Público
Público

Sanitarios en Madrid - Covid19 Reutilización de EPI's tras limpiarlos con lejía: así trabaja un centro de salud tras seis semanas de pandemia

Los médicos de familia, colectivo que concentra el mayor número de fallecidos por covid-19, van a tener el papel más relevante en la desescalada que preparan el Gobierno y las Comunidades Autónomas. Sin embargo, el personal continúa desprotegido, como denuncian los trabajadores sanitarios en Madrid. Esta es la realidad que vive uno de los centros de salud madrileños: reutilización de EPIs, mascarillas inútiles y media plantilla de baja.

Covid Centro de Salud Goya
El personal de atención primera sigue teniendo que lavar los equipos de protección y reutilizarlos, como muestra la imagen del Centro de Salud de Goya, en Madrid.

El Centro de Salud Goya, situado en la madrileña calle O'Donnell del barrio de Salamanca, sirve de muestra sobre cuál es la situación que viven los centros de atención primaria en los que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere que recaiga la salida de la pandemia, tal y como explicó la pasada semana el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Sin embargo, la Organización Médica Colegial de España alerta de que la mayoría de los médicos fallecidos (34 según los últimos datos conocidos) provienen de estos centros de salud  y de que la escasez de material de protección, los conocidos EPIs, se está tapando con amenazas directas a los trabajadores. Esto ha llevado al Sindicato de Enfermería (SATSE) a poner, el 17 de abril, una denuncia ante la Inspección de Trabajo en la que relata que "en algunos casos en los que la dotación de uniformes de trabajo por profesional no es suficiente, [los trabajadores] se ven obligados a llevarse a sus domicilios dichos uniformes para su lavado puesto que, aunque el Servicio de Lavandería ha incrementado la frecuencia de recogida y entrega de pijamas y batas, no se garantiza que diariamente vayan a tener a su disposición un uniforme limpio".

En el centro de salud de Goya, el botón de muestra de la atención primaria en Madrid, el personal que aún continúa al pie del cañón hace un retrato de lo que es el día a día y de la opacidad de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid, dirigida por Enrique Ruiz, sobre la realidad que allí viven.

Balance de bajas: personal bajo mínimos

El balance del personal no lanza buenos datos. Seis médicos de baja, aunque con la prueba PCR positiva sólo tres, uno de los cuales es el director de centro, "aunque no ha visto ningún paciente desde que empezó la pandemia", explican fuentes del centro.

Esto ha llevado a que la dirección del centro de salud quede en manos de la jefa de Enfermería, departamento en el que hay cinco personas de baja por sospecha de coronavirus aunque sólo una ha dado positivo en los test. De las otras cuatro, una dio negativo dos veces y las otras llevan esperando mas de 15 días la realización de la prueba, porque "según la responsable de Enfermería ya no se pueden hacer en el centro. Solo se puede hacer al personal de seguridad y servicios esenciales", aseguran. 

De las tres auxiliares que hay, todas han tenido síntomas: una tiene confirmado el contagio tras hacerle las pruebas y las otras dos llevan más de 15 días a la espera de que puedan hacerla. Una de las que no tiene prueba está contagiada casi con toda toda seguridad, debido a que su marido esta ingresado con neumonía.

No mejora la situación en las Unidades de Apoyo (matronas, fisioterapeutas y odontólogos): uno de los fisios ha pasado ya la covid-19 y se ha reincorporado, las otras tres personas formaron parte de la comisión de dirección y han estado mucho tiempo a la espera de la PCR, de hecho no todas han conseguido que se la hicieran.  

De las residentes se han contagiado dos, que además del trabajo en atención primaria hacen guardias en el cercano hospital de La Princesa, y de las cuatro pediatras que hay en Goya, tres han dado positivo en covid-19. No se salva ni el personal de administración, cuya responsable estuvo ingresada en el hospital. 

"Nos han dicho verbalmente que hay alrededor de 1.800 personas contagiadas en atención primaria y que sólo se hacen 130 PCR al día, porque no pueden asumir más. Claro, no dejan que sean los laboratorios de los hospitales de La Princesa o el Gregorio Marañón quienes hagan las pruebas PCR, como se hacía en las primeras semanas. Ahora se mandan a la Fundación Jiménez Díaz, una entidad [pública, de gestión] privada que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso no hace más que fomentar y que acabarán pasando la factura, obviamente", explican desde el centro de Goya.

Amenazados por la falta de EPIs

Con este panorama es evidente que existe falta de personal en Atención Primaria, como ha denunciado el Ilustre Colegios de Médicos la pasada semana, aunque la Comunidad de Madrid ya ha dejado claro que no contratará a los 10.000 sanitarios que han estado trabajando durante los momentos críticos de la pandemia y que han servido, por ejemplo, en el hospital de campaña de IFEMA. 

La dirección del Centro de Salud de Goya ha sido asumida por la jefa de Enfermería al no haber nadie sin contagiar que ocupe el puesto. "Y es ella -denuncian los trabajadores- quien guarda los trajes de protección bajo llave y nos indica que los tenemos que reciclar, lavándolos y tendiéndolos en el propio centro mientras acude a las televisiones como Telemadrid y La Sexta asegurando que en Madrid la atención primaria tiene cubierta las necesidades de material. Es más, nos acabamos de enterar de que tiene 50 buzos guardados y unos 10 EPIs que necesitaríamos utilizar y, además, ella es la única que lleva mascarilla FPP2 aunque no pasa consulta, ni sale del despacho ni tiene contacto con ningún paciente. Ella dice que tiene obligación de llevarla y que ya le gustaría poder llevar una quirúrgica, que las otras se clavan... No sabemos quién la obliga a ello ni por qué".

Las caretas protectoras que guardan bajo llave en el Centro de Atención Primaria de Goya, al igual que EPIs y otro material de protección.

"La falta de Equipos de Protección Individual (EPIs) y la necesidad de dar una aparente sensación de normalidad en los centros asistenciales y sociosanitarios está provocando que aumenten las órdenes verbales hacia el personal sanitario para que alargue la vida útil de los elementos de prevención (monos, gafas, mascarillas, etc.), aún en contra de lo indicado por los fabricantes", denuncian desde el sindicato de enfermería SATSE.

Además, "la normativa que dicta el Ministerio de Sanidad está ignorándose reiteradamente en las diferentes instituciones sanitarias y sociosanitarios de la Comunidad de Madrid, ejemplo de ello es que en los centros de salud se pide que se reutilicen los monos, rociándolos con una solución con lejía, o que un mismo equipo de protección se reutilice en varios avisos domiciliarios, hecho éste que pudiera incumplir, incluso, las propias recomendaciones de los fabricantes".

"Las mascarillas nos tienen que durar alrededor de 15 días. Al principio llegaban las batas impermeables, para ahorrar o prevenir la escasez se decidió probar -sin que en las instrucciones del fabricante venga nada- a esterilizarlas en la máquina donde se esteriliza el material y, casualidades de la vida, a las dos semanas nos quedamos sin auxiliares... todas de baja con síntomas de coronavirus", relata un miembro del personal sanitario. 

Carta enviada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, donde da órdenes de reutilizar los EPIs a pesar del riesgo que conlleva.

Añade otro representante del Centro de Salud de Goya: "Ahora solo llegan buzos, aunque en almacén quedan EPIs; no sabemos muy bien cuántos, porque hasta esta semana que lo hemos solicitado de forma insistente, la cantidad de material que entra y sale del almacén es puro secreto. Se nos dio la orden verbal de que cuando usemos un buzo nos bañemos en solución diluida de lejía para quitárnoslo y tenderlos en una cuerda que ha comprado e instalado la responsable de Enfermería para guardarlos como "plan B" (palabras textuales), por si deja de llegar material. Esta orden verbal se basa en una nota de la Consejería de la Comunidad de Madrid del 8 de abril, donde solo lo recomiendan si no han estado en contacto estrecho con pacientes sospechosos de covid-19. Nos negamos a ello porque donde se usan es en la consulta, en la que se ve a esos pacientes y, por lo tanto, sí hay contacto estrecho".  

Sin medios para la asistencia a domicilio

En la denuncia presentada por SATSE también aseguran que "las enfermeras de los centros de salud que acuden a los avisos domiciliarios de pacientes con covid-19 han de reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios, portándolos de un sitio a otro en una bolsa de auto cierre. Debido a la escasez de EPIs, tienen que reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios. También lo hacen con las mascarillas durante varios días; tienen que lavar, en dilución de agua y lejía, las gafas y pantallas protectoras o pulverizar con esta dilución las batas o monos para poder llevarlos días y días e, incluso, para que lo reutilicen sus compañeras/os debido a la escasez e incluso inexistencia en algunos casos de EPIs".

Las mascarillas que ordenó retirar el Ministerio de Sanidad y que estuvo utilizando el personal de atención primaria, donde se encuentra un gran número de personal sanitario contagiado por coronavirus.

Desde el Centro de Salud de Goya confirman que esta desorganización está ocurriendo y aseguran que las mascarillas que empleaban fueron retiradas por la Comunidad de Madrid debido a una orden del Ministerio de Sanidad, mientras que las instrucciones de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid instan a reutilizar todo. 

El Ministerio de Sanidad ordenó retirar las mascarillas defectuosas que habían llegado mientras que la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid manda reutilizar el material.

"La actual responsable dice que enfermería debe ir a las curas de más de 30 minutos con EPIs, aunque nadie en el domicilio sea sospechoso de covid-19. Protestamos porque eso es un mal uso de EPIs, pero la respuesta que nos da la jefa de Enfermería es que pueden llegar a escasear. También tenemos problemas con el uso de mascarillas FPP2, porque hay compañeros a los que se les ha facilitado sin estar en contacto directo con pacientes de coronavirus, pero no nos han dado ninguna respuesta", dice otro de los trabajadores.  

-----

AVISO ACLARATORIO

Esta noticia ha sido objeto de rectificación a solicitud del director y de la jefa de Enfermería del Centro de Salud Goya en Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad