Público
Público

Tribunales Teresa Rodríguez pide pena de abuso sexual para el empresario que simuló besarla

La dirigente de Podemos Andalucía declara que se quedó "bloqueada"

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 6

Manuel Muñoz Medina | EFE

La coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha pedido a la Audiencia Provincial de Sevilla que el empresario Manuel Muñoz Medina, acusado inicialmente de atentado a la autoridad y contra la integridad moral por simular darle un beso durante un acto en la Cámara de Comercio, sea condenado por un delito de abusos sexuales.

La acusación principal sigue siendo por un delito de atentado a la autoridad y otro contra la integridad moral, pero tras el visionado del vídeo de la acción, ocurrida el 20 de diciembre de 2016, el tribunal de la Sección Cuarta ha planteado ese cambio de calificación, y el abogado de Rodríguez, tras consultarlo con ella, lo ha aceptado como alternativa a su primera calificación.

Por el delito de abusos sexuales penado por el artículo 181.1 del Código Penal, Rodríguez solicita ahora 1 año de prisión y una multa de 18 meses a razón de 30 euros diarios para el exvocal de la Cámara de Comercio.

Por los delitos de atentado y contra la integridad moral, la diputada andaluza mantiene además su petición de 1 año por el primero y ha aumentado de 6 a 9 meses de cárcel la reclamación por el segundo.

Bloqueo

Durante su declaración en la vista oral, Muñoz Medina, que ha indicado que el día de autos acudió a la sede de la Cámara de Comercio con motivo de la celebración de un pleno de la entidad y la celebración de una copa para celebrar las fiestas navideñas, ha aseverado que desconocía que en la planta baja del edificio se celebrase un acto a la que acudió como invitada, entre otras autoridades Teresa Rodríguez, en su condición de miembro del Parlamento de Andalucía por la formación Podemos Andalucía de la que, entonces, era portavoz.

En esa línea, ha señalado que desconocía que Rodríguez, de quien ha subrayado que conocía su condición de parlamentaria por los medios de comunicación, estuviera en la sede y que, "tras haberles presentado el presidente de la Cámara", el simuló besarla con un beso en su propia mano puesto cerca de su boca "desde una distancia" y sin que "mediara contacto" porque es una forma de saludar "que suele hacer". Así, ha subrayado que la parlamentaria no reaccionó y que se marchó de allí "con normalidad" sin que realizara "gesto alguno" de desaprobación.

Por su parte, la dirigente de Podemos Andalucía ha aseverado que el acusado la "arrinconó" tras "abordarla repentinamente" justo cuando salía del despacho del presidente de la Cámara, quien la invitó a conocer el recinto, y que puso una mano en la nuca mientras que con la otra "la amordazó" la boca y simuló el beso. Seguidamente, Rodríguez ha apuntado que al estar en un ambiente en el que "no conocía" ni el lugar ni las personas que se encontraban allí enmarcado en una atmósfera institucional no pudo "reaccionar como le hubiera gustado" y se quedó "bloqueada".

Más noticias en Política y Sociedad