Público
Público

A Susana Díaz no le asusta competir en las primarias del PSOE

La líder andaluza está convencida de que habrá más de una candidatura en el proceso interno para elegir al nuevo líder socialista y tampoco le inquieta un nuevo intento de Pedro Sánchez

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

Susana Díaz, a su llegada a la reunión del Comité Federal. EFE

MADRID. -“Me lo podéis preguntar de mil maneras, pero yo estaré en este partido donde mis compañeros quieran”. Una y otra vez la presidenta andaluza, Susana Díaz, contestaba a los periodistas sobre sus intenciones de aspirar a la Secretaría General del PSOE una vez fijada la fecha del calendario de primarias en mayo, en un Comité Federal que fue menos tenso de lo esperado.

Pero, en esta ocasión, fuentes cercanas a Díaz indicaron que si finalmente da el paso “no le asustará” competir en el proceso interno, algo inédito hasta ahora, cuando siempre se especulaba de que sólo aspiraría a liderar el PSOE casi por aclamación. Pero es que fue la presidenta misma quien afirmó ya ante las cámaras que está convencida de que habrá más de una candidatura.

Y todas las miradas apuntaron entonces al ex lehendakari vasco Patxi López, que acudió al Comité Federal, pero ni tomó la palabra en el debate interno, ni a los periodistas les hizo la más mínima declaración sobre si tenía intención de ser candidato a liderar el PSOE. Sin embargo, apenas tres horas de que concluyera el comité socialista, fuentes del partido confirmaban que López presentaría candidatura y que explicaría sus planes el domingo en una conferencia de prensa.


Eso sí, uno de sus hombres de mayor confianza de López, Rodolfo Ares, compartía exactamente las palabras de Susana Díaz: “Es seguro que habrá más de una candidatura sin precisar nada más”.

De Pedro Sánchez ya se habló poco, más bien casi nada, y cada vez se le menos en la carrera para las primarias. En el caso de que diera el paso, no parece ser un motivo de preocupación salvo sorpresa mayúscula. De hecho, ni bases ni protestas masivas se vieron a su favor a las puertas de Ferraz como en otras ocasiones. Sólo el líder de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias sigue confiando en que la militancia puede estar muy lejos de lo que está decidiendo el aparato.

A este respecto, lo que sí pidió el presidente de la Gestora, Javier Fernández, es que sean unas primarias donde prime la lealtad y el respeto, con reglas claras y transparentes, en busca del mejor proyecto para la ciudadanía.

Después, el Comité Federal más tranquilo desde hace muchos meses sirvió para lamerse las muchas heridas abiertas en este largo proceso. Ya hubo un primer guiño al PSC para que incluyera un miembro en la Gestora que todavía tiene que liderar el proceso precongresual hasta el 17 de junio, algo que le habían rechazado por no abstenerse en la votación de Mariano Rajoy. Miquel Iceta hizo su guiño y dijo que él se siente muy cómodo en la ciudadanía española y que por eso no es independentista.

Pero sobre todo, hubo llamamientos de todos los barones a la unidad, a la integración a restañar heridas. En ello se esforzó especialmente Díaz que pidió que el PSOE debe dejar de aspirar ya a ser el primer partido de la izquierda, sino a convertirse en la alternativa de Gobierno, y pidió que abandone cuanto antes los complejos y los derrotismos.

A eso parece que se va a dedicar ya en distintos actos por agrupaciones que ahora casualmente se le han acumulado en su agenda antes de que se convoquen oficialmente las primarias: blanco y en botella.

La operación largamente diseñada para llevar a Díaz a la dirección del PSOE parece encarrilada en un principio, con más dificultades de las previstas y mayor desgaste para la lideresa andaluza, pero entre los socialistas todo puede pasar en unos meses antes de un Congreso: ¿Alguien esperaba a José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2000?

Más noticias en Política y Sociedad