Público
Público

Una testigo del 1-O, ante el tribunal del 'procés': "Los policías se llevaron material escolar, disfraces, juguetes"

La 38 sesión del juicio en el Tribunal Supremo acoge la declaración de una quincena de testigos llamados por las defensas de los 12 dirigentes independentistas que se sientan en el banquillo de los acusados

Advocats i acusats al judici de l'1-O. EFE Tribunal Suprem

El juicio a la cúpula del procés ha acogido varios momentos sorprendentes, casi surrealistas, pero la declaración de la testigo Pilar C.V., apoderada en un colegio electoral en el referéndum soberanista del 1 de Octubre de 2017, y llamada por la defensa de Oriol Junqueras, líder de ERC, diputado electo en el Congreso de los Diputados y exvicepresident de la Generalitat, ha estado por encima de la media.

"Vi cómo un policía levantó una porra a una abuelita sentada en una silla"

 La testigo relataba este martes ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que los policías que intervinieron para frustrar la votación del 1-O no se llevaron material electoral del colegio Nostra Llar de Sabadell, en el que ella ejercía como apoderada, pero sí se incautaron "material escolar, disfraces, juguetes". Según su relato, y sin que pudiera explicar con qué fin lo hicieron, los agentes se llevaron estos disfraces y juguetes en una "bolsa de basura". 

Estos hechos habrían tenido lugar en torno a las 9.00 de la mañana, cuando aparecieron "los antidisturbios". "Reventaron la puerta de la cocina, entraron en el gimnasio", explicaba la testigo: "Vi cómo un policía levantó una porra a una abuelita sentada en una silla", apuntó. 

La noche anterior al referéndum la pasó en el colegio. Hicieron "yoga, teatro, actividades deportivas", y ella sólo apreció que había urnas en el centro a la mañana siguiente. "Cuando me levanté, las urnas ya estaban en el colegio", aseguraba. Los agentes, según su relato, habrían entrado al centro "con porras, rompiendo una cristalera" -pese a que la puerta estaba abierta-, mientras los ciudadanos concentrados en el interior estaban manifestándose "en el suelo, con las manos levantadas".

Además, la apoderada, que aseguraba haberse postulado como voluntaria, y haber recibido una acreditación de ERC, también aseguró que los Mossos d'Esquadra permitieron la votación que estaban llamados a impedir, e incluso el recuento de los votos. "Había una pareja de los Mossos, y lo que estaban haciendo era auxilar a los heridos", rememoraba algo antes.

En este escenario, y habida cuenta de que varios elementos de su relato no favorecían a las defensas, el letrado Mariano Bergés, abogado de la exconsellera Dolors Bassa, pidió volver a preguntar, cuando ya habían terminado de intervenir las acusaciones, para incidir en los hechos. La testigo había reconocido que estaban impidiendo el acceso a la policía, y el letrado quería que subrayara que ejercieron esta resistencia de manera pacífica, desde el suelo y con las manos levantadas, clamando que querían votar. 

Precisamente, el papel que la testigo atribuía a los Mossos es uno de los extremos negados por las defensas, que intentan demostrar que los policías catalanes sí colaboraron para frustrar la votación. En total, hay una quincena de testigos llamados a comparecer en esta jornada, si bien las defensas saben que varios elementos del relato de esta testigo no les favorecen, como tampoco que otro de los llamados a testificar afirmara, poco después, que los policías se llevaron la comida para celíacos de otra escuela.


Más noticias de Política y Sociedad