Público
Público

El Supremo permite los vuelos sobre una urbanización madrileña que había denunciado el exceso de ruido 

El tribunal anula el auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ordenaba suspender el 30% de los vuelos y anuncia otras medidas. También rechaza eliminar todos los sobrevuelos, como pedían los vecinos.

Imagen del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. - AFP

AGENCIAS

El Supremo ha dado este miércoles permiso a que continúen los vuelos sobre la urbanización madrileña de Santo Domingo, cuyos vecinos habían denunciado el exceso de ruido que provocan los aviones. El tribunal ha anulado el auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que ordenaba suspender el 30% de los sobrevuelos, un fallo que considera excesivo, y ha anunciado que tomará otras medidas.

En términos estrictos, lo que ha hecho la Sala de lo Contencioso ha sido fallar que la suspensión del citado 30% de los vuelos no es adecuada y debe ser anulada. También rechaza eliminar todos los sobrevuelos, como pedían los vecinos, cuyo conflicto con Aena se remonta a 2004, y que han denunciado que durante todo este tiempo el gestor de navegación aérea no ha cumplido la sentencia y que el ruido ha continuado. El Supremo debe dictar próximamente otro fallo en el que se conocerán las razones de su decisión. 

El alto tribunal ha considerado que el auto del TSJM, que había sido suspendido provisionalmente y recurrido ante el Supremo, no ejecutaba adecuadamente su sentencia de 2008. El Supremo dictaminó que la ruidosa pista 18R/36L de Barajas vulnera el derecho a la intimidad domiciliaria de los vecinos por el ruido que provocan los aviones que sobrevuelan la Ciudad Santo Domingo. Ahora bien, cómo se debe llevar al terreno real esa decisión es el asunto en cuestión desde entonces.

El TSJM no había encontrado el modo de hacerlo hasta que, en 2013, el Supremo ordenó al tribunal madrileño que obligara al aeropuerto de Barajas a reducir el ruido que estos ciudadanos soportan como consecuencia de los vuelos de aviones.
Fue en cumplimiento de aquella sentencia como, en diciembre de 2014, el tribunal madrileño dictó un auto en el que acordaba la suspensión del 30% de vuelos como medida de ejecución del fallo del Supremo.

Ahora el Supremo ha señalado que no es correcto ese modo de ejecutar su fallo de 2008 y, en su próxima sentencia, indicará las bases para que se haga de modo adecuado. Todo parece indicar, según han informado fuentes del alto tribunal, que esas bases apuntarán a medidas menos gravosas para el tráfico del aeropuerto.

Más noticias