Público
Público

Silvia Clemente Casado corre a respaldar a su líder en Castilla y León ante la crisis interna del partido

La repentina marcha de Silvia Clemente, presidenta de las Cortes de Castilla y León, ha pillado por sorpresa a Pablo Casado. Este viernes el presidente del PP se ha desplazado a Navas del Marqués (Ávila) dónde ha mantenido un encuentro con la persona que ha motivado la marcha de Clemente, Alfonso Fernández Mañueco.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

Silvia Clemente, expresidenta de las Cortes de Castilla y León, Pablo Casado, líder del PP y Francisco Vázquez, secretario general del Partido Popular en Castilla y León en 2016. EFE

La repentina marcha de Silvia Clemente, presidenta de las Cortes de Castilla y León, ha pillado por sorpresa a Pablo Casado. Este viernes el presidente del PP se ha desplazado a Navas del Marqués (Ávila) -un acto que no tenia previsto en agenda-, dónde ha mantenido un encuentro con la persona que ha motivado la marcha de Clemente, Alfonso Fernández Mañueco, el candidato 'popular' a presidir la Comunidad Autónoma, al que ésta acusó de actuar con "hipocresía" y alentar "campañas de difamación" contra ella. "No creo en este proyecto", afirmó Clemente en una comparecencia ante los medios de comunicación este mismo jueves. 

Casado ha asegurado que tenía una buena relación con Clemente y que ha sido una "sorpresa desagradable" su marcha, pero ha querido dejar claro que no comparte "en absoluto" las apreciaciones sobre Mañueco, a quien respalda.  Ha destacado que Clemente "no quiere hacer daño al PP porque es hacerse daño a sí misma" y que ha dejado la política. Sin embargo, algunas informaciones apuntan a que Clemente podría dar el salto a Ciudadanos, la diputada se reunió hace un mes con Pablo Yáñez, el hombre fuerte de Rivera en la comunidad.

Clemente ha estado cuatro años al frente del Legislativo de Castilla y León y ha sido consejera de varios departamentos de la Junta entre 2003 y 2015, bajo la presidencia de Juan Vicente Herrera. La segoviana se marcha con críticas no solo a Mañeuco, también al Grupo Popular; alega que algunas de las últimas posiciones de su partido en materias como la Ley del Colectivo LGTBI, en el cambio de presidentes del Consejo Consultivo y el Consejo de Cuentas y en la falta de convocatoria de la comisión de investigación de las eólicas le han parecido "inasumibles".

La conservadora sonaba como candidata a ser sucesora de Herrera, después de que Rosa Valdeón fuese apartada de la política activa tras dar positivo en un control de alcoholemia cuando era vicepresidenta de la Junta y consejera de Empleo, pero la 'popular' no consiguió el puesto. De hecho, Clemente se muestra ahora arrepentida de haber apoyado a Mañueco para ganar las primarias para liderar el partido: "Lo único que pretendía era que yo no me presentara a ese proceso de renovación".

Entre los motivos, cabe destacar la información publicada por eldiario.es el pasado mes de diciembre y que ha suscitado mucho interés por parte de la oposición en las Cortes castellano-leonesas. El marido de Clemente se gastó, presuntamente, más de un millón de euros en la reforma de lujo de una vivienda con dinero de origen desconocido. Una reforma, por otra parte, ilegal, pues no se solicitó la preceptiva licencia para las obras.

Más noticias en Política y Sociedad