Público
Público
Únete a nosotros

La situación en Catalunya Tensión en el Grupo Socialista y preocupación en los 'barones', que piden a Sánchez mano dura en Catalunya

Varios diputados culpan del mal resultado en Andalucía a la complacencia con el independentismo. Lambán pide al Gobierno que intervenga y se deje de tratos con la Generalitat. Otros dirigentes políticos creen que se ha exagerado lo ocurrido este fin de semana y no hay problemas de convivencia. El presidente fijará hoy en el pleno la posición del Ejecutivo

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 6

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), la presidenta del partido Cristina Narbona (4i), y la portavoz en el Congreso Adriana Lastra (4d), durante la última reunión de la ejecutiva federal socialista. EFE/Emilio Naranjo

La actitud del Gobierno con Catalunya empieza a tensionar y a preocupar a distintos sectores socialistas, que exigen abiertamente una actuación más contundente del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que acabe ya con las respuestas condescendientes ante lo que consideran las constantes provocaciones y desafíos de la Generalitat de Catalunya y, en concreto, de su president Quim Torra.

Si en la Ejecutiva del lunes no se destapó el debate (es lo que tiene tener un órgano donde todos comparten la opinión del secretario general) sí ocurrió este martes en la habitual reunión del Grupo Socialista, donde varios diputados defendieron que hay que acabar con la actitud complaciente con el Gobierno catalán y, además, culparon de esta posición política a los malos resultados obtenidos en las elecciones andaluzas.

Una de las diputadas más beligerante en este aspecto fue Soraya Rodríguez, que pidió abrir un debate sobre el resultado en Andalucía y, al no obtener respuesta a su petición, tomó la palabra para expresar que al PSOE le ha pasado factura ganar una moción de censura con los independentistas y seguir negociando con ellos.

Para este diputada, el acercamiento con los partidos independentistas catalanes no es bien visto en el resto de España y puede tener un efecto muy negativo en las elecciones municipales y autonómicas que se avecinan.

Soraya Rodríguez confirmó a Público este posicionamiento y cree que el PSOE debe abrir el debate y la reflexión si puede seguir apoyándose en los partidos independentistas para gobernar porque, según dijo, tanto ella como otro grupo de compañeros considera que esto es un grave error que puede costarle muy caro. "Esto no va contra Pedro Sánchez, ni contra nadie. Es un tema muy serio sobre el que tenemos que debatir y profundizar porque nos jugamos mucho"; afirmó.

También el diputado andaluz, Antonio Pradas, coincidió con las reflexiones hechas por Rodríguez, no ocultó que la relación con los independentistas ha tenido su coste electoral en Andalucía y pidió firmeza y claridad en los acuerdos con estas formaciones, dejando claro que hay asuntos por los que no se puede pasar. Varios parlamentarios castellano-manchegos también compartieron este análisis.

Asimismo, entre los barones hay gran preocupación por la situación en Catalunya y por el resultado andaluz, y no dudan en vincular ambas cosas. Quien más claro habló de ello fue el presidente aragonés, Javier Lambán, quien dijo que con "los secesionistas no hay nada que negociar".

Lambán, en referencia a los incidentes de este fin de semana, apuntó que si se vuelven a repetir, "al Gobierno no le quedará otra que asumir todas las competencias en materia de seguridad en Catalunya".

Las opiniones de Lambán también son compartidas en buena medida por el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, quien se muestra muy preocupado por la actual situación, según fuentes consultadas. Este miércoles concretará cuál es su posición y qué le pide al Gobierno.

Y ni que decir tiene que también Susana Díaz también culpa de su resultado a la política nacional y recordó que las dos fuerzas políticas que más han denunciado la actitud del Gobierno con Catalunya -Vox y Ciudadanos- han sido las que más ha subido en votos.

Además, la todavía presidenta andaluza aplaudió que Sánchez actúe con firmeza tras los incidentes del fin de semana porque, según dijo, "no puede permanecer impasible ante todo lo que está sucediendo"; afirmó.

¿Hasta dónde llegará hoy Sánchez?

Con todo este ambiente, Pedro Sánchez comparece este miércoles en el Congreso para afronta la situación de Catalunya y, aunque endurecerá sus posiciones frente a la Generalitat, no se sabe bien hasta donde puede llegar, porque hay otras voces que creen que se ha exagerado todo lo que ha pasado este fin de semana.

En este sentido, políticos catalanes independentistas y no independentistas consultados `por Público creen que en Catalunya no hay ninguna convivencia alterada, y que el Gobierno le está haciendo el juego a la derecha entre las cartas que ha enviado a la Generalitat y las amenazas permanentes de retirar las competencias en seguridad.

Dichas fuentes creen que todo se debe al resultado de las elecciones andaluzas, y ahora algunos asesores de Sánchez y los barones creen que actuar con mano dura frente a la Generalitat beneficiará al PSOE electoralmente.

Lo que parece descartado en que Sánchez se plantee una nueva aplicación del artículo 155 en función de los incidentes o de las declaraciones de Torra sobre la vía eslovena. Y, en cuanto a la seguridad, todo apunta a que se puede reforzar con efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, pero tampoco está en la previsión inicial la retirada de la competencias en materia de seguridad.

Ambas posiciones son las que tendrá que conjugar Sánchez en su intervención de este miércoles ante el pleno del Congreso, donde va a estar en juego mucho más que la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, un tema que ya ha empezado a preocupar menos al Gobierno al tener diseñada la hoja de ruta tanto si se aprueban o no.​

Más noticias en Política y Sociedad