Público
Público

Sota El juez imputa al guardia urbano que mató a la perra Sota de un disparo en Barcelona

También está citado como investigado su compañero de patrulla. Ambos tendrán que declarar el 1 de julio.

Publicidad
Media: 4.30
Votos: 10

Sota, la perra que murió por un disparo de la Guardia Urbana. / EUROPA PRESS

Un magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona ha citado a declarar como imputados al agente de la Guardia Urbana que disparó en la calle, y mató, a la perra Sota y a su compañero de patrulla. Ambos tendrán que declarar el 1 de julio.

El Juzgado también ha citado para el 26 de junio al dueño del perro, que denunció los hechos, para que ratifique dicha denuncia. Además de los agentes, el 1 de julio comparecerán ante el juez cuatro testigos, a dos de los cuales el juez ha concedido la condición de protegidos, a petición de la defensa.

La muerte de Sota provocó polémica en pasado mes de diciembre, llegando a originar protestas frente al Ayuntamiento de Barcelona tras difundirse las imágenes en las redes sociales.

Según la denuncia de Nova Eucària, personada como acusación popular, los agentes presuntamente incurrieron en delitos de maltrato animal, omisión de auxilio, abuso de poder, uso de arma de fuego fuera de lo estipulado por ley y uso indebido y desproporcionado de la fuerza. Están personados en esta causa como acusación popular las asociaciones animalistas Nova Eucària, Fada y Libera, además del partido Pacma.

Según informó en su momento la Urbana, la actuación se inició sin que hubiera una llamada previa cuando una patrulla vio a un perro sin correa ni bozal y con apariencia de ser de raza peligrosa deambulando solo por la calle.

Al aparecer su propietario, le pidieron que atara al perro en cumplimiento de lo establecido en la ordenanza municipal de tenencia de animales y, en el transcurso de la actuación, el animal atacó a uno de los agentes en el brazo y éste tuvo que usar su arma para protegerse, según la Guardia Urbana.El dueño y algunos testigos que presenciaron el suceso negaron que los hechos transcurrieran así.

Posteriormente el mismo agente fue agredido con un patinete en la cabeza, por lo que el propietario del perro fue detenido y el policía tiene una contusión en la frente y una ruptura dental, y está de baja.

Después de este caso, el Ayuntamiento comunicó una revisión de los protocolos de intervención de la Guardia Urbana en caso de ataques de perros. La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, informó de esta medida tras las protestas de las entidades animalistas, que pedían que se investigara la muerte del perro, propiedad de una persona sin hogar, y que se depuraran responsabilidades.

El Partido Animalista (PACMA) presentó una denuncia penal contra el agente de la Guardia Urbana de Barcelona pidiendo además la "responsabilidad civil subsidiaria del Ayuntamiento".

Más noticias en Política y Sociedad