Público
Público

La sucesión del presidente gallego Feijóo mantiene su gira de primarias mientras gestiona por teléfono los primeros efectos de la crisis en Galicia

La oposición critica que mantenga su viaje de diez días para presentar su candidatura en pleno paro de los transportistas y mientras la inflación y los precios del combustible ahogan a familias, trabajadores, autónomos y empresas.

14/3/22 Feijóo y el presidente del PP de Mallorca, Llorenç Galmés, ayer durante un acto en Palma
Alberto Núñez Feijóo y el presidente del PP de Mallorca, Llorenç Galmés, durante un acto el lunes en Palma. Isaac Buj / Europa Press

Si la oposición cree que Galicia no se puede gobernar a golpe de teléfono, Alberto Núñez Feijóo quiere demostrar que sí. Incluso a las puertas de un momento económico difícil por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, el todavía presidente de la Xunta ve factible gestionar las necesidades de su comunidad autónoma mientras hace campaña de primarias por el Mediterráneo.

El presidente de la Xunta, que el día en que se postuló para suceder a Pablo Casado aseguró que no dejaría su cargo hasta abril, inició el pasado viernes un viaje de diez días por toda España para presentar su candidatura a presidir el Partido Popular. Eso le obliga a centrar sus mensajes y apariciones públicas en asuntos de calado estatal, a pesar de que la guerra está dejando problemas muy particulares en Galicia y que no encuentran el amparo, siquiera declarativo, del más alto cargo de la administración autonómica.

Las conserveras se están quedando sin aceite para envasar sus productos, buena parte de la flota de altura está amarrada a puerto porque los precios del carburante hacen que su salida no sea rentable, y miles de familias se ven ahogadas por la inflación y los trabajadores temen de nuevo por sus empleos. En varios polígonos industriales de la comunidad se registraron este lunes escenas de tensión entre conductores y los camioneros que se sumaron al paro indefinido por la subida de los combustibles.

Mientras BNG y PSdeG presentaban sendas baterías de propuestas concretas para paliar los efectos de la crisis y dar salida a las necesidades de empresas y familias, el Grupo Parlamentario del PP en la Cámara gallega se limitaba a anunciar sendos planes que se aventuran demasiado sectoriales y de efectos poco inmediatos: uno para el sector cultural y otro con actuaciones destinadas a implantar la marca "leche de pastoreo".

Según informó la Cadena SER, el portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, aseguró que también había acordado telefónicamente con Feijóo una iniciativa con medidas específicas contra la crisis, aunque el PP no detalló su contenido. Fuentes próximas al Ejecutivo gallego sí indicaron que el presidente se mantiene al tanto a diario "por el móvil" de las novedades que le van comentando sus conselleiros y especialmente sus dos vicepresidentes, Alfonso Rueda y Francisco Conde.

Durante el fin de semana, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, y el secretario general del PSdeG, Valentín González Formoso, acusaron a Feijóo de despreocuparse de la situación en Galicia y le pidieron que dimita ya y permita a Galicia tener un Gobierno a pleno rendimiento.

"La subida de los precios tiene a las gallegas y a los gallegos al límite, pero Feijóo está de campaña para unas elecciones a las que sólo se presenta él", dijo Pontón. González Formoso, por su parte, exigió al presidente gallego que dé "prioridad" a Galicia por encima de sus intereses personales.

La viceportavoz del BNG en el Parlamento de Galicia, Olalla Rodil, presentó este lunes las propuestas de los nacionalistas para paliar los efectos de la crisis: rebajar el tipo del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) en la alimentación y la electricidad; reducir el impuesto sobre hidrocarburos; subir los salarios, prestaciones sociales y pensiones, y activar un plan urgente de ayudas para los sectores pesquero y agroganadero.

El portavoz parlamentario del PSdeG, Luis Álvarez, hizo lo propio con las de su grupo: ayudas directas para empresas y autónomos; subvenciones específicas para el sector agrario y para la pesca; y bonificaciones o exenciones de peajes para los transportitas en las vías de titularidad autonómica.

Más noticias