Público
Público

Sentencia procés Las concentraciones en las delegaciones del Gobierno y los cortes de carreteras marcan el segundo día contra la sentencia

La jornada ha sido notablemente más tranquila que la del lunes, si bien la tensión ha subido en algunas ciudades, como Barcelona, Lleida y Tarragona, cuando han terminado las concentraciones convocadas por el ANC y Òmnium Cultural. Durante el resto del día ha habido numerosos cortes de carretera, los más importantes en Vic y Girona.

Miles de manifestantes ante los Mossos en una de las calles del centro de Barcelona. /REUTERS

La segunda jornada de protestas contra las condenas del Tribunal Supremo a los dirigentes independentistas ha sido menos agitada que la del lunes y ha concentrado las mayores concentraciones avanzada la tarde. Con todo, ha habido acciones durante todo el día, sobre todo mediante cortes de carretera. LA ANC y Òmnium Cultural han convocado sentadas con velas en las capitales provinciales -ante las delegaciones del Gobierno español- y en espacios emblemáticos, como los juzgados, en diferentes capitales comarcales. En algunos casos, como en Barcelona, Lleida y Tarragona, se han producido algunas cargas de los antidisturbios de los Mossos, si bien las movilizaciones se habían desarrollado con tranquilidad.

En Barcelona unas 40.000 personas se han concentrado en el entorno de la Delegación del Gobierno, situada en la calle Bruc. Y decimos en el entorno porque agentes tanto de los Mossos como de la Policía Nacional han blindado el edificio con un perímetro de seguridad para impedir que los manifestantes se aproxime. Antes de las siete de la tarde voluntarios de Òmnium Cultural repartían velas amarillas en las esquinas que rodean la delegación. Ríos de gente recorrían las calles del Eixample que rodean el edificio pero el perímetro de seguridad controlado por los Mossos y la Policía Nacional era infranqueable. "¿De qué tienen miedo, de qué nos comamos a la Cunillera [en referencia a la delegada del gobierno]?", se preguntaba Pilar con un dejo de indignación.

Así que los asistentes se han concentrado en la esquina de Mallorca con Bruc donde estaba el escenario instalado por Òmnium y el ANC pero también llenaban el resto de vías. Circulación cortada y un helicóptero plantado en el cielo. Los que se querían acercar al punto donde se había convocado la movilización lo hacían tanto como podían, y si era necesario detenerse en el Paseo de Gracia y llenarlo de gente, se llenaba. El objetivo era hacer una sentada pacífica, y escuchar las palabras de los presos transmitidas por amigos y familiares, que han leído sus cartas. "Venimos a protestar por la sentencia, no nos podemos quedar en casa. Saldremos todos los días, estamos de duelo, estamos cabreados", explicaba Jordi. Tiene 38 años y llegado desde la calle Sepúlveda sólo, su mujer se había quedado en casa con su hija de dos años.

"¡Contra la sentencia, reincidencia! Somos culpables por manifestarnos, para votar, por desobedecer pacíficamente. Reincidimos porque somos demócratas y pacíficos, porque volveremos a defender nuestros derechos y libertades para que lo volveremos a hacer "recitaba Cristina, estudiante de medicina. Estaba sentada con algunos compañeros de clase móvil en mano. Antes de escuchar los parlamentos validaciones de QR [para poder acceder a la app del Tsunami Democràtic], intercambios de impresiones y cierta calma tensa. En los altavoces instalados sonaba música pero algunos de los concentrados empezaban a gritar "fuera la música, fuera la música", y la música dejaba de sonar para dar paso a gritos de "libertad presos políticos". "No estamos aquí para celebrar nada, por ello llamamos fuera la música, ocuparemos las calles hasta que hagan caso" explicaban vez Marta y Gemma, ayer fueron al aeropuerto, y tienen previsto seguir todas las movilizaciones previstas.

"Llevamos muchos años de represión"

La actriz Mercè Martínez ha abierto el acto, agradeció la asistencia y pidió a todos los presentes que se sentaran para hacer un minuto de silencio y encender unas velas que simbolizan la luz de la libertad. Después de este minuto de silencio protagonizado por muchas caras tristes pero con miradas llenas de determinación, Marcelina Bosch ha leído una carta de Oriol Junqueras donde el ex vicepresidente del Gobierno ha recordado que hace precisamente 79 años fusilaron al presidente Companys y que el franquismo ocupó Catalunya para hacer daño y borrar la República. "Resistimos siempre firmes, viva la libertad y viva la República", ha escrito Junqueras para terminar la carta.

Por su parte, Irene Martín ha leído la carta de la ex presidenta del Parlamento Carmen Forcadell, que ha asegurado que "sabíamos que no nos absolver porque el juicio ha sido político. (···) No debemos permitir que la censura entre el Parlamento, la libertad de expresión es la esencia de la democracia". Palabras de gratitud para las personas que siguen firmes y participan en las movilizaciones y un mensaje común conecta todas las cartas de las presas y los presos que se han escuchado: ahora que el autoritarismo y la represión son más fuertes que nunca hay que resistir. "Yo estoy aquí por la sentencia, ayer trabajé de noche y no pude ir al aeropuerto pero hoy sí, y ya te digo que la noche será larga. llevamos muchos años de represión", argumenta Alex, un joven de 22 años de Cerdanyola y bandera estelada atada al cuello.

Elisenda Paluzie (ANC) y Marcel Mauri (Òmnium) han sido los últimos en hablar. "La lucha no violenta nos protege", han enfatizado ambos. Pero el punto y final lo ha puesto Lluís Llach cantando la Estaca. "Lo volveremos a hacer, ya lo estamos haciendo", ha argumentado el cantautor. Aplausos y gritos de libertad, el sentimiento de injusticia que se respiraba entre todas las personas que esta noche han salido a la calle es inmenso y se pegaba, quizá porque como ha señalado Jordi Turull a través de su compañera, Blanca Bragulat, "Catalunya la palabra resignación no la conoce ". Cuando el acto acababa, la esquina de Bruc con Mallorca ha quedado limpia, pero los auriculares que colgaban de las orejas y los mensajes hacían correr que una esquina más allá las cargas policiales y los enfrentamientos se repetían.

Cortes de carreteras durante horas

La concentración de Barcelona ha sido la más numerosa, pero no la única de una jornada que no ha repetido el poder de convocatoria del lunes. En esta ocasión, las movilizaciones de la tarde se han realizado en las capitales provinciales y en algunas capitales comarcales. En Girona, por ejemplo, se han reunido unas 9.000 personas, según los Mossos; en Lleida, lo han hecho unas 6.000, según la Guardia Urbana; varios miles en Tarragona, en Terrassa, unas 2.000; en Vic, cientos han sentado ante los juzgados de la ciudad; en Tortosa, cientos de manifestantes han ocupando el Puente del Estado. Igualada, Mataró o Puigcerdà son otras ciudades donde el ANC y Òmnium Cultural han convocado concentraciones en contra de la sentencia. En Lleida y en Tarragona también ha habido cargas de los Mossos.

A parte de las concentraciones de la tarde, durante todo el día ha habido otras acciones de protesta, si bien con menor incidencia que durante el lunes. Lo más común han sido cortes de carreteras repartidos en diferentes puntos de la geografía catalana. El más continuado ha sido el que se ha hecho en Gurb (cerca de Vic, en Barcelona), donde confluyen la C-17 y la C-25 (el Eix Transversal). Se ha alargado durante más de cinco horas durante la mañana, hasta que los Mossos lo han desalojado, pero por la tarde se ha vuelto a formar y en el momento de cerrar este artículo se mantenía, con cientos de manifestantes y la presencia de antidisturbios de la policía catalana. De cortes, sin embargo, ha habido mucho más. En Girona, por ejemplo, se ha cortado durante cerca de una hora la AP-7, también se ha ocupado la calzada en la N-2 en Mataró, en la C-65 en Bescanó (Girona), a la N-260 en Olot o la C-58 en Terrassa, entre otros. Además, durante la tarde se ha cortado un rato la circulación de trenes de Cercanías entre Tarragona y Reus.

Más noticias de Política y Sociedad