Público
Público

Tensión en el Gobierno La delicada relación con la Monarquía estalla antes de lo previsto entre el PSOE y Unidas Podemos 

La petición de creación de una comisión de investigación parlamentaria, defendida por la formación de Pablo Iglesias tras las nuevas revelaciones sobre Corina Larsen y el rey emérito, no ha gustado al PSOE. Unidas Podemos avisó de su posición antes de hacerla pública. Cuando esta cuestión llegue a la Mesa del Congreso los dos partidos en el Gobierno votarán diferente.

El rey Felipe VI, con el presidente, Pedro Sánchez, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y los otrs vicepresidentes, ministros y altos cargos que forman parte del Consejo de Seguridad Nacional, durante la foto de familia. EFE/Juan Carlos Hidalgo
El rey Felipe VI, con el presidente, Pedro Sánchez, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y los otrs vicepresidentes, ministros y altos cargos que forman parte del Consejo de Seguridad Nacional, durante la foto de familia. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La siempre delicada relación con la Monarquía era un tema de riesgo para el Gobierno de coalición, dado el distinto posicionamiento de PSOE y Unidas Podemos frente a cualquier tema que salpique a la Jefatura del Estado. Y ha estallado antes de lo previsto, cuando ni siquiera llevan dos meses en el Ejecutivo, y cuando ya hay varios frentes de discrepancia abiertos. 

El detonante ha sido la comisión de investigación parlamentaria sobre las finanzas del rey emérito reclamada por Unidas Podemos -y ya registrada por otros dos grupos-, tras las nuevas revelaciones sobre las relaciones económicas entre Corina Larsen y Juan Carlos I. Esta iniciativa no ha gustado nada a los socialistas, ya que les vuelve a colocar en una posición incómoda.

En el 39º Congreso Federal fue el único motivo de discrepancia interna, y a punto estuvo de provocar una grave crisis

De hecho, el PSOE no quiere entrar en el fondo del asunto, y se limita a recordar que los letrados del Congreso ya han fijado posición en varias ocasiones a este respecto, dada la inviolabilidad del monarca.

Consideran inviable una comisión de investigación de este tipo en el Congreso, lo que avanza un voto negativo cuando se presente. Esto supondrá que los dos partidos que conforman el Gobierno votarán diferente en la Mesa del Congreso y, además, dado el equilibrio de fuerzas en el órgano de gobierno de la cámara, esto impedirá que la iniciativa prospere.

Los socialistas siempre han tenido un duro debate interno sobre cómo posicionarse sobre la Monarquía. Sin ir más lejos, en el 39º Congreso Federal fue el único motivo de discrepancia interna, y a punto estuvo de provocar una grave crisis.

Finalmente, se llegó a un consenso en el que se evitaba plantear un referéndum sobre Monarquía o República, y se limitaba la enmienda a reafirmar los valores republicanos del PSOE.

UP: del referéndum por la República a aplaudir al rey

Por otra parte, en el PSOE consideran irreprochable el comportamiento de Unidas Podemos hacia la Monarquía desde que entraron en el Gobierno. Unidas Podemos, como recordaba este jueves su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, es una formación republicana, y ha criticado en numerosas ocasiones que quien ostenta la Jefatura del Estado, Felipe VI, la haya heredado directamente de su padre, el anterior monarca, en lugar de presentarse a unas elecciones. 

La entrada en el Gobierno ha supuesto un cambio en las formas: por primera vez, en el Solemne Acto de Apertura de las Cortes Generales, los representantes de Unidas Podemos en el Gobierno aplaudieron la intervención del rey,pero no así el resto de miembros del grupo parlamentario.

Aunque el PSOE no dé su brazo a torcer, en Unidas Podemos tienen intención de seguir presionando

La ministra de Igualdad, Irene Montero, explicó poco después que, si el precio para elaborar una ley como la reciente normativa contra las violencias sexuales, es aplaudir al monarca, le parece un precio a pagar más que asumible.

A su vez, el líder de Podemos y vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ejerció la semana pasada como ministro de jornada, acompañando a la reina Letizia en un acto relacionado con derechos sociales, la cartera de Iglesias.

Con todo, en apenas 12 horas Unidas Podemos pasó de ponerse de perfil a reclamar esta comisión, tal y como adelantó Público. El jueves, Echenique se refirió a esta iniciativa como una "obligación democrática", y recordó que la jurisprudencia avala el blindaje del rey durante su mandato, pero no está tan claro que ocurra lo mismo tras su abdicación. 

Además, e independientemente de que el PSOE apoye o no, tienen claro que seguirán apostando por esta comisión, que además aparece contemplada en su programa para las elecciones del 10-N -como también lo está "suprimir los aforamientos y acabar con la irresponsabilidad del rey"-.

Esto obedece no sólo a su deseo de marcar un perfil propio -algo que aparentemente no habían priorizado hasta la fecha-, sino también a la convicción de que toda democracia moderna debe investigar cualquier actividad de su jefe del Estado que se parezca a la "corrupción".

Los vaivenes ante la monarquía

En cualquier caso, y aunque el ejemplo del PSOE resulte más claro, para Podemos la relación con la Monarquía también ha sido complicada en algunas etapas.

Durante sus primeros días de andadura (inicio de 2014), y hasta la abdicación, en junio, cuando reclamaron un jefe del Estado votado por los españoles, esta cuestión tuvo menos peso, pero esto cambión tras su primer congreso, Vistalegre I (octubre-noviembre de 2014).

Podemos pasó de huir del debate Monarquía-República a reclamar un jefe del Estado votado por los españoles

Poco después, en pleno desarrollo de su estrategia de transversalidad, y para evitar el posicionamiento en el eje político izquierda-derecha, Podemos evitaba pronunciarse sobre este asunto. No era prioritario para el conjunto de los españoles, decían.

De hecho, en sus primeras elecciones en coalición con IU, en junio de 2016, esta cuestión quedó fuera del programa común, pese a que Izquierda Unida siempre ha mantenido la República como una de sus prioridades.

"El ciudadano Felipe de Borbón", era como acostumbraba a referirse al rey Alberto Garzón, coordinador federal de IU y actual ministro de Consumo. Y nunca faltaron las críticas de Anticapitalistas, la corriente más izquierdista del partido.

No obstante, los vientos de Vistalegre II visibilizaron las diferencias de posicionamiento entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, entonces número dos de Podemos y hoy diputado de Más País-, y el primero endureció su discurso sobre la Monarquía. 

Por si había dudas, el discurso del rey el 3 de octubre de 2017, tras el referéndum soberanista catalán del 1-O, terminó de romper cualquier puente al entendimiento.

Iglesias lo consideró un discurso de parte -igual al del PP-, y se distanció aún más de un monarca al que siempre ha reconocido su inteligencia política. La relación con la Monarquía es un campo minado para ambas fuerzas.

Más noticias