Público
Público

Presupuestos Generales del Estado Sánchez pide a las Cortes que aprueben sus cuentas con la intención de presentar los Presupuestos

El presidente del Gobierno solicitó a las Cámaras la pasada semana que aprobaran sus presupuestos de manera urgente para incorporarlos al proyecto de Presupuestos Generales del Estado, lo que abre la puerta a que el Ejecutivo lleve las cuentas al Congreso.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Pleno del Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez prepara la llegada al Congreso del proyecto de Presupuestos Generales del Estado. El Gobierno solicitó al Congreso y al Senado la semana pasada a través de una misiva que las Cámaras aprobaran "de forma urgente" sus cuentas para poder incorporarlas a los Presupuestos, según apuntan fuentes parlamentarias.

La aprobación de las cuentas de las Cortes, ratificada este martes, suele ser el paso previo para que el Ejecutivo lleve un proyecto presupuestario a la Cámara Baja. Desde Moncloa aseguran que el presidente del Gobierno tiene intención de presentar las cuentas que acordó hace ya casi dos meses con Unidos Podemos.

Lo habitual, explican fuentes parlamentarias, es que el Ejecutivo solicite a Congreso y Senado que resuelvan sus presupuestos en el mes de julio para luego llevar a la Cámara Baja sus cuentas; sin embargo, no es habitual, apuntan estas mismas fuentes, que la solicitud llegue a finales de noviembre.

No estaba claro que la intención del Gobierno fuera la de hacer efectiva la presentación de unas cuentas que le permitiría a Pedro Sánchez agotar la legislatura pero que no contaban a priori con los apoyos necesarios para salir adelante en el Congreso. La negativa de los partidos catalanes (ERC y PDeCAT) a respaldar los presupuestos había frenado al Ejecutivo a la hora afrontar el trámite parlamentario, sobre todo por el riesgo de cosechar una derrota que podría acercar el adelanto electoral.

Desde ERC se había pedido un gesto claro al Gobierno para que instara a la Fiscalía del Estado a rebajar las peticiones de condena para los líderes políticos catalanes encarcelados a cambio de apoyar el proyecto presupuestario, pero el gesto no se produjo y la posibilidad real de sacar adelante las cuentas perdió bastante fuerza. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido varias veces al líder del Ejecutivo que traiga las cuentas al Congreso, y le ha instado a negociar con los partidos catalanes antes de dar por perdido su apoyo, pero no había tenido éxito. Hasta que llegó Andalucía.

La debacle electoral del PSOE, el estancamiento de Adelante Andalucía, el crecimiento de Ciudadanos y, sobre todo, la irrupción de la extrema derecha en el Parlamento autonómico han cambiado el escenario político a nivel nacional. Sánchez es consciente de que el resultado de los comicios autonómicos puede desencadenar una tendencia que se puede extrapolar a unas elecciones generales que, de tener lugar más pronto que tarde, dejarían poco margen de actuación.

Pero más allá del diagnóstico real que pueda hacer Moncloa sobre las elecciones, el auge de la ultraderecha puede servir de pegamento de urgencia entre las fuerzas que posibilitaron la moción de censura que echó a Mariano Rajoy y, sobre todo, puede servir de incentivo a los partidos catalanes para apoyar el proyecto presupuestario acordado con Unidos Podemos.

Más noticias en Política y Sociedad