Público
Público
catalunya

Sánchez se rodea de la élite económica catalana para anunciar los indultos y encaja la ausencia del Govern

La conferencia del presidente en el Liceu de Barcelona ha contado con personalidades del mundo económico como Javier Godó, Marius Carol, Javier Faus o Josep Sánchez Llibre. Dos jóvenes de la organización Arran interrumpen el anuncio de Sánchez con gritos a favor de la independencia y en contra de la medida de gracia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pronuncia la conferencia 'Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España', en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, a 21 de junio de 2021, en Barcelona.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pronuncia la conferencia 'Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España', en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, a 21 de junio de 2021, en Barcelona. David Zorrakino / Europa Press

Con la alfombra roja de las élites económicas y un independentismo contestatario reencontrado en las calles. Así ha llegado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al Liceu de Barcelona, donde ha anunciado formalmente la aprobación de los indultos a los presos políticos este martes en una conferencia pomposa a la cual no ha asistido ningún representante del Govern de la Generalitat, al considerarla propaganda. La asistencia se ha limitado a una determinada primera línea económica del país, después de que Sánchez recibiera la semana pasada el aval del empresariado para otorgar la medida de gracia a los dirigentes políticos presos. "Mañana, pensando en el espíritu nacional de la concordia, propondré al Consejo de Ministros conceder los indultos a los nueve presos independentistas", explicaba durante su discurso.

Apenas había transmitido el gran anuncio compareciendo ante su audiencia cuando unos gritos por parte de dos personas desde el fondo de la sala han hecho perder el hilo por unos instantes al jefe del Ejecutivo: "¡Independencia, es la única solución! ¡Visca la terra! ¡Los indultos son sumisión!", decían, mientras algunos de los asistentes les recriminaban la protesta: "No tenéis argumentos". "Todas las opiniones son bienvenidas", redirigía Sánchez desde el atril. Se trataba de dos invitados que, ataviados con una bandera de la organización juvenil Arran y una estelada, han asistido al acto con las invitaciones de los diputados de la CUP. Según ha podido saber Público, la policía los ha identificado una vez fuera de la sala. La acción la ha reivindicado Arran, que ha difundido el video del momento:

En las puertas del Liceo, el presidente español ya se encontraba con la contramanifestación organizada en las puertas del teatro. Los selectos invitados se han topado con la movilización de centenares de personas convocadas por Òmnium Cultural, la ANC, Poble Lliure -partido integrado dentro de la CUP- y la organización juvenil La Forja, donde sí que han asistido los diputados anticapitalistas Dolors Sabater, Xavier Pellicer y Carles Riera. Un completo despliegue de la Brigada Móvil (Brimo) de los Mossos ha blindado los accesos, a pesar de que los manifestantes han podido llegar a sus puertas para recibir algunos de los asistentes ante la mirada atónita de los recién llegados turistas postcovid que empiezan a repoblar las terrazas de paella y sangría de la Rambla. Los convocantes lamentan que los indultos se olviden de los 3.000 represaliados independentistas desde el referéndum. De hecho, llegan pocos días después de la condena a cinco años de prisión al joven Marcel Vivet por participar en una manifestación contra el sindicato policial Jusapol. 

Por su parte, los invitados, de traje y corbata, llegaban a pie o en coche blindado, como lo ha hecho el conde Javier Godó, encontrándose con silbidos, proclamas independentistas y algún bote de humo. Otros, como el exjefe del PSC Pere Navarro optaban por escabullirse por detrás y acceder por la calle Sant Pau a hurtadillas. A Pedro Sánchez lo ha recibido la delegada del Gobierno español en Catalunya, Teresa Conillera, en el acceso principal.

Asistencia de pedigrí

La "sociedad civil" con la cual el Gobierno aseguraba que contaría en Catalunya ha se ha conformado mayoritariamente por el alto empresariado del país: Javier Godó, III Conde de Godó; el exdirector de La Vanguardia Marius Carol y el director actual, Jordi Juan; el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, o el presidente de la patronal Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre. También han asistido los líderes de los sindicatos mayoritarios, Camil Ros (UGT) y Javier Pacheco (CCOO), así como Josep Ramon Bosch, el expresidente de Sociedad Civil Catalana (SCC) y de la organización de extrema derecha Som a Temps.

El mundo político ha contado con una amplia representación del universo socialista, con los diputados en el Parlament catalán Eva Granados, Alicia Romero, Ferran Pedret y Ramon Espadaler, secretario general de Units per Avançar, así como alcaldesas destacadas cómo Nuria Marín (l'Hospitalet de Llobregat) o Raquel Sánchez (Gavà). También se ha visto el exalcalde de Barcelona y exministro socialista, Joan Clos. Los comunes tampoco han afeado la presencia del presidente español y han hecho acto de asistencia la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los diputados de En común Podem Jéssica Albiach y David Cid.

La gran ausencia ha venido desde la Generalitat, molesta por la llegada sobrevenida del Ejecutivo español a quien acusan de haber convocado la conferencia con el único objetivo de sacar rédito político. El presidente catalán, Pere Aragonès, ha mantenido su agenda y ha partido a visitar las Terres de l’Ebre, mientras el vicepresidente Jordi Puigneró calificaba el acto de "marketing": "Tendría que ir al Parlament, que es donde rae la soberanía del pueblo de Catalunya, y dar las explicaciones pertinentes". La presidenta del Parlament, Laura Borràs, también plantaba Sánchez con una carta donde le reprochaba "la actitud represiva" del Estado: "El verdadero reencuentro que deseo que se produzca bien pronto es el del Estado español con la vía de la política y de la negociación". 

Una vez finalizado el acto, Sánchez ha bajado del atril y ha empezado a recorrer el pasillo para ser el primero en salir. Su paso lo ha entorpecido la militante histórica de Unió Democràtica Guiomar Amell que, ante la sorpresa de todo el mundo, se ha levantado con una tímida posición contestataria llevando una mariposa amarilla en la camisa. Sánchez la ha invitado a acompañarlo y, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en Catalunya, han mantenido una breve conversación de "cordial" y "satisfactoria"

Más noticias