Público
Público

Observatorio continuo de JM&A

Sondeos electorales El PP pierde 600.000 votos de pensionistas y ya no tiene mayoría absoluta entre jubilados

En sólo año y medio de segundo mandato de Rajoy, el Partido Popular ha caído siete puntos entre los electores de más de 65 años, según las estimaciones para 'Público' del gabinete demoscópico Jaime Miquel y Asociados (JM&A), con lo que pierde por vez primera su abrumadora superioridad en el segmento de los votantes de la tercera edad. El gran beneficiado de este hundimiento acelerado del PP es Ciudadanos, que en este periodo ha ganado más de 700.000 votantes jubilados.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 21

VOTANTES DE MÁS DE 65 AÑOS: Evolución del porcentaje de votos válidos en las elecciones generales de 2011, 2015 y 2016, comparada con la última estimación de sondeos de JM&A.

La rebelión de los pensionistas contra la gestión del Gobierno de Rajoy se plasma claramente en los sondeos electores, en los que su Partido Popular ha perdido unos 600.000 votantes jubilados desde las generales del verano de 2016, quedándose sin la mayoría absoluta de los sufragios de ese segmento de la población que obtuvo hace año y medio (50,2% de los votos de la tercera edad).

Es una auténtica debacle del PP en el granero electoral que hasta ahora le ha afianzado en el poder, de la que se está beneficiando casi en exclusiva Ciudadanos, puesto que ha ganado más de 700.000 votantes pensionistas en ese mismo periodo, según las estimaciones del último desk research de Jaime Miquel y Asociados, basado en el estudio y ponderación de todos los sondeos recientes, incluidos los barómetros del CIS.

Como se puede ver en el gráfico al inicio de este artículo –donde se muestra la evolución del porcentaje de votos válidos en las elecciones generales de 2011, 2015 y 2016, comparado con la última estimación de sondeos de JM&A– el PP afianzó en las últimas elecciones generales su hegemonía sobre los votantes de más de 65 años, entre los que hasta ahora había siempre obtenido más sufragios que la suma de los otros tres grandes partidos.

Pero desde aquel pico de 3.160.000 votos de pensionistas que obtuvo el PP en el 26-J,  su apoyo entre los jubilados ha caído a poco más de 2,5 millones en la última oleada de análisis electoral de JM&A (correspondiente a este mes de marzo), mientras que Ciudadanos escalaba en ese segmento de la población desde poco más de medio millón, hasta más de un millón de votos de la tercera edad con los que ahora podría contar en unas generales.

ASÍ VOTARÍAN HOY LOS ESPAÑOLES POR FRANJAS DE EDAD según las estimaciones de Jaime Miquel para 'Público'. Porcentajes de votos válidos por partido, y Otros+blancos.

"Más de 700.000 pensionistas ya no hacen caso al 'nosotros o el caos', les gusta Rivera y se van del PP"

"De cada diez mayores de 65 años que van a las urnas cuando hay elecciones, seis votan al PP o Ciudadanos, tres al PSOE o Unidos Podemos, y sólo uno a otro partido o en blanco," explica Jaime Miquel. Pero ahora "los números dicen que el PP ha perdido unos 600.000 pensionistas desde el 26-J mientras que Ciudadanos ha ganado más de 700.000 que ya no hacen caso al "nosotros o el caos", les gusta Rivera y se marchan. El 26-J votaron al PP cinco de cada diez mayores de 65 años; ahora serían cuatro a Rajoy y dos a Rivera. En total, seis a la derecha".

El motivo de ese trasvase de votantes de la tercera edad del PP a Cs, según el analista demoscópico, coincide con las razones que han sacado en masa a la calle a los jubilados en la nueva rebelión de los pensionistas:

"Resulta que me faltan votos para sacar los Presupuestos adelante y el Gobierno sí puede derivar una millonada para comprar al PNV. Esto lo ve la gente. Resulta que hay dinero para completar la estafa de las autovías radiales e Madrid indemnizando ahora a las concesionarias, o al señor del fallido proyecto Castor [Florentino Pérez], y todo esto se resuelve sobre la marcha. Pero luego no hay dinero para nuestras pensiones. Hay dinero, pero se lo cobran ellos, se dice el pensionista. Pues se echa a la calle; lo normal".

Los jubilados "están bien informados y saben lo que tienen que hacer", insiste Miquel. Así que la revuelta callejera de nuestros mayores estaba cantada desde que la derecha utilizó la crisis para provocar un empobrecimiento generalizado de la población, mientras lo más ricos seguían incrementando sus fortunas.

"Muchos de los que ahorraron para el final de su vida fueron estafados por los bancos; muchos otros tuvieron que emplear ese colchón en tapar agujeros familiares" 

Antes de la integración en la zona euro se sabía cuándo se iba uno a jubilar y con qué pensión, y ya podías guardar ahorros... había algún dinero para el final, porque la cosa viene justa. Pero muchos de esos ahorradores fueron estafados por sus entidades financieras de toda la vida [preferentes, cláusulas suelo, etc.] mientras sus directivos se gastaban en juergas aquellos ahorros. Esto es puro escarnio”, denuncia Miquel. Y prosigue:

"Llegó la crisis y en la mayoría de los casos estos pensionistas tuvieron que emplear ese colchón que habían atesorado para el final de sus vidas en tapar los agujeros de las familias... ¡No vas a dejar que se lleve el banco la casa de la hija! Y se acabó el plan. La vida subió de golpe cuando pasamos a ganar y gastar en euros, pero quizá ha subido más desde que empezó la recesión, en el año 2008, y los jubilados pasaron a vivir en el umbral de la pobreza".

En consecuencia, los jubilados han tomado las calles y no se les ha podido detener, en su avance hacia el Congreso, ni en la entrada de la Carrera de San Jerónimo. El dominio absoluto del PP sobre los pensionistas está tocando a su fin.

Más noticias en Política y Sociedad