Público
Público

Catalunya Torra pide una reunión urgente con el rey y Sánchez para abordar la "crisis" que abre la sentencia del 'procés'

El presidente de la Generalitat envía al rey y a Sánchez sendas cartas en las que asegura que quien debe ser condenado es quien ordenó cargas el 1-O.  Además, en una declaración institucional acompañado de todos los miembros del Govern y del presidente del Parlament, Roger Torrent, pide comparecer ante el pleno de Cámara catalana y  una reunión extraordinaria del Ejecutivo catalán. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, flanqueado por los consellers de su Govern, el presidente del Parlament, Roger Torrent, miembros soberanistas de la Mesa de la cámara catalana, y otras personalidades políticas catalanas, durante la declaración institucional que ha realizado en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat por la sentencia del procés en la que se condena a los líderes independentistas a penas de entre 9 y 13 años por un delito de sedición. EFE/Andreu Dalmau

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha explicado que este lunes ha enviado al rey Felipe VI y al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, sendas cartas para pedirles una "reunión urgente" con el fin de "tratar la crisis que se abre con la sentencia" del Tribunal Supremo sobre el procés, que condena a penas de 9 a 13 años de cárcel a los impulsores del 1-O.

Torra pide por carta las reuniones con el rey y Sánchez en un momento en el que Catalunya "vive una hora grave", tras conocer una sentencia contra personas "honorables y pacíficas": "Condenarlas es un insulto a la democracia y un menosprecio a la sociedad catalana", subraya el presidente catalán.

El president afirma que la sentencia es injusta y que forma parte de "un juicio político"

"El Govern y yo mismo como presidente rechazamos esta sentencia por injusta y antidemocrática, por formar parte de un juicio político y de una causa general contra el derecho a la autodeterminación de Catalunya y el independentismo", ha afirmado.

En las cartas, el presidente catalán defiende, además, que la sentencia debería dictarse contra quien ordenó las cargas aquél día: "Hoy quien tendría que recibir sentencia son los agresores de aquella jornada. Quien debería ser condenado es quien ordenó la agresión indiscriminada a ciudadanos de paz que no cometían ningún delito con una papeleta de votación en sus manos", expone en su misiva.

Torra ha comparecido en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat, flanqueado por los consellers de su Govern, el presidente del Parlament, Roger Torrent, y miembros soberanistas de la Mesa de la cámara catalana, así como el expresident Artur Mas, y representantes de las diputaciones, de las entidades municipalistas y los expresidentes del Parlament Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert. 

Torra también ha anunciado que ha pedido a Torrent comparecer ante el pleno de Cámara catalana y también una reunión extraordinaria del Consell Executiu del Govern para el martes por la mañana.

En un discurso en el que ha combinado catalán, castellano e inglés, Torra ha remarcado que organizar un referéndum "no es ningún delito" estipulado en el Código Penal y ha denunciado que "se han inventado hechos y un relato falso" para llevar a cabo "un acto de venganza y no de justicia". En este contexto, ha exigido "el fin de la represión y la libertad de presos políticos y exiliados, incluida la amnistía como punto final para todas las personas represaliadas".

Torra advierte de que la "represión no ganará la partida" a la autodeterminación

Ha subrayado que el camino para solucionar el conflicto debería ser siempre "la palabra, el voto y la libertad", pues "la amenaza, el castigo y la prisión no son solución para nada". "El uso del Código Penal contra la voluntad popular es una herencia de la dictadura, no un rasgo propio de la democracia", ha alertado.

Torra ha reiterado el compromiso del Govern de avanzar en el camino de la república catalana "sin excusas" y ha advertido de que la "represión no ganará la partida" a la autodeterminación.

En este sentido, ha indicado que el "sacrificio" de los condenados no será "en vano", sino "semilla de libertad y justicia", y ha manifestado su convicción de que la sociedad catalana sabrá responder con "firmeza" y, a la vez, "sentido pacífico". 

Más noticias en Política y Sociedad