Público
Público

Futuro Gobierno de España Sánchez propone una "gran agenda de cambio" y reivindica el papel de España en Europa

El presidente del Gobierno de España presenta en las XXXV jornadas del Círculo de Economía los ejes de su agenda social y ecológica para España y evita hablar tanto de la situación en Cataluña como de un gobierno de coalición con Podemos.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acompañado por el presidente del Círculo de Economía, Juan José Bruguera (d), clausuró este mediodía la XXXV Reunión del Círculo de Economía de Sitges, en la que durante tres días ha reunido en esta localidad barcelonesa a algunos de los principales líderes empresariales, políticos y económicos del país. EFE/Andreu Dalmau

Àngel Ferrero

Ayer Pablo Iglesias lanzó en Sitges un guante a Pedro Sánchez presentando las principales propuestas del programa de coalición de Unidas Podemos. Hoy el presidente en funciones del Gobierno de España ni siquiera lo ha mirado.

Sánchez ha clausurado las XXXV jornadas del Círculo de Economía con tono presidencial y un discurso de grandes proyectos de futuro y una reivindicación de España. "El marco del debate alude a un mundo en desorden, economías en transición… Les propongo hacer un cambio en positivo", ha comenzado Sánchez su intervención.

Frente a un contexto de inestabilidad, "solemos hablar de la necesidad de adaptarse", pero el presidente del gobierno español ha afirmado que ha llegado "la hora de dejar de adaptarse a ese mundo para construirlo". Un mundo no como "el que presentan algunas películas, sino el mundo que nos gustaría vivir", donde "no existan emisiones de CO2", "la desigualdad no tendrá niveles obscenos" y haya, en definitiva, un desarrollo sostenible. En ese empeño ha llamado a participar a los empresarios y asumir todos "un compromiso" no "con un partido, sino con una causa: el avance social".

Una que afecta no solamente "a las generaciones aquí presentes, sino las generaciones que están por venir, que se merecen un horizonte de justicia social". Como ejemplo, Sánchez ha citado a la activista Greta Thunberg y su libro, Cambiemos el mundo. “Sin duda, es el tiempo de transformar”, ha apostillado al referirse no a “mundos lejanos”, sino a otros “cercanos". 

Reivindicar España

Entre esos mundos, ha reivindicado España “como uno de los mejores países del mundo”, una “democracia consolidada” que estos últimos cuarenta años –“un suspiro en términos históricos”– ha avanzado en materia “derechos sociales” y se encuentra, entre otros, “a la vanguardia en turismo”. Un país, ha dicho, que “grita contra la homofobia y llena las plazas cada 8 de marzo”. “España, en definitiva, es un gran país”, ha reiterado.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, clausuró este mediodía la XXXV Reunión del Círculo de Economía de Sitges, en la que durante tres días ha reunido en esta localidad barcelonesa a algunos de los principales líderes empresariales, políticos y económicos del país. EFE/Andreu Dalmau

"Unidos en nuestra diversidad somos más fuertes", ha asegurado el político socialista

España, ha explicado Sánchez, también “ha sabido descentralizarse, compartir soberanía”, tanto “hacia las comunidades autonómicas y los municipios” como “también hacia la Unión Europea". “Evidentemente, tenemos tareas pendientes”, ha reconocido el político socialista, que ha reafirmado su “compromiso con el corredor mediterráneo". “Unidos en nuestra diversidad somos más fuertes”, ha asegurado el político socialista.

Con todo, Sánchez ha puesto sobre todo la vista en el futuro, para el que ha expresado que “tenemos que conjugar verbos como el de avanzar". “Tenemos la obligación de aprovechar todas las oportunidades de nuestro país, que son inacabables”, ha propuesto. En esta tarea, el presidente en funciones del Gobierno de España cree que “no podemos ni queremos hacerlo solos, ni aislados". 

Los buenos resultados electorales acompañan y refuerzan a Sánchez y se nota. También en las elecciones al Parlamento Europeo. Sánchez ha defendido el proyecto europeo y ha llamado a profundizar el proceso de integración. “Tenemos que marcar el paso, no tenemos que imitar a EEUU ni a China, sino mostrar nuestras propias señas de identidad: la democracia y el estado de bienestar, el liderazgo en la lucha contra el cambio climático, la defensa de un mundo multilateral que está siendo puesto en cuestión por las diversas potencias”, ha comentado al mencionar la reciente subida de aranceles a México por parte de EEUU.

Para Sánchez, hay que evitar una “vuelta al repliegue nacionalista y al proteccionismo” y apostar por una “gestión ordenada de los flujos migratorios". "En este nuevo ciclo político España está en disposición de dar un paso al frente”, ha aseverado. “No vamos a ser actores pasivos, vamos a estar en la vanguardia” y “después de las elecciones europeas es evidente que tenemos ese compromiso, tenemos esa capacidad para liderar". España, ha repetido, “es un gran país y Europa es un gran proyecto compartido” donde “se va a escribir la historia del futuro". 

La agenda social y ecológica de Sánchez

“El pasado 26 de mayo España acabó uno de sus ciclos electorales más intensos de su historia”, ha observado Pedro Sánchez, para quien los votantes enviaron “un mensaje claro” en las urnas: el de que “España tiene que avanzar y ese avance tiene que ser con justicia social". Para ello, ha llamado a “hacer esfuerzos” y “convocar a todos los agentes políticos” para “impulsar una gran agenda del cambio". Con tres objetivos: “una economía competitiva y sostenible, unas instituciones libres y transparentes, y una sociedad más justa". 

Con el emblema de los objetivos para un desarrollo sostenible de la ONU en la solapa que parece a estas alturas haber hecho suyo, Sánchez ha hablado de “impulsar la transición ecológica”, de “crear empleo y avanzar hacia un mercado laboral justo y eficiente”, de “proteger el estado del bienestar” y “erradicar la corrupción y no gastar más, sino gastar mejor”, pero también de “disciplina fiscal” y “cohesión territorial". "Se trata de mirar de frente al futuro, de aprovechar estos desafíos”, que, a su juicio, “deben ser concebidos no como un problema, sino como una enorme oportunidad". "Si la OCDE ha advertido que más del 21% de los puestos de trabajo en España están amenazados por la automatización, seamos capaces de utilizar esa cifra para ganar competitividad”, ha planteado. Sánchez también ha pedido “impulsar de una vez por todas la formación profesional dual".

El secretario general del PSOE ve España como "un vivero de talento". "El talento que hemos perdido ha sido mucho, y lo hemos visto por desgracia en el ámbito de la ciencia”, ha admitido. “España tiene que ser un país de oportunidades para la gente joven” y “para la recuperación, consolidación y lo que es más importante, la atracción de talento". Y parafraseando a Kennedy, ha declarado “que no es hora de cambiar de país por falta de alternativas, sino de cambiar tu país porque aquí hay futuro”, porque, ha añadido, “el futuro pertenece a quienes no aceptan hechos consumados". 

Otra de las medidas planteadas por Pedro Sánchez ha sido “abordar el estatuto de los trabajadores del siglo XXI”, y ha recordado cómo “esta misma semana ha muerto un trabajador en Barcelona por empleo precario". "Es a estas condiciones laborales a las que hemos de dar respuesta”, ha precisado, pero también, ha agregado, a la cuestión de “los derechos intelectuales”, a “la racionalización del horario laboral" o a “ir aumentando la dimensión de las pequeñas empresas de nuestro país". 

“En parecidos términos podemos apelar a la transición ecológica de nuestra economía”, ha proseguido Sánchez, recordando que en países como España “la desertización avanza imparable". 

Para todo ello, ha recapitulado, es “imprescindible la complicidad de un sector empresarial dinámico como el que ustedes representan". Sánchez ha elogiado “el compromiso de los emprendedores que han sabido crear mercado, quienes generan riqueza y proyecta una buena imagen de nuestro país”, aunque también los ha animado “a la participación” apartando las dudas que puedan albergar, asegurando que “no es momento de vacilar entre reformas de calado o parches de emergencia". 

“Todo que jugar” en Europa

En el tramo final de su discurso, Sánchez ha ampliado de nuevo el marco para regresar a la Unión Europea para reafirmar “una vocación europeísta” y defender el papel del PSOE, tras los buenos resultados obtenidos el pasado 26 de mayo, en la próxima legislatura del Parlamento Europeo.

Sánchez ha hecho hincapié en las cuatro “prioridades marcadas por la Comisión Europea”: “La protección de los ciudadanos y sus libertades, el desarrollo de una base económica europea, la construcción de un futuro más verde, más justo y más incluso, y promoción de los valores europeos en el mundo". Y ha citado un caso concreto, África, a la que “tenemos que ver como un continente de oportunidades donde tenemos que destinar recursos”. “Europa tiene que estar más presente de lo que lo ha estado hasta ahora”, ha añadido.

“Soy consciente de la existencia de amenazas”, ha dicho el presidente en funciones del ejecutivo para advertir que “un mundo interdependiente no podemos repetir los errores del pasado". Sánchez se ha sumado a los críticos con las últimas decisiones de la administración estadounidense y cargado contra las “guerras arancelarias”, en las que “hay damnificados y víctimas”, y entre estas últimas no se encuentran “los dirigentes, sino las personas más vulnerables, con menos recursos".

Si la UE quiere sobrevivir en ese entorno ha de alcanzar “grandes consensos” para “culminar la unión económica monetaria” o avanzar en “la transición ecológica”, “el ordenamiento de los flujos migratorios” o “la Europa social”. Según el político socialista, en ese escenario, “España tiene todo que jugar”, no sólo su “presencia específica dentro de la Comisión” –se rumorea que el candidato socialista a las europeas, Josep Borrall, ocupará una de las vicepresidencias de la Comisión Europea–, sino “la influencia que podamos tener en el conjunto de la UE". 

En opinión de Sánchez, en este nuevo orden mundial, en “nuestro camino no puede haber vuelta atrás ni seguir encerrados en una rotonda”, sino que hay “afrontar los problemas del siglo XXI con respuestas de futuro". Las palabras clave son “progreso, desarrollo, convivencia, limpieza". Aplausos. Todo el mundo parece haber quedado satisfecho. Algunos periodistas se quejan y protestan: Sánchez ha evitado hablar de Cataluña. El guante de Iglesias ha quedado olvidado en un rincón. El presidente en funciones del Gobierno se ha presentado en Sitges como el futuro presidente del Gobierno: confiado, con un estilo pulcro, con maneras suaves de tecnócrata. A riesgo de equivocarse, parece que hay sanchismo para rato.

Más noticias de Política y Sociedad