Público
Público

Unión Europea ¿Un ejército europeo? Un (vano) intento de potenciar las industrias armamentísticas nacionales

"La creciente cooperación militar entre Francia y Alemania tiene el objetivo de preservar, más que de reforzar, la actual cooperación militar y la base militar e industrial en Europa".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Miembros del ejército durante la ceremonia militar en honor a la Inmaculada, patrona de la Iha presididnfantería- EFE/Toni Albir

El debate es recurrente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y los primeros pasos de la comunidad económica que se acabaría transformando en la actual Unión Europea. No es una idea nueva, pero las razones que la reflotan a la superficie política del día a día sí lo son. En esta ocasión: Donald Trump, brexit, los choques políticos y militares con Rusia y el intento de París y Berlín por reforzar la cooperación en defensa y el consumo de armas con denominación de origen europea.

La petición del presidente de Francia Emmanuel Macron de crear "un verdadero ejército europeo" obtuvo mucha atención mediática. "Debemos tener una Europea que se puede defender a sí misma, con sus propios medios y sin depender únicamente de los Estados Unidos", añadió. La especulación se desató todavía más por la ira mostrada por Donald Trump y los comentarios en la misma dirección de la canciller de Alemania. "Deberíamos trabajar en una visión de establecer un día un Ejército europeo real", aseguró Merkel en un lugar simbólico: el Parlamento Europeo.

Sin embargo, los analistas coinciden en afirmar que estamos ante un proyecto "muy improbable" o directamente "imposible" debido a la inexistencia de una unión política completa y a las contradicciones que existen entre los (todavía) 28 miembros de la UE. Entonces, ¿por qué insiste el eje franco-alemán en esa idea?

"Merkel y Macron quieren animar a los países europeos a tomar su seguridad más en serio y convertirse en actores más independientes dentro de este mundo multipolar en el que ya no se puede contar con los Estados Unidos para resolver los problemas de seguridad de Europa, tal y como ha hecho en el pasado", opina Franz-Stefan Gady, experto en seguridad del EastWest Institute.

París y Berlín estrechan lazos militares

Lo que no ha tenido tanta cobertura por parte de los medios ha sido el anuncio realizado, posteriormente, por los ministerios de Defensa francés y alemán.

Los dos países han acordado una hoja de ruta conjunta para Rheinmetall (empresa alemana) y KNDS (un holding holandés pero que incluye la empresa alemana Krauss-Maffeis Wegmann y la francesa Nexter) sobre el desarrollo de un sistema de combate de tierra, en los que se incluyen tanques. El acuerdo también detalla cómo desarrollar un nuevo concepto conjunto entre la francesa Dassault Aviation y Airbus (Francia, Alemania, España) para la defensa del espacio aéreo.

Pero el intento de reforzar la industria armamentística europea no parece tener éxito entre todos los países de la UE.

"La creciente cooperación militar entre Francia y Alemania tiene el objetivo de preservar, más que de reforzar, la actual cooperación militar y la base militar e industrial en Europa. Muchos miembros de la alianza europea compran sistemas de armas de Estados Unidos, como, por ejemplo, Polonia, Bélgica y Noruega", explica a Público Hans-Joachim Schmidt, experto en seguridad internacional del Instituto de Hesse para la Investigación de la Paz y los Conflictos.

Francia busca aumentar sus exportaciones de defensa, pero la realidad es que muchos países europeos siguen comprando sistemas norteamericanos

"Es algo en lo que especialmente Francia tiene mucho interés", señala Elisabeth Braw, del Center for European Policy Analysis. Y añade: "Francia busca aumentar sus exportaciones de defensa, pero la realidad es que muchos países europeos siguen comprando sistemas norteamericanos, como ocurre con Polonia, que ha cerrado recientemente un acuerdo con Estados Unidos para la adquisición de un sistema de misiles Patriot".

El pasado mes de marzo se anunció la que es la compra de armamento más cara de la historia de Polonia. Varsovia pagó cerca de 420 mil millones de euros para adquirir los Patriot de la empresa norteamericana Raytheon, en un movimiento para modernizar su armamento, siempre con Rusia y Vladimir Putin en la cabeza.

Cambio de actitud en Alemania

Las llamadas a la creación de "un verdadero ejército europeo" se producen en un momento en el que la opinión pública alemana está cambiando de actitud respecto a la financiación de sus fuerzas armadas.

Una entrevista publicada recientemente por el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung mostraba que el 43% de los alemanes está a favor de aumentar el gasto para el Ministerio de Defensa, frente al 40% que se posiciona en contra. Este dato contrasta con los del año pasado, cuando solo el 32% estaba a favor y la gran mayoría, el 51%, en contra.

"Las Fuerzas Armadas alemanas tienen planeado convertirse un centro militar internacional para la defensa de Polonia y los Estados bálticos durante los próximos 15 años", apunta Hans-Joachim Schmidt. "Entre 2017 y 2021 Alemania va a aumentar su presupuesto en defensa de 37 a 42,4 mil millones de euros, un incremento de casi el 15%. Nuestra ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, incluso ha pedido un aumento de 12 mil millones en 2018 de cara a los próximos años, aunque esto no ocurrirá con los Socialdemócratas [SPD] en el Gobierno".

La ministra von der Leyen y el Ministerio que lidera han recibido numerosas críticas durante los últimos meses debido al "pobre" estado en el que se encuentran en estos momentos el Ejército alemán.

Un informe publicado en febrero concluía que menos de la mitad de sus tanques Leopard, 12 de 50 helicópteros Tiger y solo 39 de sus 128 cazabombarderos Typhoon estaban preparados para entrar en acción.

"Todos los partidos políticos saben que las Fuerzas Armadas alemanas no están en su mejor forma y que deben ser mejoradas para la recuperación de las tareas de defensa aliada y defensa nacional para subrayar el liderazgo alemán en Europa", concluye Schmidt.

Más noticias en Política y Sociedad