Público
Público

La subida del salario mínimo El Gobierno descarta la congelación del salario mínimo y se abre a subirlo sin la patronal si no hay unanimidad

La patronal plantea en la primera reunión del diálogo social sobre el SMI congelar, e incluso bajar, el salario mínimo actual, algo que el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, ha descartado. Trabajo da hasta el lunes de la próxima semana al empresariado para que "reconsidere" su posición.

Joaquín Pérez Rey
El secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, este martes en el Ministerio de Trabajo. Fernando Alvarado / EFE

alexis romero / manuel sánchez

La primera reunión de la mesa de diálogo social sobre la actualización del salario mínimo interprofesional de cara a 2021 ha servido para constatar dos posiciones concretas: la propuesta de la patronal para congelar e, incluso, bajar el SMI; y el rechazo del Ministerio de Trabajo a esta opción y su apuesta por subirlo, aunque tenga que hacerlo sin el acuerdo del empresariado.

El Gobierno, los principales sindicatos (UGT y Comisiones Obreras) y las patronales CEOE y Cepyme han celebrado este martes el primer encuentro para abordar el futuro del salario mínimo, como es habitual al final de cada año. La potestad para fijar esta cifra es del Ejecutivo, previa consulta (no vinculante) con los agentes sociales; sin embargo, el ministerio dirigido por Yolanda Díaz ha trasladado a patronal y organizaciones sindicales su voluntad de convertir la "consulta" sobre el SMI en una mesa de diálogo social más, al nivel de otras mesas que han alumbrado acuerdos como el del teletrabajo o el de los ERTEs.

De esta manera, Trabajo quiere que los agentes sociales se involucren con propuestas concretas y tengan capacidad negociadora en este asunto. A la reunión ha asistido, por parte del Gobierno, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, que en una rueda de prensa posterior a la celebración de la mesa ha avanzado que la patronal no solo habría planteado la congelación del salario mínimo, sino incluso una bajada.

Pérez Rey ha dejado claro que Trabajo "descarta" estas opciones (tanto la congelación como la bajada) y ha insistido en que la única vía que se estudiará en la mesa de diálogo social es la subida, una posición compartida por los sindicatos. "Para nosotros, el Gobierno, la congelación no es una variable en la que estemos trabajando. Valoramos de manera entusiasta la política de subida del SMI que se ha producido en este país, que ha sido compatible con el mayor crecimiento del empleo en Europa. Los salarios han subido entre las mujeres, los trabajadores a tiempo parcial y entre los jóvenes. Congelar el salario mínimo es una opción descartable para el Gobierno, y  lo hemos hecho saber en la mesa de diálogo".

En este sentido, el secretario de Estado de Empleo ha avanzado que ya se ha convocado una nueva reunión para el lunes de la próxima semana, con el objetivo principal de que la patronal revise su posición y pueda acceder a involucrarse y participar en una negociación sobre la subida del salario mínimo: "Nos reuniremos el próximo lunes para volver a conocer las posicione de las organizaciones. Las patronales van a consultar si salen de un escenario de congelación o incluso de bajada, algo descartable para el Gobierno. Recabaremos las informaciones el lunes para que puedan hacer las consultas internas y que se día podamos continuar con la tramitación del decreto del SMI".

Pérez Rey ha admitido que la posición de CEOE y Cepyme "no se han situado en el marco esperado de negociación", pero ha confiado en que "evaluarán su posición": "Acudir con una postura cerrada no es lo habitual. Por eso hemos dado hasta el lunes para ver si hay flexibilidad". Preguntado sobre si un desacuerdo con el empresariado podría bloquear la subida del salario mínimo, el representante de Trabajo ha rechazado esta opción y ha insistido en que el Ejecutivo seguirá adelante con la subida aunque no haya unanimidad en la mesa de diálogo social.

"Acordar con una de las partes también es diálogo social"

"La falta de respaldo por alguna de las partes de la mesa no puede impedir que el Gobierno tenga que seguir cumpliendo con sus iniciativas como Poder Ejecutivo. Y ante la posibilidad de que no haya acuerdos unánimes, no podemos negar la vía de otras fórmulas de acuerdo solo con una de las partes, lo que también es un acuerdo del dialogo social", ha asegurado el secretario de Estado de Empleo.

Este martes Trabajo no ha llevado una propuesta ni una cifra concreta sobre la subida del SMI. Al ser preguntado por esta cuestión, Pérez Rey ha argumentado que el Gobierno no ha defendido una cifra más allá de su posición favorable a la subida "para no condicionar el debate", pero sí que se ha referido a algunos índices que se manejan en las últimas semanas y que servirán a los de Yolanda Díaz para establecer una propuesta concreta. Estos índices son las estimaciones de la evolución de la productividad en España, la inflación prevista o la subida del 0,9% de los sueldos de los trabajadores públicos y de las pensiones.

Tanto desde Comisiones Obreras como desde UGT se ha celebrado que el Gobierno haya descartado congelar el SMI, una posición que considerarían como línea roja que los forzaría a levantarse de la mesa de diálogo social. Sin embargo, ambos sindicatos han criticado que Trabajo no haya llevado a esta primera reunión una propuesta concreta y han advertido de que el Ejecutivo tendrá que ofrecer una en la reunión de la próxima semana.

Los sindicatos piden a Trabajo una propuesta concreta y al Gobierno de coalición "mayor coordinación" en sus mensajes sobre el SMI

En este sentido, han pedido "mayor coordinación" en el seno del Gobierno de coalición y que desde otros ministerios, como el de Economía o el de Hacienda, no se den mensajes que generan "expectativas" contrarias a la subida del salario mínimo. Las dos organizaciones han pedido avanzar en la subida del SMI al 60% del salario medio (entre 1.100 y 1.200 euros, según los cálculos) a lo largo de la legislatura, pero han defendido propuestas distintas en lo que respecta a la actualización de cara al próximo año.

El secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha dicho que el SMI "se tiene que situar alrededor de los mil euros, lo que se traduce en una subida de alrededor del 5%". Pino ha argumentado que esta subida se situaría en una senda de progresividad para subir a 1.200 euros el salario mínimo al final de la legislatura, de manera que el incremento no se llevara a cabo a través de grandes saltos en las cifras que provocaran "dificultades" para llevarlo a cabo. También ha avisado el dirigente de UGT de que no aceptarán una subida del 0,9%, como la de las pensiones públicas y la del sueldo de los funcionarios.

El secretario de Juventud y Nuevas Realidades del Trabajo de Comisiones Obreras, Carlos Gutiérrez, no ha dado una cifra concreta, pero se ha referido a dos referencias o valores en los que el sindicato quiere apoyar la subida del SMI: cómo se comportan los salarios pactados en los convenios (la media en noviembre fue de un incremento del 1,89%); y las subidas de las pensiones mínimas para el próximo año, del 1,8%. "Dos referencias imprescindibles; por debajo no debería hacerse la subida", ha advertido Gutiérrez.

Más noticias de Política y Sociedad