Público
Público

Velasco desvela ante el CGPJ "plenos muy violentos" en la Audiencia Nacional por las recusaciones de magistrados

"Es un tema dañino, hay compañeros que se la tienen muy jurada y se ha creado un mal clima" en la Sala de lo Penal.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. EFE

El juez Eloy Velasco, que instruyó causas de corrupción política como 'Lezo' y 'Púnica' en la Audiencia Nacional, de la que sigue siendo magistrado, ha revelado este miércoles a los integrantes la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) -ante los que defendía su candidatura a una de las plazas vacantes en el Tribunal Supremo- el "mal clima" existente en el citado órgano debido a las recusaciones que han llevado a apartar a algunos de sus miembros del enjuiciamiento de casos clave, como son los de la trama 'Gürtel'.

Velasco aludía así a las deliberaciones de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional respecto a los cuatros jueces que han sido apartados de este caso de corrupción anidado en el PP y descubierto en 2009.

No ha mencionado nombres, pero entre los cuatro jueces recusados se encuentra Concepción Espejel, que es la favorita de Carlos Lesmes, presidente del CGPJ, precisamente para los puestos a los que se presenta Velasco, junto a Jesús María Barrientos, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

Espejel es la actual presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, donde existe ese “mal clima” del que habla Velasco. También fueron recusados Enrique López, actual consejero de Justicia de Madrid, Juan Pablo González, presidente de la Audiencia de Madrid, y José Ricardo de Prada, apartado por haber juzgado la primera pieza cuya sentencia acabó con el Gobierno de Mariano Rajoy.

Especialista en crimen organizado

"Yo he visto plenos muy violentos en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional", ha llegado a afirmar en un momento de su comparecencia, en la que ha defendido su especialidad en asuntos de crimen organizado y delincuencia económica "que superan el derecho penal clásico de sexo y sangre" como aval para lograr una de las tres plazas ofertadas en el alto tribunal.

Hasta en dos ocasiones Carlos Lesmes ha reprendido al candidato por sobrepasar el tiempo destinado a presentar su currículum sin entrar en el bloque en el que los aspirantes deben defender varias resoluciones de interés que hayan dictado a lo largo de su carrera.

Velasco, que ha sido instructor la mayor parte de sus 34 años de experiencia como juez, ha tratado de eludir este trámite si bien finalmente ha acabado refiriéndose someramente a las sentencias dictadas durante el breve tiempo en el que estuvo en la sala de apelaciones de la Audiencia Nacional, órgano al que continúa adscrito pese a ser removido por sentencia del Tribunal Supremo.

En cambio, Velasco sí se ha extendido entre otros asuntos como el del "mal ambiente" existente en la Sala Penal de la Audiencia Nacional por las recusaciones. "Es un tema dañino, hay compañeros en la Audiencia Nacional que se la tienen muy jurada y se ha creado un mal clima"; ha manifestado.

También se ha referido Velasco durante su comparecencia al hecho de que todos los aspirantes a las plazas del Supremo, que son un total de 28, tienen "alguna leyenda urbana o sufre algún perjuicio", si bien en su caso "vender fakes de otros" no es su estilo.

Alemania tiene menos experiencia

Velasco ha defendido su especialización en temas de jurisdicción internacional, dado el gran número de órdenes de entrega europeas (OED) que ha tenido que tramitar durante su paso como juez instructor de la Audiencia Nacional, y en este sentido ha criticado la decisión de la justicia alelmana de no entregar a España al expresident de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont.

"La jurisdicción alemana tiene menos experiencia que la española a la hora de tramitar órdenes de detención, desconfió al firmar el tratado y mantuvo el principio de la doble incriminación", ha lamentado ante los vocales del CGPJ.

Las convocatorias obedecen a la jubilación del magistrado que formó parte del tribunal que juzgó el proceso independentista en Catalunya Luciano Varela, efectiva desde el pasado 14 de octubre; y a las de Jorge Barreiro y Francisco Monterde Ferrer, que no se jubilarán hasta dentro de unos días.

Carlos Lesmes y la mayoría conservadora del CGPJ que lidera ha decidido sacar adelante estas plazas a pesar de encontrarse en funciones desde hace un año.

Un CGPJ interino nombra a 46 cargos judiciales

En total, el CGPJ interino ha nombrado o va a nombrar a 46 altos cargos lo que va a condicionar la Justicia en los próximos 20 años. Han nombrado a los presidentes de los tribunales superiores de justicia, de las audiencias provinciales y de las salas para los próximos cinco años, cuando es una elección que debiera de haber realizado el próximo Consejo pendiente de ser nombrado por las Cortes Generales.

Además, esta mayoría creada en el año 2013 en la época de Alberto Ruiz-Gallardón como ministro de Justicia están nombrando magistrados del Supremo cuando era una competencia del próximo mandato. Los magistrados de este alto tribunal permanecen en el cargo hasta su jubilación, pero está designando a personas que rondan la cincuentena para asegurarse su presencia allí en las próximas décadas.

Más de 140 catedráticos y profesores de 30 universidades han protestado ante el CGPJ por la exclusión de mujeres en el Supremo en las últimas convocatorias para las Salas de lo Civil y de lo Social, cuando había candidatas con igual o mejores curriculums que los elegidos.

Más noticias en Política y Sociedad