Público
Público

Sánchez ignora la oferta de Iglesias y se enroca en el Gobierno de cooperación

Carmen Calvo dice que no es el momento de tacticismo e insta al secretario general de Podemos a contestar a la oferta del candidato socialista. Simancas asegura que el PSOE no irá a una "investidura experimental". Desde Moncloa, se anuncia misteriosamente que "van a suceder más cosas" la próxima semana.

Pedro Sánchez e Pablo Iglesias el día de la moción de censura / EFE

Desde La Moncloa y desde el Gobierno se restó trascendencia a la oferta hecha por el líder de Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, al entender que sigue sin moverse de sus posiciones insistiendo en un Gobierno de coalición. Ante esto, se repite desde el PSOE que la oferta del candidato socialista se mantiene también en los términos en los que se ha descrito lo que llaman un Gobierno de cooperación: pacto programático, pacto parlamentario y pacto para que miembros de este partido entren en las instituciones, pero nunca en el Consejo de Ministros.

El líder de la formación morada, en una carta abierta publicada en La Vanguardia, propuso ir a la investidura del próximo 22 de julio con un acuerdo en torno a un Gobierno de coalición y, en el caso de no saliera adelante, Unidas Podemos se comprometía a cambiar esta exigencia y a aceptar el Gobierno de cooperación.

El PSOE quiere conocer las leyes que  considera prioritarias Unidas Podemos en materia de Igualdad, vivienda o políticas sociales para fijar un calendario parlamentario

Para la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, dicha propuesta de Iglesias sólo responde al tacticismo político,así que pide al secretario general de UP que se deje de "tácticas y estrategias" y que conteste a la oferta hecha por el candidatos socialista, "porque aún estamos a la espera".

La número dos del Ejecutivo reprochó al líder de Unidas Podemos que siga empeñado en el debate en torno al Gobierno de coalición, en lugar de discutir sobre las políticas que ambos partidos quieren impulsar para la próxima legislatura.

Calvo indicó que quiere saber qué leyes considera prioritarias Unidas Podemos en materia de Igualdad, vivienda o políticas sociales, para fijar un calendario parlamentario y empezar a buscar puntos de acuerdo en estas y otras materias.

De la misma opinión fue el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, quien pidió a Iglesias que se pongan ya a trabajar en la senda marcada en la anterior legislatura, con propuestas concretas, que amplíen derechos y libertades para la ciudadanía.

Los socialistas creen -aunque lo nieguen en público- que su estrategia se ha fortalecido y así lo demuestra la última encuesta del CIS que da al PSOE el 40% de los votos si se repiten las elecciones

Simancas indicó que el Grupo Socialista no va a ir a un "investidura experimental, sino definitiva" y añadió que los españoles "no pueden esperar ni a segundas vueltas ni a más aplazamientos". En este sentido, instó a Iglesias a que acepte la oferta del candidato socialista, que calificó de "razonable", y se pongan ya a trabajar conjuntamente.

Hasta la próxima semana

El PSOE se mantiene en su estrategia general emprendida en la primera ronda de negociación que -aunque lo niegan en público- creen que se ha visto fortalecida por la última encuesta del CIS que otorga a los socialistas casi el 40% de los votos si se repitieran las elecciones generales.

Tal vez, por ello, parece que no tienen prisa en las negociaciones, y hasta la próxima semana el candidato socialista no se reunirá con los líderes de los tres grandes partidos: Pablo Casado, Albert Ribera y Pablo Iglesias.

Optimismo en el PSOE

En contra de lo que pudiera parecer, reina cierto optimismo en las filas socialistas que, al menos de cara a la galería, insisten en que no quieren que se repitan las elecciones y que si esto ocurre será por la irresponsabilidad de las otras fuerzas políticas. Afirman oficialmente que la encuesta del CIS no les ha hecho cambiar de opinión.

Así, fuentes de Ferraz aseguran que "hay base para llegar a un acuerdo con Unidas Podemos para sacar adelante la investidura", y recuerdan la buena colaboración que ha habido entre ambos partidos los últimos doce meses. Eso sí, no concretan nada más sobre en qué términos se va a fraguar el acuerdo.

De cara a la galería, desde el PSOE se insiste en que no se busca una repetición de elecciones y que no cambian de opinión por la encuesta del CIS

En cuanto al Partido Popular y Ciudadanos, Sánchez volverá a reiterarles que "deben asumir su responsabilidad con los españoles facilitando la estabilidad", aunque precisando que eso no conlleva ningún acuerdo con estos partidos.

Esto sí se lo podrá transmitir a Pablo Casado, pero no Albert Rivera, que ya anunciado que no acudirá a La Moncloa, lo que vuelve a poner en evidencia la mala relación personal que existe entre el líder de Ciudadanos y el candidato socialista, que hace impensable su abstención en la investidura.

En principio, por tanto, no parece que el PSOE vaya a mover ficha. Sin embargo, desde La Moncloa se lanzó al mediodía del miércoles un mensaje genérico, pero un tanto inquietante de cara a los próximos días: "Van a suceder cosas".

Más noticias