Público
Público

Tania Sánchez: "Se acabó el tiempo del Madrid S.A. Se acabó
el tiempo del PP"

La recién ratificada como candidata de IU Madrid para la Comunidad arranca su precamapaña electoral junto a su compañero para el Ayuntamiento, Mauricio Valiente, arropados por Alberto Garzón, Javier Couso y un auditorio abarrotado de simpatizantes.

Tania Sánchez y Mauricio Valiente, candidatos de IU para Ayuntamiento y Comunidad de Madrid. -EFE

MADRID.- Se hacía esperar y, en el Palacio de la Prensa de la Gran Vía de Madrid, ya no cabía más gente. De repente suena en la megafonía Pongamos que hablo de Madrid, la canción de Joaquín Sabina versionada en un rock castizo de Los Porretas. El auditorio estalló en aplausos, en gritos de “¡presidenta!”, de “¡Sí se puede!”, y saltaba a la tribuna el humorista —y por unos días terrorista— Facu Díaz para hacer las veces de maestro de ceremonias. Sí, era un catalán, de Blanes para más señas, el que iba a presentar ante una gran bandera roja con las siete estrellas blancas el primer acto de campaña de Tania Sánchez, candidata de Izquierda Unida a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, recién ratificada junto a Mauricio Valiente, su tándem para el Ayuntamiento en las primarias que marcaron un giro y abrieron la brecha interna de la federación madrileña del partido.

Hoy poco importaba a los más de 500 asistentes y a al más de un centenar que no ha podido entrar, el Consejo Político Regional de ayer. Los nombres de Ángel Pérez, de Gregorio Gordo, de Miguel Reneses, quedaban eclipsados durante unas horas por los de Tania y Mauricio, “Mauritania”, como ha bautizado Facu al tándem que se propone ganar Madrid. Apoyando al equipo, el diputado y candidato a las primarias de IU para la Moncloa, Alberto Garzón y el eurodiputado Javier Couso.

El primero en intervenir ha sido Valiente, y lo ha hecho sin nombrar pero acusando: “Que no nos engañen, aquí está la Izquierda Unida de verdad; no los que pactan con el PP para repartirse influencias en Caja Madrid y que luego se niegan a asumir sus responsabilidades políticas”. La concurrencia aplaudía, se levantaba del asiento, gritaba “alcalde”, pero suscribir esa frase denotaba que esa “Izquierda Unidad” sólo era el nombre de un partido que se parte.

Aunque eso no les importa. Su objetivo es confluir, y “para eso estamos trabajando en Ganemos Madrid”, decía Valiente apelando a su apellido, porque ahora le toca otra guerra interna: la de lidiar con los otros actores de esa “candidatura de unidad popular” que pretende “echar a la mafia de las instituciones”. Por delante tiene llegar a acuerdos con Podemos, con Equo, con plataformas y colectivos sociales y presentarse a otras primarias si es que finalmente hay pacto. Ganas no le faltan. “Vamos hasta el final, a ganar y a cambiar la ciudad”.

Y mientras se ponen manos a la obra, el candidato a la Alcaldía ha soltado un ristra de protestas, “no por deporte”, ha matizado, sino por las largas esperas y apretones en el transporte público, por la contaminación en la ciudad, por los colapsos de las urgencias hospitalarias, por las obras eternas, porque uno de cada cuatro euros del presupuesto de la capital se destine a pagar la deuda de Gallardón, “porque siempre pierden los trabajadores, los ciudadanos, los servicios públicos; pero nunca los amigos del alma, los empresarios amiguetes del Partido Popular”, zanjaba para volver a levantar una ovación.

Construir la unidad popular

Tania Sánchez le daba el relevo y volvía a escucharse un “sí se puede” y un murmullo. Seria, como de costumbre, y contundente. Como si tuviera que espantar los fantasmas de una posible imputación por prevaricación. Como si tuviera que convencer a todos –menos a los que la aplauden– de que ella es la candidata, no ya de IU, sino “del pueblo de Madrid”, de los trabajadores de Coca-Cola, de los de Telemadrid, de los que quieren un suministro de agua sin privatizar, de los que defienden la sanidad y la educación públicas, de los pensionistas.

“Quienes seguís habitando las calles de la revolución madrileña, ha llegado vuestra hora. No la mía, la del pueblo, que nos obliga a mandar obedeciéndole”

“Quienes seguís habitando las calles de la revolución madrileña, ha llegado vuestra hora. No la mía, la del pueblo, que nos obliga a mandar obedeciéndole”, ha apuntado después de recordar el levantamiento del 2 de mayo y la Puerta del Sol proclamando la Segunda República. Quiere que Madrid sueñe, pero dice que “los sueños colectivos no se anuncian en tribunas ni se escriben en documentos. Se conquistan en las calles practicando la democracia viva de un pueblo que sueña un Madrid recuperado”.

“¿No os parece que toca a su fin la era del PP? Se ha acabado el tiempo del Madrid Sociedad Anónima. Llevan 20 años pintado la región desde sus despachos, levantando ladrillos para separarnos. Vamos a recuperar el tiempo del Madrid del pueblo”, ha afirmado.
Y se ofrece, a los asistentes, a los militantes y a los demás partidos. Quiere construir la unidad popular que ha predicado durante las primarias. “Estoy dispuesta a tirar para adelante si vosotros tiráis. Vamos hasta el final, hasta ganar, hasta conquistar Sol”, gritaba entre aplausos. También pedía cita: “Decidme día y hora en que arrancamos este sueño colectivo y yo estaré allí. Sólo estaré en el proceso de unidad popular que convoque la gente soñadora y que ganará Madrid para su gente. No hay nada que detenga a un pueblo con voluntad. Dejemos atrás las derrotas y empecemos un tiempo de victorias”, clamaba ante “la patria del sí se puede”.

Hoy sólo había lugar para el optimismo, porque “no son tiempo de derrotas ni de resistencias, ni de despachos ni de burócratas. Son tiempos de alegría, de construir alternativa; son tiempos de vuestro protagonismo, de barrer de nuestra vida el “sálvese quien pueda” para salvarnos juntos. De protagonismo popular organizado para acabar con los tiempos negros de Bankia en esta región”. Ismael Serrano sonaba en auditorio. Foto de familia, alcachofas de la prensa y persecución hasta el exterior. Este ha sido el estreno del camino que acaba en las urnas el 24 de mayo, el día en que el quieren que empiece lo difícil: gobernar una región históricamente conservadora.

Tania Sánchez presenta su candidatura

Más noticias