Público
Público

Tamayazo ¿Qué fue el 'tamayazo' del que todos hablan?

La sombra del transfuguismo planea sobre la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez. En el recuerdo, un infausto junio de 2003, cuando el PP arrebató al PSOE el Gobierno de Madrid gracias a la traición de dos diputados socialistas

Los protagonistas del tamayazo, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, en la Asamblea de Madrid en 2003. / EFE

público

La sombra del tamayazo planea sobre la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez, pero ¿qué es el tamayazo del que todos hablan?

La traición. O, para ser más exactos, la que protagonizaron en 2003 los diputados autonómicos socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, impidiendo que Rafael Simancas fuese elegido presidente de la Comunidad de Madrid.

El tamayazo

El 10 de junio de 2003, cuando Rafael Simancas iba a ser investido presidente de la Comunidad de Madrid, los parlamentarios socialistas Tamayo y Sáez se ausentaron de la sesión e impidieron un Gobierno de izquierdas en la región, presidida durante las dos anteriores legislaturas por Alberto Ruiz Gallardón.

Los votos

El PSOE había obtenido 47 escaños en las últimas elecciones regionales, ocho menos que el PP. Sin embargo, la suma de las nueve actas de Izquierda Unida permitían la formación de un Gobierno progresista. ¿Qué podía fallar?

La ausencia

Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez no acudieron a la votación. Sin sus votos, el PP superaba en uno a los de PSOE e IU, que tenían previsto un Gobierno conjunto.

El socialista Francisco Cabaco iba a ser elegido presidente de la Asamblea de Madrid, pero la ventaja permitió que el cargo fuese a parar a la parlamentaria popular Concepción Dancausa.

Diputados fantasmas

Algunos diputados socialistas afirmaron que llegaron a ver al menos a Tamayo en el hemiciclo el día de la votación.

Los dirigentes del PP aseguraron que no tenían nada que ver con la espantá de los tránsfugas, quienes pertenecían a la corriente Renovadores por la Base.

Nuevas elecciones

En la sesión de investidura del 27 y 28 de junio, Rafael Simancas obtuvo 54 votos a favor, 55 en contra y dos abstenciones, las de Tamayo y Sáez.

Hubo que celebrar unas nuevas elecciones autonómicas, en las que el PSOE perdió dos parlamentarios.

El PP logró la mayoría absoluta y Esperanza Aguirre fue elegida la nueva presidenta madrileña.

Comisión de investigación

El popular Francisco Granados, presidente de la comisión de investigación que se celebró, sostuvo que todo respondía a una "traición" interna en el PSOE, pues Tamayo y Sáez consideraban que no se cumplió lo que les habían prometido.

Los socialistas, quienes criticaron las trabas del PP para obtener información, creían que se trataba de una trama inmobiliaria y urbanística que favorecía los intereses del Partido Popular.

Agujeros negros

Modesto Nolla, portavoz socialista en la comisión de investigación, aseguró tiempo después que se puso de manifiesto que había "muchas contradicciones”, "cosas sucias" y "contactos entre Tamayo" y el abogado Esteban Verdes.

El PSOE se querelló contra él y contra el exsecretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada, al quien Simancas acusó de ser "el capo" de la trama.

Según Nolla, las personas supuestamente implicadas "no eran fiables” y “mentían". Así, aseguró que días antes de la fallida investidura Tamayo conversó con los empresarios de la construcción Francisco Bravo y Francisco Vázquez, contra quienes se querelló la Fiscalía y relacionados según el PSOE con el tránsfuga.

“Hasta las cejas”

La exdiputada regional de Izquierda Unida Caridad García afirmó que la comisión "no sirvió para nada", ya que los populares estaban "implicados hasta las cejas" y no permitían que comparecieran aquellas personas "que consideraban próximas a ellas".

En su opinión, el PP, que según ella no les facilitó la documentación necesaria, “estuvo en connivencia con estos dos personajes". Ellos lo negaron todo, desde la relación con el PP hasta la trama urbanística.

Anécdotas

Tamayo y Sáez fueron rebautizados como los “sinvergüenzas”.

Tras ausentarse en taxi de la Asamblea de Madrid, se refugiaron en un hotel.

Dejaron el PSM y pasaron al Grupo Mixto.

Cuando volvieron al Parlamento regional, les tiraron monedas al grito de “Judas”.

Tuvieron que ser escoltados para volver a entrar en el Parlamento regional.

Tamayo y Sáez se presentaron a las nuevas elecciones.

Su partido, Nuevo Socialismo, obtuvo sólo 6.221 votos.

¿Qué fue de Tamayo y Sáez?

Eduardo Tamayo, quien había ejercido como abogado antes de ser parlamentario autonómico, terminó en el mundo de la construcción.

María Teresa Sáez, administrativa del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, volvió a su puesto de trabajo.

Tirar de la manta

Si quieren profundizar en el tema, escarben en la biografía de José Luis Balbás.