Público
Público

Elección del presidente del Gobierno Sánchez necesitará a los independentistas en la primera sesión de investidura

La Mesa del Congreso, de acuerdo con el informe de los servicios jurídicos de la Cámara, rechaza modificar el cómputo de las mayorías parlamentarias como consecuencia de la suspensión de los diputados en prisión preventiva.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet / EFE

La Mesa del Congreso de los Diputados ha rechazado modificar el cómputo de las mayorías parlamentarias como consecuencia de la suspensión de los parlamentarios catalanes suspendidos por su situación de prisión preventiva. El órgano había pedido la pasada semana un informe a los servicios jurídicos de la Cámara para analizar las posibles consecuencias de la suspensión de los diputados en cuanto al número de miembros de la Cámara.

En el informe, los letrados establecieron que no procedía la modificación de las mayorías, ya que la suspensión de los diputados no significa que los políticos catalanes hayan perdido sus actas, que habían formalizado en tiempo y forma, por lo que, a pesar de haber perdido sus derechos y facultades parlamentarias, siguen siendo considerados miembros del Congreso.

La presidenta de la Cámara ha explicado que la Mesa ha asumido "sin votación" el informe de los servicios jurídicos, y que los miembros de Unidas Podemos, Gloria Elizo (vicepresidenta) y Gerardo Pisarello (secretario primero), han solicitado que el documento de los letrados "pudiera ser estudiado detenidamente y pudiera contener más información", aunque finalmente se ha denegado esta posibilidad.

Con la decisión de la Mesa, la primera sesión de investidura sigue precisando de una mayoría absoluta de 176 diputados para que Pedro Sánchez sea designado presidente del Gobierno, por lo que el secretario general del PSOE depende de los apoyos de, al menos, los parlamentarios de ERC. En segunda sesión de investidura, donde se acepta una mayoría simple (más votos a favor que en contra), el actual líder del Ejecutivo en funciones necesitaría la abstención de los diputados catalanes o la de otros partidos, como Coalición Canaria o UPN.

Los hipotéticos votos en contra de PP, Ciudadanos, Vox, ERC, JxCat, Bildu y Coalición Canaria (171) serían menos que los votos de PSOE, Unidas Podemos, PNV y Compromís (172), si finalmente UPN decide abstenerse.

Más noticias en Política y Sociedad