Público
Público

Apoderado del PP El actor porno nazi que veló por los votos del PP en las elecciones catalanas

Juan Marín, vinculado al partido nazi Democracia Nacional, con denuncias por amenazas y agresión a periodistas, y marginal artista porno, lució la credencial de apoderado del PP en las pasadas elecciones catalanas del 21D.

Publicidad
Media: 3.84
Votos: 38

Juan Marín, con la credencial de apoderado del PP.

Esta es la historia que narra las andanzas de un catalán, vinculado a un partido nazi, protagonista de episodios violentos, racista, “auténtico español, español”, zafio, amigo de los micrófonos, actor porno aficionado, fanático del Real Madrid y apoderado electoral del Partido Popular.

Se llama Juan Marín Muñoz, es un viejo conocido de la ultraderecha catalana y activo en las manifestaciones del partido nazi Democracia Nacional y adyacentes, donde ha estado implicado en actos violentos, especialmente contra periodistas. Acciones que compagina con su faceta de actor porno puntual, en una de las muchas productoras de cine y espectáculos del gremio que existen en Barcelona.

Nazi y velando por el PP

Su nombre ha saltado a la luz pública tras ser identificado por diversos vecinos del barrio de El Carmel, en Barcelona, “ejerciendo de interventor del Partido Popular en las pasadas elecciones catalanas del 21-D”. En concreto apuntan a que Juan Marín, nacido en los años 80, fue visto con su chambergo caqui en el Colegio Público El Carmel, ubicado en el 154 de la calle Llobregos, paseándose ufano entre las mesas electorales con su credencial pepera al cuello.

Juan Marín.

“Nos resultaba extraño -dicen- que alguien como él que siempre lleva camisetas de la ultraderecha, de Democracia Nacional, ahora esté en el Partido Popular”. Cierto, Juan Marín no oculta en sus numerosas cuentas en redes sociales su simpatía por Democracia Nacional, con cuyos miembros posa en sus actos privados y es un activo participante en cuantas convocatorias públicas se programen.

Pero no solo fueron comentarios vecinales los que dieron cuenta de su “extraño salto político” buscando acomodo con el partido de Xavier García Albiol, sino que también quedó acreditado gráficamente el hecho por varios ciudadanos durante la jornada electoral del pasado jueves.

Varias fotografías y capturas de vídeo daban cuenta del conocido ultraderechista luciendo la credencial del PP que, para garantizar que el de las fotos era Juan Marín, fueron enviadas a periodistas catalanes que lo conocían para confirmar su identidad.

Y efectivamente, sin lugar a duda, el de la foto con la credencial de apoderado del PP era el vecino de El Carmel. El mismo Juan Marín que en la manifestación ultra convocada por Democracia Nacional en Barcelona, el pasado 22 de septiembre, bajo el lema “Por España me atrevo” -ante la sede de la Asamblea Nacional Catalana (ANC)-, amenazó y agredió al fotoperiodista catalán Jordi Borrás, y por lo que en fechas próximas deberá rendir cuentas ante la justicia.

Y el mismo que en agosto de este año, un día después de los atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils, participó en la manifestación con el lema "Stop islamización de Europa", convocada por Democracia Nacional y La Falange en La Rambla, frente a La Boquería, para protestar contra el islam. Una concentración que se vio rodeada por una contramanifestación antifascista multitudinaria que obligó a los pocos más de 50 nazis a buscar protección en los Mossos d’Esquadra y abandonar a prisa el lugar.

Juan Marín en la manifestación convocada por Democracia Nacional el pasado 22 de septiembre, bajo el lema "Por España me atrevo"

A la caza de voluntarios electorales

La singularidad del proceso electoral del 21-D obligó a los partidos a engrasar con rapidez su maquinaria electoral, así como a construir rápidamente sus redes de colaboradores para cubrir las 8.247 mesas electorales con interventores y apoderados. Todos sabían que estas elecciones eran claves para sus respectivos intereses, que cada voto valía su peso en oro y, por tanto, debían estar vigilantes porque nadie se fiaba de nadie, y porque las elecciones catalanas se hacían por vez primera en día laborable. Por esa razón, partidos como el PP y Ciudadanos abrieron en sus webs accesos para la posibilitar que simpatizantes y amigos de sus organizaciones se inscribieran como voluntarios para trabajar durante la jornada electoral como interventores o apoderados, que podrían proceder de todo el Estado.

Por esa razón, tras una consulta de Ciudadanos, la Junta Electoral Central resolvió que las personas “que no trabajen el 21 de diciembre para ejercer como apoderadas tendrán derecho a cobrar su sueldo, independientemente de que vengan desde otras Comunidades Autónomas”.

No resultaba extraño pensar que el actor porno y nazi fuera precisamente uno de los voluntarios que, generosamente, decidieron dedicar su tiempo a velar por los intereses del PP

En este sentido, no resultaba extraño pensar que el actor porno y nazi fuera precisamente uno de estos voluntarios que, generosamente, había decidido dedicar su tiempo a velar por los intereses del Partido Popular, aun cuando su ideología esté rondando los confines de Valhalla. Pero lo cierto es que militantes del PP consultados por la AIP-Agencia aseguran “que estas elecciones, por su singularidad, han movilizado a muchas personas que entendían que nos jugábamos algo más que una diferencia ideológica”.

De hecho, reconocían esta posibilidad también al diario El Plural: "Este señor simplemente ha llegado al colegio electoral y se ha ofrecido para ayudar. Cualquier persona ajena al partido y quiera ayudarnos, bienvenido sea. Pero este hombre no tiene nada que ver con el Partido Popular, es ajeno a nosotros".

Pero también fuentes del propio partido iban más allá, argumentando simplemente que la credencial que lucía Juan Marín podría ser una falsificación. “Basta -decían- con compararlas con las que llevaban los apoderados registrados por el Partido”, aunque la cinta de la que colgaba el distintivo sí era del PP, pero insistían igualmente en que nada tenía que ver con su organización.

La credencial es auténtica, pero de 2015

Este periódico ha sabido que ambas fuentes del PP llevaban razón. O casi. El simpatizante de Democracia Nacional sí lucía una credencial de apoderado -no de interventor- del Partido Popular en las mesas electorales de El Carmel este pasado 21-D. Y además la credencial había sido expedida por el propio partido, siguiendo los correspondientes tramites en la Junta Electoral.

Lo que sucede, según nos han confirmado, es que la credencial la obtuvo en septiembre de 2015, durante las elecciones del 27-S en Catalunya, donde Juan Marín fue apoderado voluntario del PP, como al parecer lo fueron otros de su entorno ideológico. Lo que ha ocurrido es que por razones que solo el propio interesado sabrá decidió colgarse la vieja credencial al cuello y pasearse por el colegio electoral de El Carmel haciéndose pasar por apoderado del partido en esta nueva convocatoria electoral de 2017.

Ser apoderado de un partido o candidatura que concurre a unas elecciones conlleva una importante responsabilidad, ya que su condición de apoderado le permite acceder libremente a los colegios electorales para examinar el desarrollo de la votación y del escrutinio en cualquier Mesa, formular reclamaciones y protestas y pedir reclamaciones. Y además en el supuesto de que no haya Interventores podrán ejercer sus funciones en la mesa electoral pudiendo intervenir con voz, pero sin voto.

Su opera prima se llamó "Sancho pajas" y lo más reciente se grabó en una limousine en Madrid hace un par de meses

El PP podría, si lo estimara oportuno, actuar contra el porno-nazi legalmente. No obstante, lo que ha quedado patente es que el Partido Popular no hace ascos a cualquier tipo de ayuda si eso le conviene, aunque sean nazis o actores porno, aunque eso vaya contra su código de conducta moral.

Actor porno

El mismo año que se presentó como apoderado voluntario, en 2015, ya llevaba más de un año haciendo prácticas de actor porno. Su opera prima se llamó “Sancho pajas” y lo más reciente se grabó en una limousine en Madrid hace un par de meses. Allí hacía de él mismo. Un ultraderechista, fanático patriota español, y resentido con los medios de comunicación. En su presentación una voz en off señala: “No, no lo hemos inventado nosotros. No lo hemos creado, no. Él ya existía. Sólo lo hemos descubierto. ¿Quién es? Él es ¡Juanito! El último patriota contra el referéndum de Cataluña”, se afirma sobre él en un vídeo de contenido pornográfico.

Más noticias en Política y Sociedad