Público
Público

El futuro de los socialistas Sánchez quiere una Ejecutiva que refleje la pluralidad, pero leal a su proyecto político

El reelegido secretario general del PSOE  no pedirá ahora la comparecencia de Rajoy en pleno ni su dimisión inmediata, por respetar las decisiones tomadas por la Gestora

Pedro Sánchez, reelegido secretario general del PSOE, acompañado por el diputado valenciano José Luis Ábalos, portavoz interino del grupo parlamentario, a su llegada esta mañana a la sede del partido en la madrileña calle de Ferraz. EFE/J.P. Gandul

MANUEL SÁNCHEZ

Un Pedro Sánchez sonriente y relajado mantuvo un encuentro informal con los medios de comunicación para anunciar los primeros pasos que quiere dar como nuevo líder del PSOE y sus primeras decisiones políticas que, de momento, van a estar muy condicionadas hasta la celebración del 39º Congreso del PSOE, los próximos días 16,17 y 18 de julio.

De hecho, este condicionamiento por la situación de interinidad hasta el cónclave socialista ha llevado a Sánchez a tomar la decisión de mantener las direcciones de los Grupos Parlamentarios en el Congreso, Senado y en Europa hasta entonces. Sólo sustituirá a Antonio Hernando tras su dimisión por uno de sus hombres de confianza, José Luis Ábalos.

También el hecho de que sea Ábalos está condicionado a que al ser miembro de la dirección del Grupo Socialista no es necesario que los diputados tengan que elegir una nueva dirección, ya que se trataría sólo de un cambio de funciones, y de hacerlo de otro modo podría forzar una votación entre los diputados. No obstante, todo apunta a que tras el Congreso, Ábalos no seguirá en este puesto y está llamado a otras responsabilidades.

Hará una dirección paritaria, intergeneracional y donde no va a primar el criterio territorial

También explicó el nuevo líder del PSOE que se siente “heredero” hasta el Congreso de las decisiones que ha adoptado la Comisión Gestora, dirigida por el asturiano Javier Fernández. Por este motivo, no forzará que se pida urgentemente la comparecencia en el pleno del Congreso de Mariano Rajoy por los casos de corrupción del Partido Popular, como pedía en la campaña; ni pedirá ahora su inmediata dimisión.

Sin embargo, no renuncia en modo alguno a ello. Lo hará cuando tenga definitivamente las riendas del partido y conforme los equipos de los órganos políticos, es decir, a partir del próximo periodo de sesiones. La ofensiva contra Rajoy, como ya informó Público, comienza en otoño.

En cuanto a la situación interna del partido, Sánchez se mostró tranquilo. Confía en que los delegados al Congreso reflejen lo que han votado los militantes y sean listas proporcionales y pactadas como, según apuntó, parece que va a ocurrir en Asturias, Valencia, Extremadura o Madrid, entre otras federaciones.

Por ello, apostó que quiere hacer una Ejecutiva donde se refleje esa pluralidad, aunque puso como condición que en la dirección debe haber lealtad clara al proyecto que él representa y que han ratificado los militantes.

Da su apoyo a todos los secretarios generales, y el pleno respaldo a Díaz para que vuelva a ser la candidata a la Junta de Andalucía

También dio un dato significativo, en la formación de la Ejecutiva no va a primar el criterio territorial, como hizo en el Congreso Extraordinario. Aseguró que tiene en la cabeza una Ejecutiva intergeneracional, paritaria y con personas que sean referentes en los ámbitos en los que va a trabajar. En este sentido indicó que va a haber una gran renovación en todos los ámbitos del partido y en numerosos cargos, así como una gran innovación en las estructuras de la Ejecutiva, sobre lo que no quiso precisar más.

Sánchez cree que, además, habrá grandes acuerdos en el proyecto del partido y, tal vez, algunas diferencias más en cuanto al modelo, pero indicó que él cumplirá con lo prometido a la militancia en la campaña.

Ha recibido las felicitaciones del rey y de todos los líderes políticos, pero no la de Rajoy ni la de ningún dirigente del PP

Además, indicó que él quiere dar todo su apoyo a los actuales secretarios generales, incluyendo a Susana Díaz, de la que no dudó que será de nuevo la candidata socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía, que son las elecciones más cercanas que hay en el horizonte político. Aseguró que Díaz contará con su pleno respaldo.

Finalmente, explicó que había recibido la felicitación por su victoria de los máximos dirigentes de todas las fuerzas políticas, también de los secretarios generales (aunque admitió que no había visto el mensaje en este sentido que le envió Emiliano García-Page), de los presidentes del País Vasco y Catalunya, y también del rey Felipe VI.

Lo que aseguró es que ni Mariano Rajoy ni ningún presidente del PP le había llamado para darle la enhorabuena. “No les ha debido gustar el resultado”, ironizó.