Público
Público

Bárcenas y el PP llevan al Congreso su pacto de silencio y no agresión

El antiguo tesorero de la formación conservadora apenas contesta a unas preguntas de tipo personal con tono displicente e incluso desafiante, pero no aporta ningún dato sobre la financiación del partido

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

El extesorero del PP Luis Bárcenas, a la salida de su comparecencia ante la comisión de investigación de la supuesta financiación ilegal del PP en el Congreso de los Diputados. EFE/Chema Moya

La comparecencia de Luis Bárcenas ante la comisión parlamentaria de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP no ha servido absolutamente para nada relacionado con el objetico de los comisionados. Eso sí, ha puesto de manifiesto que su silencio es el resultado de un acuerdo con el PP, el beneficiario último de la ausencia de respuestas a preguntas muy incómodas.

Bárcenas se ha acogido, como ya se conocía previamente, a su derecho a no declarar en sede parlamentaria con la justificación de que sus palabras podían dañar su derecho a la defensa. El ex tesorero y ex gerente del PP está procesado en dos causas, Gürtel y financiación del PP; la primera de ellas en fase de juicio oral.

Partiendo de esa premisa, el compareciente, que ha entrado solo en la amplia sala Constitucional del Congreso de los Diputados, se ha mantenido en silencio tras escuchar, una tras otra, decenas de preguntas formuladas por los diferentes portavoces parlamentarios. Su voz, después del anuncio inicial de que no iba a contestar, tan solo se ha oído en la sala de forma ocasional y nunca para aportar datos sobre el asunto en cuestión.

De personalidad fuerte, Bárcenas tan solo ha hablado para mantener rifirrafes con sus interrogadores. Tras aguantar estoicamente el interrogatorio inicial de la portavoz socialista, Isabel Rodríguez, que ha incluido dos videos de su declaración en el juicio Gürtel. Y ha sido para “defender” al PP.

“Son ustedes, no el juez, quien califica al PP de organización criminal”, ha exclamado Bárcenas, interrumpiendo el parlamento de la diputada socialista. Ha sido un aviso de cual iba a ser su actitud; cuando ha abierto la boca siempre ha sido para interrumpir a su interpelante de turno, y en ocasiones con tono desafiante. Lo ha sido con el portavoz de Ciudadanos, Toni Cantó, quien le ha exigido que tras cada pregunta “verbalice su negativa a contestar, no se quede en silencio”.

El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su llegada al Congreso para su comparecencia en la comisión de investigación de la supuesta financiación ilegal del PP. EFE/Javier Lizón

Una petición que no ha sido acogida por el presidente de la comisión, el diputado canario Pedro Quevedo, pese a la reclamación del diputado de la formación naranja. Eso le ha dado alas al compareciente, quien ha reiterado que no lo iba a hacer “y menos con su tono, como si actuase como si estuviera en un teatro”. “Y usted se comporta como si estuviera en un `salón ´de una película de vaqueros y de indios”. Le ha contestado Cantó en medio de un ambiente tenso.

Los interrogatorios de Isabel Rodríguez y de la portavoz del grupo Unidos Podemos, Irene Moreno, han sido los más incisivos y concisos para perseguir los objetivos de la comisión, pero ha sido inútil. A la representante de la bancada morada tan solo se ha dignado a contestarle “los buenos días” y a matizarle que “solo estuve un año como tesorero(del PP)”.

Tan solo al final ha entrado al trapo de las preguntas de Montero para explicar que “era el tesorero del partido quien elaboraba el presupuesto de las campañas electorales y, en previsión de los votos que se pensaban obtener, solicitaba los créditos. Yo (en su calidad de gerente) ayudaba a hacer los presupuestos (electorales) y su seguimiento”, ha dicho. En otro momento ha sentenciado: “El PP no tuvo nada que ver con Gürtel, luego ya vendrán los papeles”.

“¿Se ha enriquecido usted con 300.000 euros de la cahja B del PP?”, le ha preguntado Irene Montero. “En ningún caso, ni con 300.000 ni con 8.000”. “Yo no me he quedado nada de las finanzas del partido”, ha respondido a continuación. Y sobre el interés de la diputada por su elevado patrimonio ha respondido:”Ya que hace usted un seguimiento tan minucioso (…), se habrá dado cuenta de las horas dedicadas a actividades profesionales que me han permitido tener una oposición desahogada”.

Pero todavía ha tenido ánimo para seguir: “…, al igual que el señor Monedero con Venezuela, nada distinto”, en alusión a uno de los cofundadores de Podemos. Según la diputada, “el silencio y la actitud son un insulto a la ciudadanía y una obstaculización de los trabajos de la comisión”. “Yo no soy el responsable de la torpeza de haber convocado esta comisión cuando hay causas judiciales abiertas. Mi derecho a la defensa está por encima de la soberanía nacional”, ha dicho con rotundidad.

También se ha mostrado displicente durante el interrogatorio del portavoz de ERC, Joan Tardá, cuando le ha interrumpido para recriminarle el caso del ex conceller de ERC Jordi Ausàs, condenado por contrabando de tabaco. “Ya no era cargo público y en 24 horas se le echó”, le ha contestado Tardá. “Pero luego le han colocado en una empresa sobre Catalunya y libertad, de las suyas…”, ha dicho Bárcenas.

El resto de la comparecencia de Bárcenas, que ha estado recibiendo a través de un ujier unos papelitos enviados por su abogado, Joaquín Ruiz de Infante, presente en la sala, no ha tenido mayor historia para el objeto de la comisión. No ha aportado ningún dato para aclarar la presunta financiación ilegal del pp.

Si acaso, en una de sus intervenciones durante el rifirrafe con Cantó ha negado que fuese él quien le llevase sobres con billetes de 500 euros y cajas de puros. Y ha dicho que era Álvaro Lapuerta, aunque no ha aclarado si eran los billetes o las cajas de puros.

Sorprendentemente, Bárcenas ha hablado más para responder, incluso con gestos, durante la intervención de ÓskarMatute, el diputado de EHBildu en nombre del grupo mixto. Pero todas han sido sobre aspectos de calendario y algunas precisiones sobre su currículo.

Finalmente, el portavoz del PP, Carlos Rojas, quien se ha ido por las ramas para intentar descalificar la convocatoria de Bárcenas, a quien no se ha dirigido en ningún momento. La oposición le ha recriminado esa actitud y sobre todo los socialistas por sacar a relucir comentarios de Margarita Robles, la actual portavoz, cuando en su día consideró que esa comisión interfería en los trabajos de la justicia.

Más noticias en Política y Sociedad