Público
Público
Únete a nosotros

partidos políticos La 'teatralización' y los mitos de la política: rivales en el Congreso y amigos fuera de él  

La política se percibe como un lugar hostil, donde las buenas palabras solo están reservadas para los compañeros de partido. Mostrar una cara amable al adversario político puede costar votos; o eso ha debido de pensar Begoña Villacís.

Publicidad
Media: 3.36
Votos: 14

El diputado de ERC Gabriel Rufián conversa con el diputado de Cs Juan Carlos Girauta durante la reunión que la Diputación Permanente del Congreso.EFE

Traiciones, guerras internas, debates broncos, expulsiones del hemiciclo, descalificativos... La política se percibe como un lugar hostil, donde las buenas palabras solo están reservadas para los compañeros de partido. Mostrar una cara amable al adversario político puede costar votos, en un escenario más polarizado que nunca.

Eso debió pensar Begoña Villacís, la candidata a la alcaldía de Madrid por Ciudadanos, al borrar la fotografía que compartió en sus redes con Pepu Hernández, el exseleccionador de baloncesto que aspira ser el candidato del PSOE. Cuando Villacís publicó la fotografía, el pasado 10 de diciembre, no tuvo reparo alguno en mostrar su admiración por Hernández.  ¿Qué ha cambiado? ¿ Acaso en la política no se pueden tener amigos rivales?

En el último año hemos podido ver muestras públicas de afecto entre políticos de distinta cuerda. Una de las más aplaudidas fue la del diputado de Podemos por Santa Cruz de Tenerife, Alberto Rodríguez, cuando piropeó públicamente al parlamentario del Partido Popular Alfonso Candón, que abandonaba el Congreso para formar parte del Grupo Popular en el Parlamento Andaluz. "Es usted una buena persona y le pone calidad humana a este sitio", fueron sus palabras en el hemiciclo. 

Afecto que también se da en la otra dirección. El pasado martes, el presidente del Senado, el 'popular' Pío García-Escudero, quiso que constase en acta "la gratitud y el reconocimiento" a Ramón Espinar, el portavoz de la formación morada, en la Cámara Alta, que dimitió de todos sus cargosal que le deseó "lo mejor" en su nueva etapa.

Pero estos gestos también se dan en las más altas esferas; el líder de Podemos, Pablo Iglesias, le dedicó unas palabras a Mariano Rajoy tras la moción de censura que acabó provocando su marcha del Ejecutivo. "Se retira un político elegante e inteligente que sabía escuchar. Fue un honor ser su rival y combatirle políticamente. Se ganó mi respeto", escribió en su cuenta de Twitter.

¿Con quién se llevan mejor de sus adversarios políticos?

Rafa Hernando, exportavoz popular del Congreso, considera que borrar la fotografía denota una "actitud un poco infantil" por parte de Villacís. "Lo que a mi me gustaría es que Begoña Villacís dijera que no va a pactar con Pepu nunca, eso tendría más sentido político, que no quitar una foto de Instagram", afirma en declaraciones a Público. "Yo tengo fotos con Pablo Iglesias, tengo fotos con Rufián y con todo el mundo, tú puedes ser adversario político pero no tienes por qué ser enemigo", añade.

"Yo me llevo muy bien con Irene [Montero], con Pablo [Iglesias], también con Íñigo [Errejón]; del PSOE, con Antonio [Hernando], con Margarita [Robles], intento llevarme bien con la gente con la que trabajo, eso no significa que vaya a ponerme en sus zapatos", admite. Y reconoce que "igual que hay gente, dentro de tu mismo partido, que te cae mejor y otros que te caen peor, que te entiendes más o menos".

Joan Baldoví, portavoz de Compromís en la Cámara Baja, destaca su sintonía con Teodoro García Egea, secretario general del PP, y afirma que su relación tanto con los 'populares' y como con Ciudadanos -partidos que se encuentran en sus antípodas ideológicas- es buena, salvo honrosas excepciones. Es el caso de Toni Cantó, diputado de la formación naranja, con el que ha tenido tensas palabras que han trascendido más allá de lo puramente político, especialmente en lo relativo a las cuestiones lingüísticas del País Valencià.

Juan Carlos Girauta, portavoz de Cs en el Congreso, explica a este diario que hay un diputado con el que tiene muy buena relación -con el que incluso se ha visto fuera del hemiciclo-y que a "muchos de los míos y de los suyos molesta que lo diga". No es otro que Gabriel Rufián, el flamante diputado de Esquerra Republicana, con el que ha tenido más de un encontronazo en la Cámara.

También destaca su relación con Dolors Montserrat, portavoz del PP en la Cámara Baja y con Pablo Casado, líder de los 'populares', con Manuel Cruz, catedrático de filosofía, diputado del PSC en el Congreso, y con Irene Montero, la portavoz de Unidos Podemos. "Yo tengo verdaderos amigos allí dentro", subraya el catalán.

"No sé por qué Begoña [Villacís] borró la foto, no lo he hablado con ella" -afirma el liberal -yo no lo haría".  "A mí, de vez en cuando, gente de Vox (que son muy pesados) me envían una foto que tengo con Gabriel [Rufían] riéndome, como si fuera el argumento definitivo". Girauta reivindica separar lo político de lo personal y critica que mucha gente "cree que nos damos con un garrote de unos a otros, y no. Cumplimos con nuestra obligación y aunque sea duro con Rufián y él conmigo no nos afecta. No debe", zanja.

Marta González, vicesecretaria de Comunicación del PP, reconoce que "en esto de la política, el tono de los debates parlamentarios y televisivos, también hay un poco de teatralización". La 'popular' explica que "al margen, todos somos personas, a todos nos gustan las mismas cosas, en el Congreso se ve muy bien que nos tomamos cafés y hablamos de cuestiones que no tienen que ver con política". 

González cuenta a Público que fue una visita a la Alhambra de Granada, la que le permitió hablar largo y tendido sobre literatura con el portavoz de cultura del PSOE, José Andres Torres Mora. "A raíz de esa conversación nos hemos intercambiado muchas referencias literarias y muchos libros". También recuerda cuando el diputado del PNV, Joseba Agirretxea, tras acabar el camino de Santiago, contactó con la diputada - era concejala en la localidad- y ella le acompañó a hacer una visita: "Luego nos fuimos a un concierto de música clásica, y como había ciertas dificultades para alojarse en Santiago, se quedó a dormir en mi casa".

La diputada de Compromís, Marta Sorlí, tampoco le ve sentido a borrar fotos con rivales políticos, ella misma se enorgullece de tenerlas en su Instagram. La valenciana destaca su buena relación con Javier Maroto, número tres del PP, y con Patricia Reyes, secretaria cuarta de la Mesa del Congreso por Ciudadanos.

El 'efecto Streisand': la fotografía de Villacís y Pepu

La imagen que Begoña Villacís compartió con Pepu Hernández y eliminó de sus redes sociales.

El argumento esgrimido por Begoña Villacís ante la prensa para justificar haber eliminado la fotografía con Pepu Hernández es que la calidad "era malísima y no era muy nítida". La portavoz de Ciudadanos ha asegurado, a su vez, que mantiene una estrecha relación con otros portavoces del consistorio -y que no tiene problema en reconocerlo- como el 'popular' José Luís Martínez Almeida y la socialista Purificación Causapié. "¡Y con la alcaldesa!", Manuela Carmena, ha subrayado.

Amparo Lasén, socióloga y experta en el campo de las tecnologías digitales de comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, califica lo ocurrido como una prueba más del "Efecto Streisand". Es decir, Villacís, al borrar la imagen - y quizá pensando que nadie lo advertiría-, produjo la reacción contraria, pues la fotografía acabó siendo ampliamente compartida en redes.

Para Amparo López Meri, doctora en periodismo especializada en comunicación política en el entorno digital en la Universitat Jaume I de Castelló (UJI), la imagen que se transmite Villacís le puede pasar factura "en cuanto a que puede ser interpretado como un paso atrás, una falta de confianza, una falta de personalidad", afirma en declaraciones a Público

La investigadora cree que la candidata de Ciudadanos trasmite energía, simpatía, y novedad pero que "todos esos valores positivos, de cara al electorado indeciso, pueden verse dañados. El argumento de 'esa foto no tiene calidad' para justificar su eliminación, cae por su propio peso, no tiene validez ni lógica.  ¿Por qué antes si que tenía calidad para estar en sus redes y ahora no?", se pregunta.

López Meri subraya que los políticos buscan "ganar sus cotas de influencia" y nos remite a un estudio que está desarrollando sobre la figura del 'influencer' en el entorno digital. Afirma que los valores que más se destacan en un 'influencer político' son: la importancia de tener voz propia, tener personalidad y dar la impresión de "estar fuera del sistema". La investigadora considera que Villacís, al desdecirse y eliminar la foto de su rival político, está transmitiendo, precisamente, la imagen contraria.

Más noticias en Política y Sociedad