Público
Público

Sesión de control al Gobierno Pedro Sánchez recoge el guante de Podemos para pactar y Pablo Iglesias le anima a hacer "cosas históricas"

El presidente del Gobierno pide al PP que no haga oposición debilitando la convivencia entre españoles.

El presidente del gobierno Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control en el Congreso de los Diputados. - EFE

Pedro Sánchez entró por los pasillos del Congreso sonriendo y visiblemente relajado, con gran parte de su Gobierno detrás de él, para enfrentarse a la primera sesión de control en la Cámara Baja como presidente del Ejecutivo, mostrándose cómodo ante las preguntas que le formularon. Pero, sobre todo, marcó dos mensajes políticos claros: el territorio del PP en la oposición, y una voluntad de entendimiento con Unidos Podemos para hacer cosas juntos a lo largo de la legislatura.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, cumplió el papel que se esperaba. Denunciando los supuestos “patos ocultos” del Gobierno con los independentistas a cambio del apoyo que recibió en la moción de censura. Además, aseguró que la lealtad del PP será con los ciudadanos, España, la Constitución y el rey, pero no con el Gobierno socialista, “para eso tiene a ellos”, dijo, a la vez que indicaba con el dedo a la bancada independentista.

Hernando reprochó también que en las pocas semanas que lleva en el Gobierno haya aumentado el gasto público, y lanzó una advertencia: “No acabe usted como acabó Zapatero”.

Sánchez, sin leer papeles, volvió a pedir al PP lealtad no con su Gobierno, sino con el Estado, por lo que le animó a hacer oposición, “pero no a costa de debilitar aún más la convivencia entre los españoles”. En este sentido, el presidente del Gobierno recordó la feroz campaña del PP contra el Estatut de Catalunya, y pidió sentido de Estado. “No alimenten el agravio territorial, para eso están otros grupos parlamentarios que son más creíbles que ustedes”, afirmó, en una clara referencia a Ciudadanos.

A continuación, el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, interpeló al presidente sobre los permisos de maternidad y paternidad, pero tras su pregunta escondía una propuesta de entendimiento. Así, agradeció haber levantado los vetos de 16 proposiciones de ley presentada por su grupo parlamentario e incidió en hacer los deberes que “nos han puesto las mujeres de este país con la huelga del 8-M”. Para concluir afirmando: “Podemos hacer cosas históricas juntos por este país”, afirmó.

Sánchez recogió el guante y se comprometió a reconstruir los derechos y libertades recortados por el PP y a ampliarlos, y dio su apoyo implícito a las iniciativas legislativas ya presentadas sobre los permisos de maternidad y paternidad, y la brecha salarial. Todo parece indicar que, de momento, voluntad de pacto hay por las dos partes.

Más noticias de Política y Sociedad