Público
Público

Toni Cantó La oficina sobre el español de Ayuso y Cantó no convence ni en el propio PP

"Es inexplicable. Una cantada", ironiza una voz de peso en la estructura del partido, que señala que Cantó "es un personaje que resta en el PP" porque no tiene "credibilidad alguna".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) y el exdirigente de Ciudadanos, Toni Cantó, en un acto de la campaña electoral.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) y el exdirigente de Ciudadanos, Toni Cantó, en un acto de la campaña electoral. Europa Press

"El chiringuito que ves soy yo y ya está, no hay más estructura que yo". Con esas palabras ha tratado de justificar Toni Cantó, exdirigente de Ciudadanos, su nueva cartera en el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso. El valenciano dirige desde este jueves la Oficina del español, un departamento de nueva creación dependiente de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte. Un cargo por el que cobrará, como mínimo, 75.085 euros brutos al año, aunque algunas fuentes apuntan a que podría superar esa cifra.

Todos los cargos del PP consultados por Público aseguran que se enteraron del nombramiento al mismo tiempo que la prensa, justo cuando tenía lugar el pleno en el Congreso a propósito de los indultos. "Es inexplicable. Una cantada", ironiza una voz de peso en la estructura del partido, que señala que Cantó "es un personaje que resta en el PP" porque no tiene "credibilidad alguna". Una segunda persona también utiliza el término "cantada" para criticar el movimiento del Ejecutivo de Ayuso. "No hay por donde cogerlo. Es terrible", afirma en conversación con este diario. "Sus explicaciones de hoy lo empeoran todavía más", añade un tercero.

Estas fuentes señalan que se trata de un posicionamiento generalizado dentro de la formación conservadora, al menos a nivel nacional, y confiesan que fue la 'comidilla' de los grupos de WhatsApp entre los diputados. Hay quien incluso destaca que Ayuso consiguió, de nuevo, eclipsar a Casado en un momento en el que el líder del PP se convirtió en el centro de las críticas del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y sus socios de investidura.

Por lo que respecta a Génova, el vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Montesinos, señaló en declaraciones a RNE que no tenían "más que palabras de agradecimiento" hacia el valenciano "porque dio el paso en favor de las siglas del PP en una situación muy complicada" tras abandonar Cs el pasado mes de marzo: "Se echó a las espaldas una campaña y ha estado reivindicando al PP y a Ayuso como la mejor opción". Para el conservador es "indignante" que "la izquierda de los 23 ministerios" se escandalice con su nombramiento.

En Génova llevaban semanas buscando una salida para el valenciano, después de que el Tribunal Supremo le dejara fuera de las listas por no empadronarse a tiempo y Ayuso no le premiara con ninguna consejería. Fuentes de la dirección de Casado esperaban que la conservadora le hiciera un hueco dentro del Ejecutivo madrileño, como finalmente ha ocurrido. Otra de las opciones que barajaban en el PP pasaba por ofrecerle un cargo dentro de la estructura nacional del partido, como hicieron con Fran Hervías, exsecretario de organización de Cs.

La hemeroteca de Cantó sobre el gasto superfluo

El actor acumula una extensa hemeroteca contra este tipo de puestos, a los que tildaba de "chiringuitos". Su incoherencia ha quedado reflejada en redes sociales, especialmente en Twitter, y en los discursos de los partidos de la oposición, que han sacado a relucir intervenciones del valenciano en las que clamaba contra los "enchufes" y los "chiringuitos de la lengua". "El gasto superfluo, las duplicidades o los chiringuitos son ahora mismo totalmente insostenibles", decía Cantó hace apenas un año.

Para justificar ese cambio de criterio, Cantó ha afirmado que el español "puede ayudar a Madrid a que siga siendo el motor económico de España", aunque no ha concretado qué tipo de medidas llevará a cabo ese departamento, más allá de proponer que el día de la Hispanidad, que se celebra el 12 de octubre, "desfile el español". En el Ejecutivo de Ayuso quieren conseguir que Madrid sea la "capital europea del español".

"No me sorprende la virulencia con la que la izquierda ha recibido este nombramiento porque todo lo que tenga que ver el español, por desgracia en nuestro país, ha sido siempre muy atacado por el PSOE, sus aliados nacionalistas y por Podemos. No esperaba que se recibiera este proyecto con cariño", ha zanjado el actor.

La presidenta madrileña también ha salido en defensa de esta nueva oficina para Cantó. A su juicio, solo sería un chiringuito si "lo hubiera creado para él", como así ha sucedido. "En todas mis intervenciones, desde hace dos años, estoy diciendo que quiero crear un proyecto como este", ha añadido. "Si creo un puesto en un organismo político para un político que, además, pertenece al mundo de la cultura, no parece que sea tan descabellado".

"Es una oficina, no para promocionar el español, sino para explorar todas las posibilidades que tiene", ha argumentado la presidenta de la Comunidad de Madrid. "La diana se está poniendo en que se trata del español, porque si fuera para otras prácticas probablemente no tendría tanto interés", ha zanjado.

La oposición carga contra "el chiringuito" y Vox rebaja el tono

La jefa de la oposición en la Asamblea, Mónica García, ha afirmado que se trata de una "auténtica obscenidad" y un "insulto a los madrileños y madrileñas. La socialista Hana Jalloul ha criticado que "en Madrid ya se habla español" y que su formación no entendía "muy bien qué tipo de trabajo va a realizar Cantó". "Desde que conocí ayer su nuevo puesto he mantenido todas mis conversaciones en español, así que hay que felicitarle por su éxito", ha ironizado, por su parte, el diputado de Unidas Podemos Jacinto Morano.

En Ciudadanos también han mostrado su contrariedad. La formación en la que militaba Cantó hasta hace escasas semanas ha registrado este jueves una batería de preguntas por escrito en el Congreso para que el Gobierno dé explicaciones sobre la creación de oficinas autonómicas que "fragmentan" las competencias de promoción del español del Instituto Cervantes, en referencia a dicha oficina. Algunos cargos del partido, como la diputada María Muñoz, se han mostrado muy críticos ante el anuncio.

"Un chiringuito para Cantó. Lo último que me esperaba. Espero que Monasterio ponga el grito en el cielo por el gasto ineficiente y superfluo de la Comunidad de Madrid", ha afirmado a través de su cuenta de Twitter. Sin embargo, la reacción de Monasterio ha sido mucho menos airada de lo que cabría esperar.

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid cree que este nombramiento no es "acertado" y que no le hace "ningún favor" al valenciano. "Es una pena", se ha limitado a afirmar. Sus palabras contrastan con la vehemencia del concejal y portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Valladolid, Javier García Bartolomé, que ha calificado de "impresentable" y "barriobajero" al alcalde Óscar Puente por definir a Cantó como "un mierda que va a vivir a costa de los demás".

Más noticias