Público
Público

Juicio independencia Trapero, preguntado por Marchena: los Mossos dijeron a Puigdemont que estaban con la Constitución y contra la independencia

El presidente de la Sala que enjuicia el 'procés' se estrena preguntando y arranca al major Trapero un testimonio clave. El exjefe de la policía catalana asegura que advirtió a Puigdemont de que los agentes bajo su mando acatarían la ley. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente del tribunal Manuel Marchena, junto a los magistrados, Andrés Martínez Arrieta (i) y Juan Ramón Berdugo (d), durante el juicio del "procés" | EFE

Manuel Marchena se ha estrenado hoy como interrogador en el juicio al procés, y ha logrado obtener un testimonio clave para las acusaciones. Josep Lluis Trapero, major de los Mossos d'Esquadra, ha asegurado este jueves al final de su larga declaración como testigo que se reunió hasta en dos ocasiones con el Govern de Carles Puigdemont para trasladarle que los mossos cumplirían las resoluciones judiciales, entre ellas la que les ordenaba impedir el referéndum del 1 de octubre de 2017. Le advirtió de que podrían darse "conflictos graves" de mantener su hoja de ruta.

Trapero: "Les dijimos que no íbamos a dejar de cumplir la Constitución y que no acompañábamos el proyecto independentista",

"Les dijimos que no íbamos a dejar de cumplir la Constitución y que no acompañábamos el proyecto independentista", aseguraba el exjefe de la policía catalana. Según su relato, instaron al Govern a cumplir la ley, porque ellos no quebrarían "nunca con la legalidad ni con la Constitución". 

Así, Trapero ha concretado que en la cúpula de los Mossos no salieron "especialmente satisfechos" de una primera reunión con Puigdemont y otros miembros del Govern celebrada el 26 de septiembre.

De hecho, al recibir la orden de la juez de detener el referéndum, y "ver que eso no se está parando", el major conversó con otros dos comisarios (Juan Carlos Molinero y Ferrán López). Entonces obtuvo su apoyo para solicitar un nuevo encuentro con el Govern, para "dar imagen de dónde está la cúpula del Cuerpo", y que los dirigentes políticos no tuvieran "ningún tipo de confusión". También decidieron incluir en ella al comisario Manuel Castellví, que ya ha declarado como testigo ante la Sala. 

"Llamé a Forn [exconseller de Interior, Joaquim Forn]", "le dije 'no estamos bien'". Después solicitó una reunión con el president, el vicepresident, Oriol Junqueras, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que finalmente no estuvo presente -"Desconozco si se lo dijeron o no se lo dijeron"-.

La respuesta de Puigdemont: "Hagan el trabajo que tengan que hacer"

En ese encuentro, el 28 de septiembre, les trasladaron "la preocupación de los Mossos" por los riesgos del 1-O para la seguridad ciudadana, les emplazaron "al cumplimiento de las órdenes judiciales" y volvieron a manifestar su malestar por algunas declaraciones "irresponsables" de Forn y de Jordi Turull, entonces conseller de Presidencià. 

"Debían ser conscientes de que estábamos notificados personalmente por el Tribunal Constitucional, corríamos riesgos personales", redundó. La respuesta de Puigdemont, según Trapero, fue clara: "Hagan el trabajo que tengan que hacer".

El major de los Mossos, que antes resaltaba claramente que Forn nunca buscó imponer ningún tipo de pauta de actuación a la policía catalana, aportaba aquí un testimonio que puede ser importante para que la Fiscalía y los ultraderechistas de Vox puedan sostener su acusación. Los dos altos mandos de los Mossos que ya han comparecido hasta la fecha también han incidido en que advirtieron al Govern de los riesgos que corrían.

Así, el presidente de la Sala de Lo Penal se ha estrenado como interrogador en la causa con una única pregunta y a lo grande, valiéndose para ello del artículo 708 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM). Marchena no había permitido a la Fiscalía hacer ciertas preguntas, pero tampoco ha dejado que el testigo escapase sin responder.

Más noticias en Política y Sociedad