Público
Público

Sijena El estado de los bienes de Sijena reaviva la tensión entre Aragón y Catalunya

El director del Museu de Lleida, Josep Giralt, el responsable del centro del que hace un año, de madrugada, se sacaron los bienes, ha expresado su "preocupación" por el estado de las 44 obras artísticas en el monasterio.

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4

Parte de las obras que forman los bienes de Sijena. / Europa Press

El estado de 44 piezas artísticas del patrimonio del Monasterio de Sijena, lugar en el que se encuentran actualmente tras ser depositadas hoy hace un año provenientes del Museu de Lleida, ha reavivado, e incluso recrudecido, las relaciones de tensión que tienen Aragón y Catalunya en estos momentos.

El presidente de los aragoneses, Javier Lambán, ha trasladado precisamente al Monasterio de Sijena, lugar en el que se encuentran esas 44 piezas, la reunión semanal del Consejo de Gobierno, y lo ha hecho para erigir este pequeño municipio de la provincia de Huesca en "símbolo" del Estado de derecho frente a las "falacias y mentiras" de la Generalitat de Catalunya, a cuyo titular, Quim Torra, ha tachado de "personaje estrafalario y fascistoide".

Ha añadido que con él no ha hablado ni un solo minuto desde que ascendió a la Presidencia del Govern, aunque acto seguido ha matizado que le resulta improbable, por no decir imposible, que pueda compartir con él una conversación de media hora.

Desde Catalunya, aunque no con términos de este cariz, también se han vertido críticas por la gestión que el Gobierno aragonés está haciendo para la conservación y exposición de los bienes en Sijena. El director del Museu de Lleida, Josep Giralt, el responsable del centro del que hace un año, de madrugada, se sacaron los bienes, ha expresado su "preocupación" por el estado de las obras en el monasterio.

El presidente de Aragón ha anunciado que volverá a presentar una demanda para exigir el retorno de los bienes

Ha hablado en un acto organizado para presentar el libro Operació trasllat. Art de Sixena, que rememora aquellos sucesos, envueltos, cabe recordar, por la tensión social que entonces se vivía en Catalunya por la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Giralt ha lamentado que la Justicia aragonesa haya desestimado dos recursos interpuestos por la institución que dirige con los que pedía participar en el seguimiento del estado de las piezas. A su juicio, es pertinente "la duda" sobre que estos bienes se encuentren correctamente conservados, habida cuenta de "las humedades y la salinidad existentes en el monasterio" oscense.

En Barcelona, la consellera de Cultura, Laura Borràs, ha incidido en la ausencia de garantías que la Generalitat tiene sobre el estado de conservación de los bienes y en el pesar que el traslado causó en un sector de la clase política catalana; ha considerado aquella madrugada del 11 de diciembre de 2017 como "una noche de infausta memoria".

El presidente de Aragón, por su parte, ha anunciado que a finales de año o a comienzos del que viene volverá a presentar una demanda para exigir el retorno de los bienes que cree forman parte del patrimonio aragonés. Un año después, por tanto, ahora con Torra al frente de la Generalitat, la tensión entre dos comunidades vecinas no se ha suavizado.

Para Lambán, tal y como ha proclamado este martes en el mismo Monasterio, de cuya capacidad de conservación duda el Museu de Lleida o el propio Govern, las palabras que provienen de Catalunya son "mentiras y falsedades", y ha nombrado como ejemplo el argumento esgrimido desde el independentismo que achaca al 155 el operativo de devolución de los bienes.

Nada que ver, ha afirmado el presidente aragonés, del PSOE, ya que, si se hizo todo el operativo, fue para cumplir una sentencia judicial ante la inacción de la Generalitat. Además, ha recalcado, Aragón sufrió "un expolio" al inicio de la Guerra Civil que aún no se ha restituido en su totalidad.

También son "mentiras" las declaraciones que ponen en duda la capacidad de conservación del Monasterio de Villanueva de Sijena. "Aragón -ha apostillado- puede dar lecciones a los expertos catalanes sobre conservación".

Una larga lista de disputas entre dos territorios vecinos

La conflictiva historia de estos bienes, por consiguiente, ha recorrido hoy un tramo más de una larga lista de disputas entre dos territorios vecinos. Disputas que abarcan una vasta colección de piezas artísticas, desde piezas escultóricas y tallas a pinturas y murales.

Sobre su tenencia y propiedad, sobre su conservación y exposición, han litigado durante años las administraciones aragonesa y catalana. Por ejemplo, en 1996, el Gobierno hoy presidido por el socialista Lambán intentó ejercer el derecho de retracto para hacerse con las piezas, pero Catalunya optó por la vía de los tribunales.

El Tribunal Constitucional, los tribunales ordinarios, las audiencias provinciales... Son diversas las instancias jurídicas que han ido dirimiendo este litigio cuyo desenlace fue fechado por el juez: el 11 de diciembre de 2017. Sin embargo, la pugna por los bienes de Sijena y por otros vestigios patrimoniales de distintas zonzas aragonesas aún no ha acabado.

Más noticias en Política y Sociedad