Público
Público

Nahuel La pesadilla del anarquista vegano que pasó año y medio en prisión por terrorismo: "Tras ETA, el Gobierno necesitaba otro enemigo"

Juan Manuel Bustamante, integrante del grupo Straight Edge, fue acusado por un delito de enaltecimiento del terrorismo en redes sociales por proclamas como "Goku vive, la lucha sigue".

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 15

Nahuel, anarquista Straight Edge.

Todo el proceso judicial que rodea al grupo anarquista vegano Straight Edge roza el absurdo: fue acusado de terrorismo por la Audiencia Nacional y, uno de sus miembros, Juan Manuel Bustamante, de 27 años, llegó a pasar un año y cuatro meses en la cárcel y parte de ese tiempo en régimen de aislamiento. Más tarde, la Fiscalía rectificó el relato de la jueza Carmen Lamela y fueron acusados por un delito de enaltecimiento del terrorismo en redes sociales por proclamas como "Goku vive, la lucha sigue".

Tres años después, la Audiencia Nacional anunció este jueves que absolvía a todos sus miembros por la falta de delito. Público ha contactado con Bustamante, alias Nahuel, tras el punto y final a una pesadilla judicial que le costó más de año de prisión y ahora ve reconocida su inocencia.

Habrán sido años muy duros. ¿Cómo valora la sentencia?

No me lo esperaba, si soy sincero. Por lo que he vivido, y pese a que se mostraba que no había nada, ni pruebas, no estaba muy motivado. Aunque todavía no he visto la sentencia, me informó el abogado y nos la darán el lunes. Quiero leerla porque dicen que hay hechos probados por los que no estaban conformes del todo.

¿Cómo ha vivido estos años?

Han sido raros y caóticos. Pasaba el tiempo y, en vez de mejorar, todo empeoraba más y me daba la sensación de que ni repasaban mi informe. Solo con leérselo una sola vez te dabas cuenta de que no había ninguna conexión entre los hechos. Me mandaban a aislamiento, me movían de cárcel a cada dos por tres, me llegaron a quitar llamadas... Me sentía muy indefenso y asumí que iba a ir a peor. Sentía apatía por todo y que de pronto me sacaran me chocó muchísimo, porque fue inesperado. No me creía lo que estaba pasando.

Desde que salió de la cárcel, hace 16 meses, ¿qué consecuencias le ha traído estar inmerso en un procedimiento judicial acusado de terrorismo?

Me leí el libro El hombre en busca del sentido, de Victor Frankl, en la cárcel. En él se explica un sentimiento típico al salir de prisión. Es algo así como contrapartida psicológica: si, de pronto, te sacan de golpe, puede afectar a tu estado mental.

"Si te sacan de golpe de la cárcel, puede afectar a tu estado mental"

De hecho, un preso abertzale me explicó la experiencia de uno de sus amigos que, al salir de prisión, una vez al mes se pegaba borracheras autodestructivas. Yo pensaba que no me ocurriría, pero no fue así. Es cierto que poco a poco tenía cambios de humor muy fuertes. Incluso el segundo día fui al centro de Madrid y la mezcla de las luces y el bullicio hizo que me marease.

¿Y a la hora de buscar trabajo?

Para buscar trabajo todo bien, hasta que ponen mi nombre en Internet. Si me buscas, lo primero que te sale es terrorismo, me parece alucinante. Actualmente estudio un curso de informática y trabajo, pero siempre en negro para ahorrarme que no busquen mi nombre. Encima es que no sale que soy inocente, sale que soy un terrorista. 

Nahuel antes de entrar en prisión./ 'Público'

Pero... ¿Cómo empezó todo?

Me encontraba en casa de la que antes era mi compañera. Estuvimos jugando a la consola y vimos una película. Eran las cuatro o cinco de la madrugada. Íbamos a dormir, cuando de repente la policía golpeó la puerta. Entraron una avalancha de agentes y me pusieron contra la pared. Preguntaron por los móviles, rebuscaron todo y luego me llevaron a mi casa, donde montaron un espectáculo innecesario. Lo más absurdo es lo que buscaron los policías en mi casa.

"Cogieron cartas que tenía guardadas de una exnovia de 2011, solo porque había una 'A' anarquista"

Me requisaron bengalas de colores  y se llevaron una consola de videojuegos y varios juegos, entre ellos el Red dead redemption solo porque llevaba la palabra “rojo y muerte”. También se llevaron toda la ropa que tuviera X o Streight Edge. Lo que más me molestó y que no volvió a aparecer en el informe policial, pero que sí se difundió por la prensa más conservadora, fueron los tornillos de mi cama nueva, que estaba montando en ese momento. También cogieron cartas que tenía guardadas de una exnovia de 2011, solo porque había una "A" anarquista. Todo era muy absurdo, no entendía qué estaban buscando.  

Y ya en la cárcel, ¿qué fue lo peor de estar entre rejas?

Los traslados han sido lo más difícil de la cárcel. De Soto del Real me pasaron a  Navalcarnero, a un aislamiento casi subterráneo. También estuve en Estremera, donde todo era gris. La pared tenía moho y yo sufro asma, además tampoco se cerraba bien la ventana en pleno mes de febrero y me congelaba. Lo pasé realmente mal. Aunque el peor traslado fue a Sevilla: tardamos cuatro días en ir de Estremera a la capital andaluza. En ese mismo trayecto, el policía me mandó esposado a un cubículo enano porque pensaba que era un terrorista vasco. 
No se creían que no estaba vinculado a ETA, cuando los supuestos explosivos que  tenía eran bengalas de fútbol y botes de humo de colores. En parte, me decía a mi mismo: "En algún momento vas a poder contar esto".

"No se creían que no estaba vinculado a ETA, cuando los supuestos explosivos que tenía eran bengalas de fútbol"

Por supuesto, también ha sido duro el aislamiento. Al entrar me dijeron: "Te ha tocado el gran premio". Me mandaron directamente a aislamiento al estar considerado como terrrorista. A medida que pasaba el tiempo, yo pensaba que se darían cuenta de que no lo era pero, hasta el último momento que he pasado en la cárcel, me han tratado como a uno de los más peligrosos. Cuando entré por primera vez a la celda, era un habitáculo blanco. A medida que pasaba tiempo, era más amarillo y sucio. Dormía en un colchón desgastado. Al entrar, me encontré un montón de cucarachas y la tubería del agua estaba tan mal diseñada que cuando abrías el grifo, el suelo se encharcaba.

¿Cómo es ser vegano dentro de una cárcel española?

En la cárcel de Aranjuez trapicheé para poder llevar a cabo mi dieta vegana. Hice que gente de otros módulos tuvieran contacto con el de cocina para poderme mantener y, a cambio, les daba tarjeta de teléfono. En Estremera me llegaron a dar un plato de plástico con arroz, de primero, y de segundo otro plato con arroz. Lo mas exagerado que pasó fue que me dieran dos tomates como una comida completa. Todo esto cuando el reglamento penitenciario español permite que las personas puedan tener una dieta acorde a su ideología o religión.

Después de esta experiencia, ¿qué valoración tiene del sistema judicial español?

Hace poco vi una entrevista de Baltasar Garzón que había escrito un libro sobre cómo funciona el sistema. Todo se resumía en que, cuando los jueces hacen favores al gobierno –en este caso la banca conservadora–, terminan ascendiendo. Somos reacios a creernos algo así, pero después de ver nuestro caso... La jueza Lamela acababa de llegar y ahora está en el Tribunal Superior. ¿Muy raro, no?

En el año 2017, 33 personas vinculadas al anarquismo fueron detenidas y 12 encarceladas en apenas un año. ¿Por qué cree que se persigue la ideología anarquista?

Tras la caída de ETA, el Gobierno necesitaba otro enemigo interno. Es muy extraño que de pronto, durante de estas operaciones, el Ministerio del Interior haya tenido contacto con el Ministerio del Interior chileno. Justo en ese país había una persecución a los anarquistas. Estoy seguro de que se hizo un copia y pega del caso y se instalaron aquí.

¿Cuándo comenzó a ser activista?

Con 19 años empecé a hacer activismo ecologista, vinculado a Greenpeace. Aunque ya sabía que era anarquista, por todo lo que había leído sobre la Guerra Civil. Poco a poco me interesé más por la pedagogía libertaria y acabé tratando con gente de juventudes libertarias y la CNT a través de la universidad. Fue con el 15M cuando me metí más en política. La forma de organización horizontal hizo que me interesara más. La gente se coordinaba y se pasó de una acampada a una estructura de equipo de trabajo.

"La forma de organización horizontal hizo que me interesara más la política"

En el movimiento Straight Edge comencé con 13 años. Lo conocí porque me interesaba la música hardcore. La ciudad en la que vivía en Perú estaba muy tocada por las drogas y los conciertos me alejaban de todo eso. Así que empecé a juntarme con gente con mis intereses.

En 2012 ya tenia otra perspectiva y creamos Streight Edge Madrid. Nuestra primera intención era crear un grupo de hardcore Streight. Sin embargo, el colectivo está formado por personas de distintas ideologías, no solo anarquistas, aunque la Policía atribuyó a todo el colectivo con mi ideas.  

Después de su paso por la cárcel, ¿se reafirmas en sus ideas anarquistas?

Me reafirmo en las ideas anarquistas más que nunca. La cárcel me ha dado más conciencia de clase. La mayoría de los presos son de clase obrera y lo que creo es que los políticos de izquierda, en general, se han alejado de la clase trabajadora y se ha involucrado con las minorías. Como consecuencia, la clase trabajadora está votando a la extrema derecha, tanto en Europa como en EEUU, porque el discurso de Lepen de Trump es de clases y muy obrerista y la izquierda se ha olvidado de ella.