Público
Público
Únete a nosotros

Unidas Podemos cree que ya se han movido y cedido para llegar a un acuerdo de gobierno

El partido morado considera que Iglesias ya se ha movido al ofrecer la posibilidad de desistir del gobierno de coalición en una segunda investidura. El grupo confederal también renuncia a llegar a acuerdos sobre "temas de Estado" y no reclamará medidas claves en su programa como el referéndum en Catalunya o la nacionalización de la energía. 

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 6

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la firma del pacto presupuestario de 2019. EFE/ Kiko Huesca

Unidas Podemos no se va a mover de su posición de pedir un gobierno de coalición, pero sí creen que Pablo Iglesias ha dado un paso adelante al asegurar que reconsideraría su estrategia en una segunda investidura. El secretario general de Podemos contestó a varios de los argumentos de los socialistas en contra de la coalición en un artículo en La Vanguardia. Además de poner sobre la mesa esta propuesta, Iglesias reiteró que no supondría un problema su postura sobre cómo resolver el conflicto en Catalunya. La formación también aclara que renuncian a intentar llegar a acuerdos sobre temas de Estado y medidas que saben que los socialistas no aceptarían. 

Iglesias ya dijo hace semanas que querían liderar cartelas sociales y que no iban a pedir ministerios de Estado para llegar a un acuerdo. En Unidas Podemos creen que esto ya es una cesión porque renuncian a grandes ministerios como Interior, Exterior, Defensa y Justicia.

Pero, además de renunciar a liderar estos ministerios, tampoco exigirán llegar a acuerdos sobre temas de Estado en busca de facilitar el entendimiento. En materias como Defensa o Interior hay importantes diferencias entre los partidos pero, reconociendo la fuerza que tienen tras las elecciones, descartan insistir en estas materias. Esto lleva a que se ceda en temas como la lucha contra las cloacas del Estado, que cogió protagonismo al llegar a los tribunales y ha sido uno de los focos de la campaña de las elecciones generales, 

Catalunya tampoco debería ser un problema, aunque lo asegure el PSOE. El lunes En Comú Podem renunció a pedir que se celebre un referéndum sobre la independencia de Catalunya. Los catalanes presentaron un acuerdo de mínimos en el que sólo piden concretar "una agenda de diálogo" a través de una mesa multilateral y blindar las competencias previstos en el Estatut.

Iglesias promete "lealtad" sobre los temas de Estado y ante la situación en Catalunya

El grupo confederal también renuncia a otras medidas que saben que el PSOE no aceptaría. La diputada Yolanda Díaz lo explicó este miércoles: "Somos conscientes de las diferencias que tenemos con el PSOE. Por eso no estamos pidiendo la luna. Nosotros somos partidarios de entender la energía como un derecho y un bien público, pero no vamos a poner nacionalización de la energía o que se haga pública la energía sobre la mesa. Somos conscientes de lo que representamos", aseguró en declaraciones a La Sexta.  

Iglesias, sobre todos estos puntos, promete "lealtad" a Sánchez. "Queremos dejar claro también que asumimos que nuestro peso electoral no permite que nuestras propuestas como espacio político sean líneas rojas", también indica el número uno de Podemos. 

Tras esto, en Unidas Podemos creen que ya han cedido y que les toca a los socialistas iniciar una negociación sobre el acuerdo programático y aceptar que la única alternativa a unas elecciones es negociar los equipos del Ejecutivo y el gobierno de coalición. El grupo confederal, sobre las medidas, también da un paso adelante y propone hablar sobre cinco ejes principales: pensiones y empleo, cambio climático, vivienda y servicios públicos, feminismo y fiscalidad. 

Desde el grupo confederal hay quienes advierten que el verdadero problema para los socialistas son las medidas que quieren llevar a cabo y la confrontación que puede causar con las élites económicas, como pasaría con las energéticas si se decidiera bajar la factura de la luz. Algo que los socialistas niegan ya que creen que será fácil llegar a un acuerdo.

Pese a lo que cree Unidas Podemos, el PSOE asegura que Iglesias no se ha movido y ellos tampoco dan su brazo a torcer. Las posturas todavía están muy alejadas pero la próxima semana se podría avanzar si Sánchez e Iglesias deciden que los equipos de cada partido comiencen a negociar un pacto programático. Esta quinta reunión entre los dos dirigentes podría ser decisiva para el futuro de la legislatura. 

Más noticias en Política y Sociedad