Público
Público

La situación de Catalunya Sánchez dice que la oferta de Torra sólo satisface a la mitad de los catalanes

Insta al president de la Generalitat a abrir un diálogo entre independentistas y no independentistas, y relativiza sus amenazas de abrir las cárceles si hay fallo condenatorio: "Aunque no se compartan las sentencias, hay que acatarlas", dijo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto al primer ministro de Suecia, Stefan Löfven (i), durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión que han mantenido en Enköping (Suecia). EFE/Mariscal

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, admitió este miércoles que siguió “atentamente” la intervención que hizo el presidente de la Generalitat, Quim Torra; pero mantuvo la postura del Gobierno que pasa por el diálogo y la negociación dentro de la Constitución y por un mayor autogobierno.

Sánchez indicó que su Gobierno se toma muy en serio la propuestas de diálogo que se está abriendo con la Generalitat, “porque es nuestra obligación y porque la política no puede enquistar los problemas, sino resolverlos”; dijo.

El presidente del Ejecutivo, en una conferencia conjunta con el primer ministro sueco Stefan Löfven, insistió en que el presidente catalán debe abrir una gran debate entre nacionalistas y no nacionalistas, “porque la oferta que hizo el señor Torra solo satisface a una mitad de los catalanes”, afirmó.

Pedro Sánchez indicó que hay que buscar elemento que aúnen a la sociedad catalana y, en su opinión, los elementos aglutinadores son "la Constitución y el autogobierno”, dijo.

El presidente del Gobierno incidió en varias ocasiones en la necesidad de abrir ese gran debate con la sociedad catalana entre independentistas y no independentistas, y apuntó que debería empezar desde el Parlament, lamentando que se haya decidido que esté cerrado todo el mes de septiembre.

En este sentido, Sánchez indicó que Catalunya no tiene "un problema de independencia, sino de convivencia", que animó a que se afrontara para buscar soluciones desde el propio gobierno catalán.

En cuanto a la amenaza de Torra de que sólo aceptará una sentencia absolutoria para los políticos catalanes procesados o que abrirá las cárceles si no es así, Sánchez quiso rebajar el tono y se limitó a decir: “Aunque no se compartan las sentencias, hay que acatarlas”.