalucía, una tierra donde el PSOE sigue sólido en las encuestas, asegura que “la guerra fría está en la derecha. Susana Díaz y yo compartimos objetivos”

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hace declaraciones a los periodistas, en Sevilla, en los actos del 28-F. E.P.

DANIEL CELA

“Susana Díaz y yo compartimos objetivos. La guerra fría está en la derecha”. La “guerra fría” no está en el seno del PSOE, sino en la esquina derecha de la política, donde PP y Ciudadanos pugnan por el mismo espacio electoral. Es uno de los mensajes que Pedro Sánchez ha traído a Sevilla en el Día de Andalucía, territorio hostil con el líder socialista antes y después de las primarias que le enfrentaron a la presidenta Susana Díaz.

La pugna entre ambos subsiste, pero está soterrada. Hoy apenas ha asomado el hocico. La Junta, después de su sorpresa inicial por la “autoinvitación” del líder socialista al acto de entrega de Medallas de Andalucía, se ha saltado el protocolo para sentarle en primera fila, cerca de otro histórico barón del PSOE, José Bono.

Sánchez quería lanzar un mensaje al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “desde Sevilla”, desde una región que le es hostil, pero donde el PSOE gobierna con comodidad y donde las encuestas sitúan a la oposición a 15 puntos por detrás. El líder socialista ha pedido a Rajoy que “si no logra el consenso para aprobar los Presupuestos de 2018, convoque a los ciudadanos a las urnas”, y adelante las elecciones. Sánchez ha brindado su “cariño y apoyo” al pueblo andaluz, al que ha reconocido su papel de “eje vertebrador de todos los territorios del país”, enlazando así con el 28F, que rememora el referéndum por una autonomía plena para Andalucía el 28 de febrero de 1980.

Pero también con el gran acuerdo sobre financiación que ha impulsado Susana Díaz en el Parlamento, y que hace menos de 24 horas fue ratificado por cuatro de las cinco formaciones políticas: PSOE, PP, Podemos e IU. “Sé que Ciudadanos se ha descolgado a última hora. Pero hay consensos que deben trascender la siglas políticas, es importante seguir la senda que ha marcado Susana Díaz con este acuerdo”, ha dicho Sánchez, haciendo suyo los términos del documento firmado ayer.

El secretario general del PSOE reconoce que Andalucía está “infrafinanciada” y avala, por tanto, la reclamación de un sistema de financiación que aporte 16.000 millones de euros más al fondo de las comunidades, de los que 4.000 millones serían para Andalucía.

La federación andaluza del PSOE, la más potente del partido, sigue expresando sus reservas con el secretario general, aunque ahora se cuida mucho de exteriorizar sus discrepancias. Sánchez necesita un partido unido y cohesionado para llegar a las elecciones fuerte, de ahí su empeño en espantar cualquier reminiscencia de la bronca interna con Díaz.

El último encontronazo público fue a cuenta de la eurodiputada Elena Valenciano, a quien la dirección federal “ha ninguneado”. Según los andaluces, pese a que otras delegaciones del Grupo Socialista Europeo la respaldan como líder del grupo en Bruselas, su propio partido en España le ha retirado el favor. Sánchez no quiere que Valenciano repita en las elecciones europeas de 2019, según los andaluces, por su respaldo a Díaz en las primarias.

Para apagar ese fuego, la dirección federal del PSOE anunció por sorpresa que Sánchez acudiría al acto oficial de entrega de Medallas de Andalucía en el Teatro de la Maestranza, una efeméride muy institucional en la que no suelen aparecer cargos orgánicos. El líder socialista estuvo en el Día de Extremadura y también se ha dejado caer por Andalucía. No ha habido chispas ni incendios, pero tampoco han aparecido en público juntos Sánchez y Susana Díaz.

El líder socialista ha exigido a Rajoy que “salga del letargo” porque “España tiene muchos problemas”, y ha hecho valer el trabajo del PSOE al alertar sobre el empobrecimiento del sistema de pensiones, un asunto del que muchos han criticado que llegara tarde, tras ver a miles de jubilados y pensionistas protestando en la calle.

Más noticias de Política y Sociedad