Público
Público

Unidas Podemos defiende avanzar hacia una nueva Constitución republicana, feminista y que blinde derechos sociales

En el espacio confederal recogen con cierto escepticismo la reforma constitucional planteada por Sánchez. Desde Podemos aseguran que para avanzar hacia una nueva Constitución hay que implicar "al conjunto de la ciudadanía a través de un proceso democrático", y en IU apuestan por un proceso constituyente que tiene que ir más allá de "poner parches" a la Carta Magna.

Ejemplar de la Constitución Española de 1978 en el Congreso de los Diputados. / CONGRESO
Ejemplar de la Constitución Española de 1978 en el Congreso de los Diputados. / CONGRESO.

La reforma constitucional planteada por Pedro Sánchez hace unos días, y su decisión de poner al frente de la recién creada "Secretaría de Reforma Constitucional" del PSOE al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, no deja de provocar un cierto escepticismo en Unidas Podemos.

En los últimos años, la reforma de la Carta Magna ha sido un tema recurrente en diferentes momentos e, incluso, se han llegado a crear comisiones y órganos institucionales para abordar este cometido, órganos cuyo trabajo ha pasado sin pena ni gloria (que le pregunten al socialista José Enrique Serrano, que hace dos legislaturas fue el presidente de la Comisión para la modernización del Estado autonómico, uno de esos órganos que iban a servir de base a una "gran reforma" del texto).

Sin embargo, lejos de ser un tema tabú, la reforma constitucional es un asunto en el que Unidas Podemos se siente cómodo. Con todo el escepticismo hacia los enunciados planteados por Sánchez en este sentido, y después de que la portavoz del Gobierno prácticamente cerrase la puerta este martes a esta posibilidad, en UP son favorables a la reforma, siempre y cuando sea ambiciosa y suponga cambios reales.

Tanto en Podemos como en Izquierda Unida, las principales formaciones que sostienen al espacio confederal, ven con buenos ojos una eventual reforma, pero piden llenarla de contenidos reales y que el nuevo texto sirva para blindar derechos ya recogidos, a la vez que se reconocen e incorporan nuevos derechos.

Fuentes de la formación morada apuntan a que "es evidente que los retos que nos plantea este siglo XXI requieren de un nuevo acuerdo constitucional que nos permita avanzar a todos y todas en feminismo, ecologismo y justicia social".

En este sentido, defienden que la Carta Magna del futuro debería ser "una Constitución feminista (que reconoce el derecho al cuidado, el derecho al aborto, los derechos LGTBi), una Constitución que respeta y cuida el planeta, una Constitución que blinda derechos sociales, que protege y blinda servicios públicos, bienes comunes y sectores estratégicos, que aborda la democratización de los poderes del estado, que respeta y cuida a sus pueblos y, por supuesto, una Constitución republicana. Una Constitución basada en la igualdad de todos y todas cómo pilar fundamental para garantizar la democracia".

Un "proceso constituyente" que vaya más allá de "parches"

En la Universidad de Otoño de Podemos, celebrada hace apenas unos días, el partido reforzó su apuesta por la república, en contraposición al actual sistema monárquico. Además, insisten desde el partido, la nueva Constitución se debe hacer "implicando al conjunto de la ciudadanía en un proceso de participación democrático".

En Izquierda Unida recuerdan que llevan "una década" defendiendo la necesidad de abrir un "proceso constituyente" para avanzar hacia una "Constitución del siglo XXI", e insisten en que si de verdad se abre el denominado melón constitucional, no debe servir solo para "poner parches" al actual texto, sino para acometer una renovación profunda de la Carta Magna.

Fuentes de la dirección de IU apuntan a que este proceso constituyente es más necesario que nunca a raíz del proceso "deconstituyente que le gustaría poner en marcha tanto el PP como Vox". En este sentido, algunas voces del espacio confederal también han advertido de que en el momento actual un proceso de reforma constitucional también acarrearía ciertos riesgos, ya que la derecha y la ultraderecha podrían tratar de "poner en cuestión derechos conquistados y de abrir debates superados; por no hablar de su intención manifiesta de recentralizar el Estado".

En todo caso, desde Unidas Podemos se precisa que "estamos ante un anuncio en el marco del Congreso del PSOE, y solo la vía de los hechos nos demostrará hasta qué punto la reforma constitucional es un plan real de Pedro Sánchez o un anuncio que sirve para agitar el panorama político y mediático, pero que no se va a abordar realmente". "La única vez que el PSOE se ha activado para reformar la Constitución ha sido en 2011 para cambiar el artículo 135 con el objetivo de implantar la austeridad para priorizar el pago de la deuda pública, y lo hizo de la mano del PP y prácticamente por la puerta de atrás", recuerdan desde el espacio confederal.

Más noticias