Público
Público

Vacunación en la UE La carrera por la inmunización y la guerra de las vacunas ponen a prueba a la UE

El conflicto entre la farmacéutica AstraZeneca y Bruselas comienza a desencallarse tras varios días de disputas por cumplir con los plazos y entregas de las dosis ya pactadas, mientras que la tercera ola alcanza récords en algunos países europeos.

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. EFE

La carrera por la vacunación contra la covid-19 ha desatado una guerra con las farmacéuticas. En la última semana la UE se ha visto en apuros al ver que los laboratorios encontraban problemas para cumplir con plazos y entregas de las dosis ya pactadas, mientras que la tercera ola alcanza récords en algunos países europeos.

Tras varios días de tira y afloja entre la farmacéutica AstraZeneca y Bruselas, parece que el conflicto se desencalla. Bruselas cerró este domingo un acuerdo con la compañía tras aceptar una rebaja de alrededor del 50% de las vacunas para el primer trimestre del año –febrero y marzo– tratando de concluir así una guerra que ha durado más de una semana.

Un compromiso por el que se espera, se retome el ritmo en el calendario de vacunación para alcanzar las 40 millones dosis en tres meses. Sin embargo, esa cantidad supone la mitad de los compromisos iniciales del grupo británico.

La Unión Europea cuenta, por el momento, con tres vacunas disponibles: Pfizer/BioNtech, Moderna y AstraZeneca, consiguiendo esta última luz verde el viernes por parte la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). La aprobación llegó en medio de una agria disputa entre el bloque comunitario y la farmacéutica sueco-británica por los retrasos en los suministros de las vacunas, mientras que cumplían sus plazos con Reino Unido.

Así, la Comisión Europea puso en marcha dos ofensivas. Por un lado, la publicación del contrato que establece que debe suministrar vacunas a la UE desde sus fábricas en el Reino Unido. Y, por otro, la activación de un nuevo mecanismo de transparencia para controlar las exportaciones de vacunas fabricadas en el espacio comunitario a terceros países, es decir, a Reino Unido.

Aunque en el documento facilitado por la Comisión figuraban tachados tanto el precio del contrato como el calendario de vacunación, un fallo informático ha permitido conocer el coste estimado de la compra de 300 millones de dosis por parte del bloque, que asciende a 870 millones de euros.

Ampliación del suministro de vacunas

La empresa alemana Biontech anunció este lunes que suministrará a la UE 75 millones de dosis de su vacuna en el segundo trimestre tras optimizar sus procesos de producción. Un suministro que forma parte del segundo pedido de la UE, de 200 millones de dosis, y que se esperaba para más tarde.

El anuncio de Biontech se produce casi inmediatamente antes de una cumbre de vacunación convocada por el Gobierno alemán, con representantes de las farmacéuticas y de la UE.

Además, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen se reunió este domingo por videoconferencia con los consejeros delegados de distintas empresas farmacéuticas para hablar del plan de "biodefensa" con el objetivo de abordar las variantes de covid-19 y reforzar la fabricación de vacunas.

La UE se queda atrás 

Aunque no todo pasa por el aumento en la fabricación de vacunas, el ritmo de vacunación de los países juega otro papel importante para poder cumplir con el objetivo marcado de tener vacunada al 70% de la población adulta en verano.

La lenta llegada de dosis de BioNTech-Pfizer y Moderna, y las disputas con AstraZeneca, han llevado a un frenazo de la vacunación y a un parón casi total en grandes capitales como Madrid, París o Lisboa.

Hasta ahora la UE ha conseguido vacunar apenas al 2,5% de la población, 10,5 millones de personas de los 448 millones de habitantes que tiene la UE han sido vacunadas desde el 27 de diciembre hasta este 29 de enero. Mientras otras naciones como Isarel ya tiene el 53,5% de ciudadanos vacunados y Reino Unido el 12,3%.

Las cifras y los retrasos en las dosis han generado tensiones entre los países miembros que ya ha contemplado otras posibilidades al margen de los acuerdos de la Unión Europea. Así, Hungría se desmarcó con la compra cinco millones de dosis de la vacuna china Sinopharm.

Más noticias de Política y Sociedad