Público
Público

Sánchez ratificará la posición de ruptura en la Ejecutiva para incidir en su oferta programática

En Ferraz se insiste en que la última propuesta de Gobierno de coalición ha decaído, aunque no descartan que vuelva a plantearse en función de la posición de Iglesias en el debate. En el PSOE hay casi unanimidad en que ni el líder del Podemos ni los miembros de la dirección entren en el Consejo de Ministros. Se hacen cuentas con los votos de los independentistas,

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Vista general de la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, presidida el secretario general Pedro Sánchez, en Ferraz. EFE/Emilio Naranjo

Si Pablo Iglesias buscará ratificar su posición en la consulta que ha hecho a las bases de Unidas Podemos, es el mismo objetivo que este jueves persigue Pedro Sánchez en la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, donde quiere obtener el respaldo a la posición que anunció el lunes de retirar la oferta de Gobierno de cooperación a la formación morada, y presentarse a la investidura sólo con la oferta de un planteamiento programático progresista y de proyecto de país.

Así lo confirmaron este miércoles fuentes del PSOE, que no dudaron en asegurar que Sánchez verá respaldada su posición por unanimidad, porque casi la totalidad de los dirigentes del PSOE no apoya la entrada de Pablo iglesias en el Consejo de Ministros, ni de los principales dirigentes de ese partido.

Sánchez, además, expondrá las líneas generales que quiere llevar al discurso de investidura y pedirá aportaciones a los miembros de la dirección, porque su afán es presentar un discurso con un proyecto de país que sea sólido y atractivo para el electorado de izquierda, y que ponga difícil a Iglesias justificar que no apoyará la investidura porque no obtiene un cargo en el Consejo de Ministros, como mantienen los socialistas.

Desde Ferraz se insiste en que toda la oferta que llevará Sánchez a la tribuna del Congreso será programática, y mantienen que la última propuesta de Gobierno de cooperación, donde se contemplaba incluir a dirigentes “cualificados” de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros, ya no es válida. “Ha decaído por completo”, aseguran.

No obstante, las fuentes consultadas de la dirección federal no se atreven a descartar del todo que, dependiendo del tono y la posición con la que vaya Pablo iglesias al debate, se podría volver a rescatar tal ofrecimiento, aunque lo consideran una posibilidad remota.

Sánchez, además, quiere incidir en el discurso de la responsabilidad que tienen todos los grupos parlamentarios para facilitar la gobernabilidad del país, e insistirá en el ya manido argumento de que no hay otra alternativa. Ese mensaje irá dirigido fundamentalmente a PP y Ciudadanos.

Sánchez intentará dar ánimos a los suyos y trasladarles su convencimiento de que no va a una investidura fallida

También el candidato socialista intentará dar ánimos a los suyos y asegurarles que no va a una investidura fallida, tal y como repitió el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos durante todo el miércoles.

Sánchez, como hizo en la anterior reunión de la Ejecutiva, quiere trasladar su pleno convencimiento de que será presidente del Gobierno al final del a próxima semana tras la segunda votación, prevista para el jueves 25 de julio.

"Los independentistas hacen presidente a Sánchez"

De hecho, empieza a contemplarse también la posibilidad de que Sánchez supere la investidura con los votos a favor de los independentistas, nacionalistas y regionalistas, que sumarían más “síes” que “noes”, siempre que Unidas Podemos se mantuviese en la abstención que parece anunciar.

No obstante, los dirigente del PSOE ven con horror esta posibilidad. Y algunos hasta ya imaginan los titulares periodísticos: “Los independentistas hacen presidente a Sánchez”. Y, a continuación, resoplan.

Lo que también cobra más cuerpo en el PSOE es que no habrá septiembre, y que Sánchez no iría a una segunda investidura, salvo que lo tuviera todo bien cerrado de antemano y en los términos que propone. En este sentido, desde Ferraz se asegura que no es una medida de presión a iglesias, a quien le reprochan que sigue sin “coger la medida” a Sánchez, y aseguran que sino sale elegido en julio es bastante improbable que lo vuelva a intentar dos meses después.

Lo que sí es probable es que, tras la decisión que adopte la Ejecutiva, Sanchez contacte telefónicamente con los líderes de los tres grandes partidos para explicarle cuál es ya la posición definitiva con la que afronta el debate de investidura y hacer un último intento para que cambien de opinión.

Más noticias en Política y Sociedad